Pasar al contenido principal

9 claves para ahorrar dinero para tu jubilación aunque hayas empezado tarde

Ahorrar para la jubilación
Free Photos / Pixabay
  • Los españoles son el segundo grupo de ciudadanos incluido en la OCDE que menos guarda para su retiro: 3 de cada 4 no lo hacen.
  • Contratar productos de previsión, añadir otros a los ya se tienen para complementarlos o aumentar el riesgo inversor, entre las claves para tener "asegurada una jubilación".
  • Puedes aprovechar tanto la deducción por aportaciones realizadas a los planes de pensiones después de los 50, así como los incentivos por dejar de trabajar tras la fecha que te corresponda.

¿Cuándo es recomendable empezar a ahorrar? Pues, al decir de los expertos, cuanto antes comiences a acumular capital, mejor. No tiene que ser específicamente para el retiro —aunque tampoco es mala idea—, sino que puede ser útil para estudiar o que lo hagan tus hijos, viajar, comprar una vivienda o un automóvil, invertir o con el simple y práctico objetivo de 'hacer colchón' para imprevistos.

Dificultades para ahorrar en España

Como planteamiento, además de prudente, resulta de lo más lógico. Hasta ilusionante. Sin embargo, lo cierto es que, en la actualidad, los españoles conforman el segundo grupo de la OCDE que menos ahorra para su jubilación: 3 de cada 4 no lo hacen.

Asimismo, mientras un 32% reconoce que no consigue ahorrar, otro 10% asegura que únicamente tiene capacidad para subsistir con lo guardado durante un periodo de seis meses, según el informe The social contract in the 21st century elaborado por la consultora McKinsey Global Institute.

Así que, considerando esas estadísticas, puede que seas uno de tantos ciudadanos que se encuentra al final de la treintena, en plena cuarentena o hasta más allá... y que no ha podido acumular apenas nada para la jubilación. Lo cual suele verse agravado, en muchos casos, por el pago de la hipoteca -aunque la casa puede ser contemplada como un instrumento de apoyo frente al retiro una vez pagada- o por los dispendios habituales.

Leer más: Ésta es la fórmula para lograr la libertad financiera que todos los libros repiten

Diferencia entre comenzar a ahorrar con menos o más edad

Pongamos dos personas —Paula e Ignacio— que se inicien en el mundo del ahorro a los 25 y a los 45 años respectivamente. La primera invierte 100 euros al mes de forma automática para lograr beneficios a largo plazo; el segundo destina exactamente la misma cantidad. Si ambos se jubilan a los 65, Paula habrá juntado 48.000 euros e Ignacio, 24.000. Hasta ahí, cifras simples: la chica duplica tanto plazo (40 años frente a 20 de margen) como dinero conseguido.

Leer más: A qué edad conviene contratar un plan de pensiones

Llegados los 65, ¿coincidirá que él se sitúe en la mitad de lo acumulado por Paula? Pues no, aunque ella haya tenido el doble de tiempo para ahorrar, la cantidad final que obtendrá triplicará la de Ignacio. Se trata de lo que Einstein, aseguran, denominó "la fuerza más poderosa del universo" al invertir.

El interés compuesto, la clave

¿Por qué el efecto del tiempo juega a favor del ahorrador? De entrada, como es lógico, porque cuenta con más años para acumular capital. Pero aún más importante puede ser el tremendo efecto del interés compuesto, que se sirve de la coyuntura temporal para multiplicar los ahorros, marcando la diferencia entre reinvertir los dividendos y no hacerlo.

Leer más: Todo lo que debes saber antes de abrir un plan de pensiones

Volviendo al ejemplo anterior, tomando un riesgo moderado (resulta evidente que Manuel debería apostar más fuerte, pero para que los casos sean comparables), una rentabilidad anual del 3,5% y una volatilidad del 7,5%, Paula lograría un cifra cercana a los 150.000 euros. En condiciones similares, Ignacio difícilmente llegaría a 43.000 euros. Habiendo desembolsado idéntico montante mensual, ella triplicaría con creces su inversión; él ni siquiera la duplicaría: ahí se muestra el efecto del interés compuesto.

