Esto es lo que aún no sabes de la inmersión de Zara en el mercado de segunda mano: por qué eligió Reino Unido y quiere ser protagonista del juego creado por Vinted

Tienda Zara de One New Change, en pleno corazón comercial de Londres.
Tienda Zara de One New Change, en pleno corazón comercial de Londres.

Inditex

  • Zara lanza Pre Owned, una plataforma que comenzará a operar en Reino Unido el próximo 3 de noviembre que permite reparar y revender sus productos.
  • Inditex se lanza al mercado de la segunda mano calibrando la ubicación del mercado británico, la coyuntura medioambiental del sector y la omnipresencia de Vinted. 

Inditex tiene algo más de 100 tiendas en Reino Unido. De ellas, la mayoría —unas 60— son de su marca estrella: Zara. Este mercado es el elegido por el grupo textil para testar Zara Pre Owned, una plataforma que permite dotar de una segunda vida a sus prendas. 

El proyecto comenzará a operar en el país anglosajón el próximo 3 de noviembre y se hará posible en todos sus canales de venta (tiendas, web y aplicación móvil), según adelantaba Europa Press.

Pese a que Zara ya ofrecía a los clientes la opción de donar su ropa a organizaciones benéficas, su estrategia ahora pasa por un proceso más holístico que abarca la reparación y reventa de sus propios productos. 

El propósito era abarcar todas las fases de su actividad, desde el diseño del producto hasta la gestión de las tiendas, así como la fabricación, la logística y las oficinas de la empresa, tal como explicaba la compañía. 

De hecho, la elección de Reino Unido no es baladí. Se trata, explican fuentes cercanas al grupo, del mercado más maduro en la distribución y donde más rentabilidad pueden arañar. También es el sexto del Viejo Continente respecto a nivel de beneficios (98 millones de euros).

Tampoco lo es el contexto en el que llega: la moda está más entredicho que nunca por su impacto medioambiental y a eso se le suma la omnipresencia de Vinted, reina indiscutible de la segunda mano y que se ha convertido en el mercado alternativo de los productos Zara. 

El lugar: Reino Unido es mercado un maduro, pero complicado de extrapolar

Zara

Con el servicio de reparación que pondrá en marcha Zara, los clientes podrán devolver a la vida cualquier prenda —de la temporada que sea y con arreglos desde la sustitución de botones y cremalleras hasta la reparación de costuras—. El proceso puede solicitarse desde la web al punto físico. 

Pero este tiene una cara B: requiere un flujo constante de distribución. 

Inditex dispone de 10 centros en España que operan cerca de las sedes de sus marcas, en el que destaca Plataforma Europa, pero también de incontables plataformas que dan servicio a su e-commercey están repartidas por todo el mundo.

Es precisamente es esta segunda línea de acción —la encargada de nutrir al canal online y a ciertas tiendas—, sumada a la red de talleres, en los que gana peso Reino Unido, un mercado que representa la tercera fuerza laboral por volumen (4.568 personas) de todo el grupo, por detrás de España y China. 

Central de Inditex

"Se trata del centro de distribución más maduro y el que proporcionalmente surte a más tiendas de un país", explican. 

"Haciéndolo en este territorio, Zara obtiene una prueba a escala y fácil; lo complicado es ponerlo en marcha donde no tienes esa infraestructura", sostienen estas fuentes.

El escollo surgiría a la hora de replicar este movimiento en otros puntos donde la logística no es tan fluida, como es el caso de Europa del Este, pero también Holanda, Bélgica o Grecia. 

La raíz del proyecto: "Y ahora, ¿qué más?"

El gran problema de la distribución en términos generales es que los camiones van llenos desde el centro logístico a la tienda, pero el camino de vuelta lo hacen vacío.

"A camiones más llenos, más productividad", sostienen estas fuentes cercanas a la operativa de Inditex. Así, el grupo, siempre un paso por delante, busca vencer esta contrariedad: "Siempre están dándole vueltas a cómo aprovechar ese camino de vuelta, el cual se paga y casi siempre va vacío". 

