Adopta Un Abuelo, la startup social que lucha contra la soledad de los más mayores y promueve que los jóvenes adquieran su sabiduría y valores

Alberto Cabanes, fundador de Adopta Un Abuelo.
Alberto Cabanes, fundador de Adopta Un Abuelo.

Adopta un Abuelo

  • Tras una experiencia personal, el joven emprendedor Alberto Cabanes decidió crear Adopta Un Abuelo, un programa intergeneracional de compañía para la tercera edad. 
  • El objetivo de este proyecto no era solo brindar acompañamiento a los mayores, sino que los jóvenes voluntarios también pudiesen adquirir la sabiduría y valores de los más mayores.
  • "Queremos demostrar que podemos ser un referente de emprendimiento social, que los modelos híbridos entre ONG y empresa pueden funcionar", argumenta su fundador.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las personas mayores están siendo el colectivo más golpeado por la pandemia del coronavirus, pero ya enfrentaban mucho antes del virus otro problema serio: la soledad.

En España hay más de 2 millones de mayores que viven solos en sus domicilios y 360.000 en residencias, pero solo el 40% de estos últimos recibe visitas.

La soledad y falta de socialización pueden llegar a ser grandes factores de riesgo a la hora de tener más ataques cardíacos, depresión severa e incluso una aceleración del deterioro cognitivo.

Por eso, Alberto Cabanes, un joven emprendedor licenciado en ADE, decidió crear Adopta Un Abuelo, un programa intergeneracional de compañía para la tercera edad con el que no solo pretendía que los abuelos se sientan acompañados, sino que los jóvenes voluntarios también pudiesen adquieran toda su sabiduría y valores.

"Cuando vas a una residencia de mayores eres un imán porque lo único que quieren es charlar un poco contigo", comenta Alberto. "Con Adopta Un Abuelo estamos formando a los jóvenes en valores para que no dejen a nadie atrás y que generen vínculos afectivos a largo plazo, que se comprometan".

Un modelo de negocio social basado en 'business angels'

Startup Adoptaunabuelo
Startup Adoptaunabuelo

Adopta un abuelo

Este proyecto nace en 2016, cuando su abuelo, con el que se había criado, entró a una residencia de mayores por motivos de dependencia. Allí conoció a Bernardo, un viudo sin descendencia que quería un nieto e, inmediatamente, Alberto se dio cuenta de que podía aportar su granito de arena.

Hacer que Adopta Un Abuelo funcionase llevó mucho tiempo y esfuerzo, incluyendo estrepitosos fracasos.

"Como emprendedores tenéis que compraros unos buenos zapatos, porque el mundo se cambia en la calle no en las oficinas", dice Alberto. "Se cambia conociendo a tus usuarios y a tus clientes".

Encontrar un sistema que le proporcionara ingresos no fue tarea fácil, pero acabó optando por el método Lean Startup, basado en el método científico para validar hipótesis de negocio.

Así se gestó la entrada de Providence en la española Signaturit, la primera operación que el megafondo cierra en Europa 100% en remoto.

Alberto decidió llevar a cabo un experimento a largo plazo, durante 6 meses, para analizar la frecuencia y valoración de las visitas y cómo se generaba el vínculo entre los ancianos y los jóvenes voluntarios. Ahí se dio cuenta de que Adopta Un Abuelo funcionaba.

Este programa de acompañamiento se nutre de inversiones de particulares o 'business angels' con las que han llegado a recopilar un total de 675.000 euros.

Además, para participar como voluntario, hay que registrarse en la página web, realizar un test de personalidad y pagar una cuota de suscripción de 9 euros al mes, de modo que se crea una especie de compromiso y una relación a largo plazo.

Esta startup española puede predecir una crisis de migraña media hora antes de que ocurra.

"Nuestro modelo es que la persona mayor no paga nada, para poner en valor su figura, pagamos por aprender sabiduría o que nos cuenten mejores historias que las que cuentan en Netflix", explica.

