Alimentos que no deberías llevar a la playa si quieres evitar intoxicaciones, pesadez y gases

Comer en la playa

Getty Images

Puede que al fresco de tu casa o preparadas en el instante te resulten deliciosas, pero hay comidas que no deberías llevar a la playa. Los motivos son dispares: el más importante, el hecho de que las las intoxicaciones alimentarias se multiplican en verano.

Esto se debe a las altas temperaturas estivales que favorecen la proliferación de microorganismos, la manipulación incorrecta, una cocción insuficiente de los alimentos o la falta de limpieza e higiene.

Qué es la intoxicación alimentaria, por qué es frecuente en verano y cómo puedes detectarla

Desde la AESAN destacan algunos ejemplos de las infecciones como serían la salmonelosis y la hepatitis A; de intoxicaciones, el botulismo y la gastroenteritis por enterotoxina estafilocócica y de parasitosis, la triquinelosis y la anisakiasis.

Pero también hay otras razones: las comidas muy grasas o calóricas pueden provocarte somnolencia y arruinar tus ganas de jugar a las palas o de nadar; causar digestiones más lentas o generar pesadez estomacal. Otros alimentos aumentan las papeletas de tener gases, incrementan el riesgo de cáncer de piel o provocan que la sensación de calor sea más insoportable.

Por todo ello, son preferibles los platos ligeros y tachar algunos alimentos prohibidos para comer al aire libre en verano.

De la tortilla poco hecha a los embutidos o crucíferas: alimentos que no debes comer en la playa si no quieres llevarte un disgusto

Es posible que una barbacoa en la playa no sea la mejor idea.
  • Tortilla poco hecha: Que el huevo no se cuaje del todo incrementa el riesgo de sufrir salmonelosis. Si quieres llevar a la playa tortilla poco hecha, no te la juegues y utiliza huevina. 
  • Vino blanco: Aunque te parezca fresquito y apetecible, hay estudios recientes que vinculan consumir tipos de alcohol como este con más papeletas de contraer melanoma y otros tipos de cáncer de piel, recoge Eat This Not That.
  • Carne de res: Playa y barbacoa parece ir de la mano, pero el alto contenido de grasas y proteínas de las hamburguesas y otros cortes de carne harán tu digestión más lenta y pesada, provocando un aumento en la temperatura corporal que te hará percibir el calor aún más sofocante. Además, la carne poco hecha entraña peligros de E-coli y otras bacterias.
  • Patatas fritas de bolsa y otros aperitivos: Si no quieres morirte de sed por el exceso de sal y aditivos, o de hambre por la presencia del glutamato monosódico, aleja doritos, patatas y otros crujientes snacks de tu bolsa de la playa.
  • Café: El café tiene numerosos beneficios para la salud, pero su potente efecto diurético y la liberación de gastrina que provoca pueden hacer que te den ganas de ir al baño, y no precisamente solo a hacer pis.
  • Mayonesa (y otras salsas con huevo): Cualquier salsa hecha con huevo, como la popular mayonesa y otras como la auténtica carbonara o la salsa tártara, entrañan peligro de salmonela. La ensaladilla, cométela mejor en casa.
  • Pescados y mariscos crudos o marinados: Las ostras, el ceviche, el sushi, el sashimi o el pescado marinado son peligrosos para llevar a la playa. Acechan intoxicaciones alimentarias y peligros como el anisakis.
  • Pollo: Seguramente los filetes empanados de tu madre sean tu comida de playa favorita, pero la carne de pollo contiene gran proporción de agua y grasas, que en condiciones de calor excesivo, puede precipitar el desarrollo de bacterias como la salmonella o la listeria. 
  • Verduras crucíferas: Si te vas a llevar una ensalada a la playa, procura que no lleve crucíferas. La col rizada, el repollo, el brócoli o la coliflor son vegetales sanísimos cargados de propiedades saludables, pero pueden provocarle hinchazón y gases y arruinar tu jornada veraniega.
  • Bebidas heladas ricas en azúcar: Los cócteles como el daiquiri o las bebidas carbonatadas como la Coca-Cola son una bomba de azúcar que provocan un aumento de los picos de azúcar en sangre y que pueden causarte dolor de cabeza, hinchazón abdominal o somnolencia.
  • Sobras de arroz y pasta de días anteriores: Cuidado con usar sobras de pasta o arroz para prepararte una ensalada para llevar a la playa. Especialmente si te olvidaste de conservarlos en la nevera, algunas cepas de la bacteria Bacillus cereus pueden provocar una intoxicación alimentaria o incluso la muerte.
  • Embutidos: Una porción estándar de embutido puede contener hasta un tercio de la ingesta diaria recomendada de sodio, lo que puede provocar que te mueras de sed.

¿Qué comidas son buenas para llevar a la playa? La fruta, las sopas frías refrigeradas, las ensaladas verdes, los sandwiches con pan integral, empanadas y como aperitivo, alternativas como frutos secos.

En todo caso, lleva siempre nevera, refrigera los alimentos más problemáticos y no te olvides de tener siempre a mano agua fresca para prevenir la deshidratación. 

Consejos para evitar las intoxicaciones alimentarias

Mayonesa

Desde la AESAN aportan algunas recomendaciones para evitar las intoxicaciones alimentarias, cuya vigilancia debes extremar en los meses de verano:

Presta atención a cuáles son y procura ponerlas en práctica, más si cabe en los días de más calor.

  • Consume alimentos que se hayan manipulado de forma higiénica: Presta especial atención a huevos, carne, pescados o salsas. 
  • Cocina adecuadamente los alimentos de origen animal para destruir las posibles bacterias. La temperatura debe alcanzar un mínimo de 70 °C en el centro del producto, al menos durante 2 minutos. 
  • No dejes los alimentos cocinados a temperatura ambiente, ya que es el modo más fácil de que se multipliquen los gérmenes. Nunca los dejes más de dos horas sin refrigerar. 
  • Conserva bien los alimentos: Tanto las sobras como los alimentos que no vayas a consumir de inmediato deben mantenerse bajo la acción del calor, por encima de 60 °C, o del frío, a 5 °C como máximo.
  • Refrigera las sobras lo antes posible, y mantén calientes hasta su consumo aquellos alimentos que lo permitan, como purés, guisos o sopas.
  • Evita el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados. La contaminación cruzada puede tener lugar a través de cuchillos, trapo, bayetas, tablas de cortar y otros utensilios de cocina.
  • Mantén estrictas prácticas higiénicas a la hora de cocinar los alimentos: Lávate constantemente las manos, ten limpia la cocina y almacena la basura en recipientes lisos, lavables y cerrados y que estos no se encuentren cerca de los alimentos.
  • Mantén los alimentos lejos del alcance de insectos, roedores y animales de compañía.
  • Utiliza solamente agua potable para cocinar. 
  • No consumas alimentos perecederos que estén expuestos a temperatura ambiente.

Aunque estas medidas son para todo el año, el verano es la época en la que tienes más papeletas de llevarte un disgusto. Pon un ojo extra en estas cuestiones y te mantendrás a salvo de las intoxicaciones alimentarias. 

Otros artículos interesantes:

Insolación: síntomas y cómo prevenirla ahora que llegan los días de chiringuito y playa

Cuidado con las sobras: 7 alimentos que pueden provocarte intoxicación alimentaria si no los comes enseguida

Nunca te comas la parte 'sana' de una fruta o verdura con moho: las micotoxinas pueden provocarte una intoxicación alimentaria

Te recomendamos