Pasar al contenido principal

10 errores que te pueden hacer perder dinero cada día

Leonardo DiCaprio en la película "El lobo de Wall Street"
Leonardo DiCaprio en la película "El lobo de Wall Street" Youtube
  • Los gastos cotidianos no suelen acaparar la atención de quien los realiza como lo hacen los grandes desembolsos, pero resultan cruciales para la economía personal.
  • Pagar de forma habitual con la tarjeta de crédito, no contar con un presupuesto o realizar compras innecesarias están entre las claves para dilapidar el cash.
  • Tener los ahorros en el banco o 'debajo del colchón' conlleva que, por efecto de la inflación, pierdan valor.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Lograr una subida de salario, realizar una inversión o tener más de un trabajo son distintas formas de incrementar tus ingresos.

Ganar más dinero es una opción al alza cuando ello resulta necesario por cualquier incremento del gasto. Pero también existe la posibilidad de recortar los dispendios.

En ese sentido, te encuentres en un contexto de apuro o no, cobran particular relevancia los pagos habituales, ésos en los que a veces ni te fijas porque parecen irrelevantes.

De la misma manera, el estilo de vida que lleves influye enormemente al tratar de conseguir una situación financiera estable.

Leer más: 6 trucos para ahorrar el máximo dinero posible de aquí a final de año

Considerando la trascendencia de ambos factores para tu bolsillo, aquí tienes 10 errores que pueden hacer que estés desperdiciando dinero a diario.

No contar con un presupuesto mensual

Claves para hacer un presupuesto que funcione
Danilo Andjus / Getty Images

Danilo Andjus

Al igual que controlas lo que ganas, conviene saber qué cantidad gastas y por qué, así como establecer ciertos límites. Para ello, elaborar un presupuesto —mejor que sea mensual, pero puede circunscribirse a otra horquilla temporal— resulta muy práctico. Así sabrás exactamente en qué se te va el dinero y si en verdad está justificado cada dispendio.

Recuerda que es vital distinguir entre gastos imprescindibles (por ejemplo, el alquiler, la hipoteca o la cuota de un préstamo), importantes (el transporte, la alimentación o la ropa,) o evitables (el ocio, los consumos personales o las compras). Para que te sitúes, aquí tienes 15 gastos que deberían aparecer siempre en tu presupuesto personal.

Antes de ponerte con el presupuesto, recuerda que la clave para que un presupuesto funcione es que se adapte a ti

Usar la tarjeta de crédito para gastos diarios

Por qué hay que poner el pin para pagar con tarjeta
PeopleImages/Getty

Las tarjetas bancarias forman parte de la realidad cotidiana de cualquier desde hace años. Ello no quita para que el efecto psicológico que producen siga vigente: al no ser dinero en efectivo da la sensación de que no gastas, cuando, obviamente, sí que hay abono.

Como consecuencia, siempre que sea posible, es mejor dejar la tarjeta de crédito para gastos puntuales. En este sentido, puede que te interesen 20 trucos para ahorrar en 2019 que sí funcionan de verdad.

Comprar por inercia o según el estado de ánimo en que te encuentres

Como comprar nos hace más felices
Toblerone984 / Getty Images

"Estoy aburrido/triste/sin hacer nada, me voy de compras". Peligro a la vista. El acto de comprar debe, generalmente, implicar una necesidad. No es que haya que vivir como espartanos, pero sí ser consciente de que 'ir de compras' como mera actividad sin que exista un motivo concreto y justificado es uno de los grandes enemigos del ahorro y del control del dinero.

Fijarse demasiado en las ofertas y no detenerse a comparar precios y servicios

Ofertas del Amazon Prime Day por adelantado: los chollos que puedes aprovechar ahora mismo
Business Insider España

Getty Images

La competencia descarnada entre las empresas de casi todos los sectores tiene una cara positiva para el consumidor: la tremenda variedad de ofertas con distintos precios. Casi para todos los gustos. Como consecuencia, es recomendable que no dejes de comparar precios y servicios en telefonía, televisión, transportes, servicios bancarios, etc. 

Además, cuando se trata de productos financieros y bancarios, usa siempre dos comparadores porque es fácil que cuenten con ofertas diferentes. 