 

"La mentalidad gestada por Amancio Ortega es siempre la de: 'Y ahora, ¿qué más?'". Con esta nueva apuesta, el grupo textil salva los muebles por partida doble.

"El servicio de arreglo correrá, con toda seguridad, a cargo de la red de talleres auxiliares que son, precisamente, los encargados de preparar las devoluciones online para su vuelta al centro de distribución". Es decir, camino de vuelta. 

Además, esto supone una forma de revitalizar la red: "Estos puntos tendrán menos volumen por las devoluciones pagadas y con esto se les dota de actividad, al tiempo que generan un negocio por el pago de estas reparaciones". 

"El beneficio es claro porque se tira de un proceso que ya está en marcha, el cual genera apenas coste y sí ingreso", explican.

El porqué: de la sostenibilidad a ser protagonista del juego que ha gestado Vinted

La otra pieza angular del proyecto será la reventa de sus productos. Esta transacción se hará siempre entre particulares y Zara, en este caso, solo proporciona un servicio tecnológico y de atención al cliente. 

La inmersión de Inditex llega, además, cuando la Unión Europea tiene la firme intención de que la moda rápida deje de serlo para 2030, lo que choca de bruces contra el fast fashion y, por ende, con el modelo que practica Zara.

La normativa quiere que las prendas sean más duraderas, reparables, reutilizables y reciclables y también una reducción de las colecciones anuales —Inditex, solo en 2021, puso en el mercado más de 565 toneladas de artículos, de acuerdo a su última memoria anual—.

Las diferentes fuentes consultadas ponen en duda que el proyecto nazca en Reino Unido, territorio donde no hay legislación al respecto y no en Europa, donde el Green Deal establece las bases de la futura economía circular. 

"Es una acción tímida", explican. "La poca envergadura de las operaciones frente a la magnitud del problema de la moda de usar y tirar obliga a preguntarse si estamos frente a un movimiento de greenwashing"

Gema Gómez, presidenta de Slow Fashion Next, critica el auge desmedido del mercado de segunda mano, pese a mostrarse positiva por la circularidad de la moda. La experta sostiene que este incremento ha materializado en "un intercambio sistemático de prendas" que le aleja de su cometido medioambiental.

"En Shein nadie juzgó mi cuerpo": la legión de desencantadas con la moda tradicional que encuentran en la empresa china un salvavidas al que perdonan sus sombras

Zara, como el resto de la industria, no es ajena a los buenos datos que arroja el second hand. La consultora McKinsey en su informe The circular economy estima que la economía circular puede llegar a mover 1,8 billones de euros en 2030.

Pese a que H&M y Zalando ya tienen sus propuestas, si hay un nombre propio en el sector es Vinted. En la plataforma lituana, que opera en 12 países, se dan cita más de 65 millones de usuarios, los mismos que han aupado a Zara como la marca predilecta.

Vinted

Así lo evidencian las búsquedas que acumula la enseña en la plataforma y que, solo para moda de mujer, reflejan 46 millones de artículos; le sigue de cerca H&M, con 45,6 millones; o Mango, con 8,4 millones de prendas.

Paco Lorente, profesor sobre Comportamiento del Consumidor en ESIC, pone en el centro el concepto de ventaja competitiva transitoria que, explicado de otra forma, significa que lo que ha hecho fuerte a una firma puede difuminarse ante la llegada imprevista de otra haciendo lo mismo.

Vinted ha basado su negocio en ser el intermediario absoluto de la compraventa de productos de moda. Y Zara se ha propuesto ser juez y parte en este juego comercial del que, hasta ahora, era solo coprotagonista. 

Es, como apunta el experto, la prueba irrefutable de que las marcas aprenden, beben y actúan según los movimientos sociales que acontecen más allá de sus dominios.

Otros artículos interesantes:

Inditex vende su negocio en Rusia aunque deja la puerta abierta a reabrir sus más de 500 tiendas con franquicias si se dieran "nuevas circunstancias"

Inditex protagoniza su particular recuperación bursátil, mientras el idilio inversor con Shein se desinfla

De liderar Inditex al negocio del cine: Pablo Isla crea la productora audiovisual Fonte Films

Te recomendamos