Cómo actuar si has empezado a ahorrar tarde para la jubilación

Comprobada la notable diferencia entre iniciarse en el ahorro más pronto que a cierta edad, toca ponerse en la situación de quien, por ejemplo, ya tiene 45 años o más y carece de plan respecto a la jubilación. En general, recuerda que nunca es demasiado tarde para ahorrar (lo peor es no empezar nunca), aunque lo más seguro es que debas hacer esfuerzos adicionales.

En ese sentido, aquí van unas cuantas recomendaciones para recuperar el tiempo perdido a la hora de ahorrar para la jubilación (al menos en el ámbito de la inversión) que apuntan desde finanzasparatodos.es, página creada y sostenida por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

  1. Ahorra más: ponte como objetivo un 20% adicional o hasta un 30% si ya te encuentras en la cincuentena. Por supuesto, si tienes mayor capacidad, mejor aún.
  2. Recuerda que la Ley del IRPF permite hasta 12.500 euros anuales en aportaciones con derecho a desgravación en los planes de pensiones y PPA a los mayores de 50 años, frente al límite general de 8.000 euros. Por ello, conviene "ajustar otros gastos todo lo que puedas para maximizar las aportaciones a estos planes con deducciones fiscales", aconsejan desde el citado portal.
  3. Aprovecha al máximo las contribuciones a planes de pensiones de empleo, sobre todo si la empresa hace también aportaciones a tu favor, teniendo en cuenta el tope del punto anterior.
  4. Si cuentas con músculo financiero para rebasar esos 12.500 euros al año, puede interesarte contratar, además, un PIAS u otro seguro de renta vitalicia que permita aportaciones adicionales a los productos citados. Si tienes duda, aquí te damos las claves para entender tanto aquéllos como los PPA y los unit linked y cómo tributan.
  5. Si tienes un préstamo hipotecario contratado con un plazo más allá de tu fecha de jubilación, busca la forma de pagarlo o reducirlo antes de abandonar el mercado laboral, puesto que es, y especialmente será, uno de tus mayores gastos.
  6. Revisa tus expectativas en cuanto al estilo de vida que vas a tener después de la jubilación, porque es probable que te topes con una notable diferencia entre tu salario y la cantidad que cobrarás como pensionista.
  7. Revisa tu cartera de inversión. Si aún te quedan 10 años o más para jubilarte, y tu tolerancia al riesgo lo permite, podrías aprovechar alternativas de inversión con mayor rentabilidad potencial: fondos, renta variable, etc. Consultar con un asesor financiero puede ser buena idea y, por supuesto, siempre debes conocer con exactitud los riesgos antes de tomar decisión alguna.
  8. Dado que empiezas a ahorrar más tarde, resulta aconsejable que alargues tu vida laboral retirándote también con posterioridad. Pura lógica. "Con carácter general, existe la posibilidad de jubilarse anticipadamente de forma voluntaria siempre que se hayan cotizado un mínimo de 35 años, pero el importe de la pensión se reducirá por cada trimestre o fracción de trimestre de anticipo. Si no has acumulado suficientes ahorros para compensar esta rebaja, conviene esperar", explican desde el supervisor y la CNMV.
  9. Finalmente, a ello hay que unir que existen incentivos para aquellos trabajadores que se retiran más allá de la fecha correspondiente. Hoy en día, se incrementa la pensión por cada año completo cotizado a partir de la edad legal de jubilación de la siguiente manera después de los 67:
    • Con más de 25 años acumulados, un 2%.
    • Entre un cuarto de siglo y 37 ejercicios trabajados, el 2,75%.
    • Si has cotizado por encima de los 37 (en este caso también desde los 65), hasta un 4%.

Y además