Así afrontan las pymes la recuperación: 1 de cada 10 prevé reducir plantilla en 2021, especialmente las que se han acogido a ERTE, tienen menos de 10 años y se dedican al sector servicios

Una mujer se ajusta su mascarilla a la salida de una tienda en liquidación por cierre en Madrid
Reuters
  • Un informe del Consejo General de Economistas, la Cámara de Comercio y Faedpyme revela el impacto del coronavirus en el empleo, los ingresos y la rentabilidad de las pymes en 2020 y sus expectativas para 2021.
  • El 75% de pymes prevé mantener el empleo, un 15,4% contratará y el 9,6% restante prevé reducir plantilla, un porcentaje que aumenta entre las acogidas a ERTE, las que tienen menos años de actividad o las que se dedican al sector servicios.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tras cerrar un 2020 marcado por la crisis, la paralización y la incertidumbre que ha acompañado a la pandemia de coronavirus, las pymes españolas afrontan el inicio de la recuperación tras haber salvado un año caótico, en el que 1 de cada 2 pequeñas y medianas empresas europeas se vieron en riesgo de quiebra ante la caída de sus ingresos y en el que fue necesario el apoyo de las medidas gubernamentales de estímulo para garantizar la supervivencia de muchas de ellas.

Rebasado el ecuador de 2021, las pymes cuentan con una nueva batería de ayudas directas aprobadas en marzo y con la expectativa de la llegada de los fondos europeos Next Generation EU para intentar cerrar el año confirmando la recuperación económica que ya empieza a apreciarse en algunos indicadores, pero que todavía tiene que asentarse en los sectores más afectados por la crisis.

Para medir los efectos del coronavirus en las pymes y sus expectativas de recuperación, el Consejo General de Economistas, la Cámara de Comercio de España y la fundación Faedpyme han elaborado un estudio, denominado Informe Pyme 2021: Impacto Económico de la COVID-19 sobre la pyme en España, que han presentado este jueves con la intención de servir de apoyo a la elaboración de estrategias públicas y privadas para reforzar a las pequeñas y medianas empresas.

Los 5.000 millones de euros para pymes en el Plan de Recuperación incluyen contratar a 15.000 expertos para ayudar en su digitalización

"La pandemia ha dejado cicatrices", ha asegurado el presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Bonet, que ha destacado que la recuperación se inició en 2021 y que se completará a finales de 2022, a pesar de que reconoce que las pymes han sido las que más han sufrido el impacto de la crisis por su menor tamaño y por tener más dificultades de financiación, internacionalización e innovación, además de por su exposición a sectores como el de los servicios, al que ha señalado que pertenecen un 80% de las pymes.

Mejoran las expectativas de empleo, pero 1 de cada 10 pymes prevé despidos

Bonet ha afirmado que el informe incluye datos que generan optimismo, aunque ha resaltado la importancia para España de que el 99,9% de su tejido empresarial se reactive por completo. "El partido de la recuperación se jugará en las pymes, porque las grandes empresas lo harán bien seguro con los PERTES [Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica], mientras que en las pymes nos jugamos la transformación del modelo productivo español, cuyo resultado será un modelo de crecimiento más solido, sostenible e inclusivo", ha añadido. 

De hecho, el informe de la Cámara, el CGE y Faedpyme desvela que, en 2020, 1 de cada 4 pymes destruyó empleo, mientras que 2 de cada 3 consiguieron mantenerlo y el 12% restante aumentó su plantilla a pesar de la pandemia. En cuanto a su facturación, el promedio de caída de ventas se situó en un -12,8%, con un 52,6% de pymes perdiendo ingresos, frente al 26% que consiguió mantenerlos y el 21% que elevó su facturación durante el año pasado.

Salvador Marín, coordinador del informe, ha destacado que tanto la caída del empleo como la de los ingresos fue más significativa entre las micropymes y las pequeñas empresas, con una disminución de plantilla del 24,3% y el 26,6%, respectivamente, y caídas en las ventas del 60,8% en el caso de las empresas con menos de 9 trabajadores y del 51,5% en las que tienen menos de 50. No obstante, Marín ha señalado que, en el segundo semestre, las expectativas son más favorables.

Evolución del empleo en pymes en 2020 y expectativas del sector para 2021

Cámara de Comercio de España/Consejo General de Economistas

Como muestra el gráfico anterior, las expectativas de empleo mejoran, con un 15,4% de pymes anticipando aumentar plantilla y un 74,9% augurando que mantendrán empleos, una situación que Salvador Marín ha considerado que es más común entre las medianas y las que acumulan más años de experiencia. En cambio, el porcentaje de pymes que prevén destruir empleo cae al 9,6%, un fenómeno más común entre las que se han acogido a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o en las que pertenecen al sector servicios.

Los ERTE, factor diferencial en 2020 y en las previsiones para 2021

En concreto, 1 de cada 3 pymes que recurrieron a los ERTE o a ERE recortaron plantilla en 2020, mientras que en 2021 solo un 13,4% de pequeños negocios en esa situación prevén tener que seguir destruyendo empleo. En cuanto al impacto sectorial, las pymes de servicios e industria fueron las que más empleo disminuyeron, un 29,5% y un 25,9%, respectivamente, y son las que más prevén despidos en 2021, con un 11,6% y un 10,7%.