El híbrido entre ONG y empresa ya cuenta con programas en más de 50 municipios de España, con más de 40.000 personas registradas en la plataforma y 38.000 horas de acompañamiento ayudando a más de 3.000 mayores.

"Queremos demostrar que podemos ser un referente de emprendimiento social, que los modelos híbridos entre ONG y empresa pueden funcionar", argumenta el fundador. "Las empresas sociales deben ser autosostenibles y que su misión sea puramente social, pero para eso necesitas dinero".

Minutos en compañía

Desde sus inicios, Adopta Un Abuelo ha ido implementando diferentes eventos de comunidad, como 'abuelos foodies' o 'mi abuelo es la caña', donde los jóvenes se llevan a los mayores a probar distintos restaurantes de la ciudad o de cervezas.

También ha establecido 2 tipos de voluntariado diferentes para adaptarse a sus necesidades: el recurrente, donde el voluntario acompaña al anciano durante un período largo de tiempo y los one shots, donde este solo acude a eventos puntuales.

Para apoyar a este último grupo, ahora cuentan con un equipo interno que se ocupa de cubrir a los voluntarios cuando estos no puedan acudir por cualquier motivo.

Joven haciendo videollamada con un anciano.
triloks

Getty Images

Sin embargo, con la llegada de la pandemia del coronavirus el pasado mes de marzo, las residencias de mayores cerraron sus puertas a las visitas para evitar el contagio masivo de sus usuarios, por lo que Adopta un Abuelo tuvo que reinventarse y dar el salto a la digitalización completa.

De ahí nació 'Minutos en compañía', una iniciativa para poner en contacto a mayores que estaban aislados en sus casas por teléfono. Esto supuso dar el salto hacia el acompañamiento de ancianos en sus propios domicilios, pues las residencias estaban saturadas y con estrictos protocolos sanitarios.

Para ello, fue necesario establecer un departamento llamado 'radares' para localizar a esas personas mayores solitarias, con la ayuda de ayuntamientos, las propias residencias y las redes sociales.

El futuro de Adopta Un Abuelo

A pesar de que 2020 ha sido un año marcado por la incertidumbre y los cambios, Adopta Un Abuelo ha conseguido alcanzar la rentabilidad a nivel de asociación y empresa y espera poder seguir creciendo en 2021.

Entre sus proyecciones de futuro se encuentran la automatización de procesos y la consolidación distintas tecnologías como el machine learning, la inteligencia artificial y la mejora de sus propios algoritmos para alcanzar un crecimiento más sostenible.

Inciden en la importancia de trasladar todas las experiencias de voluntariado al ámbito online, pero también en encontrar mecanismos efectivos para que las personas mayores puedan acceder a estos servicios sin impedimentos.

Flywire, el unicornio de origen español que triunfa en EEUU gestionando pagos de universidades y hospitales: "Hay que simplificar el mundo de los pagos, los usuarios tienen una experiencia malísima".

Uno de los problemas que enfrenta el programa es la falta de acuerdos que impliquen una inversión mayor, así como procesos más ágiles para poder llegar a más población que lo necesite.

Además, un pequeño estudio llevado a cabo su fundador junto con otros expertos llegó a la conclusión de que este acompañamiento habitual reducían los ataques de ansiedad y retrasaban el deterioro cognitivo.

Por lo que si se confirmase con otras investigaciones podrían llegar a algún acuerdo con los gobiernos para generar bonos de impacto social, pues al fin y al cabo tendría repercusión en el gasto público.

"Es necesario que el modelo sociosanitario cambie porque las personas mayores tienen que estar más integradas en la sociedad", añade Alberto. "Tienen que jugar un papel fundamental en la formación de las nuevas generaciones".

Otros artículos interesantes:

Esta startup española puede predecir una crisis de migraña media hora antes de que ocurra

Así se gestó la entrada de Providence en la española Signaturit, la primera operación que el megafondo cierra en Europa 100% en remoto

Flywire, el unicornio de origen español que triunfa en EEUU gestionando pagos de universidades y hospitales: "Hay que simplificar el mundo de los pagos, los usuarios tienen una experiencia malísima"