No revisar tu retención fiscal

Pocas retenciones en la declaración de la renta
Fizkes / Gestty Images

Además de descifrar y entender tu nómina de una vez por todas, conviene que te asegures de que la retención fiscal que te están aplicando en la empresa es la correcta. Esa comprobación es todavía más necesaria cuando cambias de trabajo, ya que el porcentaje de tu salario destinado a impuestos que te retengan puede darse como menor durante el primer año del que realmente corresponde. Al final, si no corriges esa situación, te encontrarás con una desagradable sorpresa —y puede que también cuantiosa— cuando hagas la declaración de la renta.

La razón es que si te han retenido menos de la cuenta, al hacer el IRPF Hacienda te pedirá que abones lo que no has adelantado vía retenciones, igual que cuando la retención es excesiva te lo devuelve. 

Esto no quiere decir que sea necesariamente negativo que te retengan de menos. Al final, esa retención es un dinero que adelantas a Hacienda y por el que podrías estar obteniendo un rendimiento. La clave es la planificación fiscal para evitar sustos al hacer la renta. 

No aprovechar los beneficios sociales de la empresa

Consultar las ayudas sociales
Nilimage / Getty Images

Más allá del salario, al comenzar en un empleo nuevo, lo más habitual es que te informen de los beneficios que la compañía ofrece a sus trabajadores. Aunque en ocasiones ocurre que te olvidas no los tienes demasiado en cuenta porque en ese momento no te interesaban.

¿Pero y si cambian tus circunstancias y, por ejemplo, tienes un hijo?

Quizá en la empresa para la que trabajas haya un servicio gratuito de guardería. Conviene comprobar de qué opciones dispones para no gastar dinero inútilmente.

Aquí puedes ver todas las ayudas por el nacimiento de un hijo en 2019por ejemplo. 

 

Dejar tu dinero en la cuenta corriente

Fajo de billetes de 500 euros
Reuters

Llama la atención que el 57% de las personas afirma tener sus ahorros en una cuenta corriente, según una encuesta de Rastreator. Por comodidad, por seguridad, sin duda, pero puede que también por dejadez o miedo a invertir. El problema, al tener el dinero en el banco, es que la inflación hará que ese capital pierda valor con el paso del tiempo. Como es lógico, el desgaste será más intenso según sean de cuantiosos los ahorros inmovilizados.

Para evitar que éso ocurra es imprescindible poner a trabajar el dinero e intentar que genere rentabilidad. En la actualidad existen muchas alternativas de inversión, tales como fondos de inversión, ETF, acciones, vivienda, etc.

No tener una cuenta o una tarjeta bancaria con beneficios

Tener una tarjeta de crédito sin beneficios
Martin DM / Gestty Images

Al igual que es aconsejable que muevas tu dinero, también merece la pena utilizar 'la fuerza' de tu nómina al elegir tu cuenta corriente. En las entidades bancarias tienen preferencia por clientes con puesto de trabajo e ingresos fijos. Al objeto de captarlos, presentan todo un abanico de posibilidades que puedes aprovechar: dinero en metálico, ordenadores o televisiones son algunos de los regalos más típicos.

Del mismo modo, existe una gran oferta en tarjetas que devuelven un porcentaje de los gastos o que plantean determinados descuentos. Ambos productos financieros pueden ayudarte a no desperdiciar dinero en el día a día.

Lo que deberías evitar en cualquier caso es pagar por tener esa tarjeta de crédito. En el mercado hay opciones gratuitas. 

Comer siempre fuera de casa

Jóvenes cenando
Getty Images

Muchas personas se ven obligadas a comer fuera de casa de manera habitual. En general, por motivos laborales. Sin embargo, hay otras que lo eligen o que hacen lo propio en su tiempo de ocio. Lógicamente, cada cual es muy libre de comer en restaurantes o bares, pero puede convertirse en una vía de gasto considerable, además de ser menos sano.

Puedes empezar por cambiar aplicando 15 sencillos consejos para adelgazar con una dieta saludable.

Vivir por encima de tus posibilidades

Una mujer toma el sol en la cubierta de un yate
Getty

Finalmente, de forma global, una de las bases —el gasto innecesario es otra— que sustentan los errores que pueden hacer que estés desperdiciando dinero a diario es vivir por encima de tus posibilidades. Así de simple.

Por ello, es aconsejable que seas consciente de tu situación financiera y trates de desenvolverte de una manera acorde a ella.

Leer más: Cuánto dinero necesitas ahorrar exactamente para jubilarte a los 60 años y vivir de las rentas hasta los 90

Y además