5 síntomas inequívocos que revelan que eres infeliz en tu trabajo

5 síntomas inequívocos que revelan que eres infeliz en tu trabajo
  • Apatía, sueño o falta de energía suele ser dos señales de que algo no va bien.
  • En ocasiones, el problema no es la labor que desempeñas, sino todo lo que hay alrededor de la misma. 
Primero en Upday Cintillo

Más allá de ser una forma inevitable de ganarse la vida, los trabajos tienen un impacto en las emociones o incluso en la forma en la que te comportas con los demás. Además, todo el mundo en un momento dado puede sentir algo de hastío, contrariedades o complicaciones al desarrollar una labor profesional. Hay ocasiones, no obstante, en las que se trata más que de eso. 

Ya sea por la rutina que desempeñas, por el ambiente en el que estás o por cualquier tipo de condición, algunas veces continuar en un puesto de trabajo se vuelve  cuesta arriba, incluso sin que a veces seas plenamente consciente de ello. 

Aquí te dejamos 5 síntomas inequívocos que revelan que eres infeliz en tu trabajo… y que quizá sería buena idea pensar en cambiarlo. 

No quieres levantarte de la cama

Hay gente que tiene más facilidad para madrugar que otra, pero si sientes de forma habitual que levantarte cada mañana supone un auténtico drama, puede que el trabajo sea el culpable. No hay mayor desmotivación a la hora de salir de las sábanas que saber que tienes que enfrentarte a una ocupación que se te hace cuesta arriba.

Y no hablamos de haber pasado mala noche, tener sueño o sufrir problemas de insomnio puntuales Si se convierte en una costumbre, tal vez se trata de un problema mucho más profundo en realidad. 

Falta de energía

Igual que la apatía produce más sueño, también genera en muchos casos de falta de energía, fatiga. ¿Sientes que todo te cuesta un mundo, incluso acciones cotidianas que no requieren apenas esfuerzo? También puede ser otra señal de que los esfuerzos que dedicas a tu vida profesional te estén consumiendo como un vampiro. 

A veces, lo importante no es lo duro que sea un trabajo, sino la motivación que te genera. O, como sucede en estas situaciones, una preocupante falta de ella. 

Relaciones laborales difíciles

Suele decirse que la compañía lo es todo, y cuando se trata del trabajo, más aún. Al fin y al cabo, con sus cosas buenas y malas, tu pareja la sueles elegir tú, pero no aquellas personas con las que trabajas. Y muchas veces compartes más horas al día con ellas que con tu propia familia.

Tener relaciones laborales difíciles, no poder soportar a muchos de tus compañeros o, simplemente, sentirte totalmente fuera de lugar también son síntomas inequívocos que revelan que eres infeliz en tu trabajo. 

Cuidado con los valores de la empresa

Todas las empresas, unas más y otras menos, tienes sus propias políticas, sus objetivos y sus formas de proceder. A veces, esto puede chocar de forma frontal con las tuyas propias, generando que cada jornada pueda convertirse en un quebradero de cabeza. 

No es nada extraño que al no coincidir con las motivaciones de tu empresa, empieces a sentir una desconexión hacia ella, que finalmente puede ser prácticamente insoportable. 

Problemas de salud

En los casos más graves, el trabajo equivocado puede ser perjudicial para la salud. Y no solo cuando se trata de una tarea física que desgaste, sino que a veces conservar la salud mental, la calma, es igual o más importante. 

Si tu trabajo empieza a consumirte la salud, es otro de los síntomas inequívocos que revelan que eres infeliz en tu trabajo. En estos casos, establecer prioridades debe ser lo primero.

Es cierto que no siempre es fácil abandonar un trabajo, sobre todo si estás sometido a ciertas obligaciones económicas o responsabilidades, pero no lo es menos que en ocasiones prolongar lo inevitable tampoco soluciona nada, al menos a largo plazo. 

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.

Etiquetas: ConsejosTrabajo, Upday