Por este motivo, el presidente del CGE, Valentín Pich, ha defendido durante la presentación que se mantenga el apoyo adicional a las pymes en ERTE para evitar una mayor destrucción de empleo y de tejido empresarial, recordando además que la mejora de expectativas para 2021 también podría deberse a la desaparición de algunas pymes que no consiguieron evitar la quiebra durante la pandemia.

No obstante, de cara al resto del año, las previsiones de recorte de plantilla entre las pequeñas y medianas empresas acogidas a ERTE o ERE mejoran en casi 20 puntos porcentuales, dado que desciende a un 13,4% las pymes en esta situación que esperan reducir empleo, frente al 6,9% entre las que no se han acogido a la suspensión de empleo. Aumentan en 10 puntos las que prevén mantener y crear puestos de trabajo a lo largo de 2021.

Pronósticos de facturación de las pymes en el primer y segundo semestre y para las que realizan ventas online

Cámara de Comercio de España/Consejo General de Economistas

En lo que respecta a las expectativas de facturación, el informe destaca una mejoría en las previsiones del segundo semestre del año respecto a las de la primera mitad de 2021, como muestra los gráficos anteriores, en los que se muestra además como el 15,6% de pymes que realizaron ventas online mejoran significativamente sus pronósticos de ingresos por ventas a través de internet.

Así, entre el primer y segundo semestre han aumentado en 12,5 puntos porcentuales las pymes que prevén más ingresos, mientras que se redujeron en 4,8 puntos las que no auguran grandes cambios de facturación y en 7,6 puntos las que prevén menos ventas. Entre ese 15% de pymes que realizan ventas online, 1 de cada 2 prevé más ingresos y apenas un 8,7% espera recortes en su facturación durante 2021.

En cuanto a la segmentación entre pymes en ERTE y ERE respecto a las que no han recurrido a estas medidas, las expectativas también mejoran. Así un 71,6% de pymes con suspensión de empleo vieron sus ingresos caer en 2020, mientras que un 27,1% esperaban en el primer semestre que esa situación se repitiera este año, un porcentaje que ha caído más de 10 puntos porcentuales de cara a la segunda mitad del año.

Por sectores, las pymes de industria fueron las que más sufrieron caídas de ingresos en 2020, con un 60,1%, una situación que se mantiene en 2021, aunque equiparándose a las expectativas de los negocios de servicios, dado que en torno a un 25% de pymes de ambos sectores esperaban menos ingresos en el primer semestre y en torno a un 16% mantienen esa previsión para el segundo.

Impacto en la internacionalización, la innovación y la financiación de las pymes

Salvador Marín también ha destacado que las empresas con menos de 10 años de actividad cuentan con peores registros y previsiones que las más maduras, además de señalar que el porcentaje de pymes que ha visto reducirse su facturación internacional alcanzó el 47,2% y las que han recortado sus mercados de destino suponen un 30,6%, fenómenos que afectan más a micropymes, negocios en ERTE o ERE y con menos antigüedad.

Así, el responsable del estudio ha destacado que lo más afectado en cuanto a la organización de las pymes han sido sus cadenas de proveedores, además de señalar el aumento de sus condiciones de pago, el endurecimiento de plazos de pago de proveedores y la cancelación de pedidos por clientes, mientras que las pérdidas por impago por parte del consumidor representan una importancia menor en los resultados del informe, basado en entrevistas con 960 pymes de sectores y tamaños diversos.

Respecto a cómo han adaptado las pymes su operativa, la mayoría de negocios encuestados han señalado que han puesto en marcha cambios específicos en su día a día para responder a la pandemia, además de señalar modificaciones en su oferta de productos o servicios para captar más clientes, de bajar precios o, en menor medida, recurrir a la subcontratación de parte de sus operaciones.

Por otra parte, Marín ha destacado que la actividad innovadora ha disminuido por el coronavirus, revirtiendo la tendencia al alza que mostraba hasta la pandemia pese a los ya citados cambios o mejoras en su oferta de productos y servicios, modificando procesos con la adquisición de nuevos bienes de equipo o innovando en sus sistemas de dirección y gestión.

En cuanto al acceso a crédito, Salvador Marín ha afirmado que casi un 56% ha solicitado líneas de financiación a la banca, dentro de lo que ha señalado el impacto de los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial, que se incluyeron entre las primeras medidas de estímulo al inicio de la pandemia. Un 40% de empresas se ha autofinanciado, un factor que ha destacado como más propio de las empresas familiares.

Además, Marín ha señalado que el informe revela que un 16% de las pymes han accedido a financiación en peores condiciones que antes de la pandemia, mientras que un 80,6% no han manifestado cambios. De hecho, el responsable del estudio ha destacado que el volumen de financiación ha aumentado, pero advirtiendo del aumento de los gastos y comisiones exigidas para solicitar un crédito.

LEER TAMBIÉN: Las ayudas directas de España cuentan con menos fondos que las de Alemania, Francia o Italia, pero prioriza más a las pymes, según Fedea

LEER TAMBIÉN: 1 de cada 2 pymes europeas prevé quebrar en los próximos 12 meses si sus ingresos no remontan

LEER TAMBIÉN: El Consejo de Ministros aprueba las ayudas directas a empresas: el fondo aumenta a 7.000 millones pero lo repartirán las autonomías

VER AHORA: XV Smart Business Meeting: el desafío de la transformación del mercado inmobiliario en la era post COVID