Pasar al contenido principal

Los estudios sobre los anticuerpos del coronavirus empiezan a coincidir en que pueden durar solo unos meses

Un tubo con una solución con anticuerpos de COVID-19.
Un tubo con una solución con anticuerpos de COVID-19. Thomas Peter/Reuters

  • No se sabe cuánto tiempo duran los anticuerpos del nuevo coronavirus.
  • Uno de los últimos estudios realizados en España, donde se evidenció que solo el 5% de los españoles tenía anticuerpos contra el virus, sugiere que pueden desaparecer en algunos pacientes en cuestión de semanas.
  • Otros estiman que duran unos pocos meses tras la recuperación.
  • Esto es lo que sabemos hasta ahora sobre la duración de los anticuerpos de COVID-19 y lo que significa para la inmunidad y las potenciales vacunas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Entre las muchas preguntas que siguen sin respuesta sobre el coronavirus, una de las más cruciales es: ¿Cuánto tiempo duran los anticuerpos?

Con algunas enfermedades, como el sarampión y la hepatitis A, la infección es algo que sólo se da una vez. Cuando te enfermas y te recuperas, eres inmune de por vida.

"Para los coronavirus humanos, ese no es el caso", desalienta Florian Krammer, un vacunólogo de la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí, a Business Insider. "Puedes infectarte repetidamente una vez que tu inmunidad disminuye".

De hecho, a medida que avanzan las investigaciones, la comunidad científica está convergiendo en torno a un desafortunado cuadro de la inmunidad del COVID-19: las personas que desarrollan anticuerpos podrían no conservarlos durante mucho tiempo.

Leer más: Puede que no haya inmunidad contra el COVID-19, según un nuevo estudio

El mes pasado, un estudio demostró que los anticuerpos pueden durar sólo de 2 a 3 meses tras la recuperación. Pero, este lunes, otra de las indagaciones publicadas concluía que los anticuerpos podrían durar sólo de 3 a 5 semanas en algunos pacientes.

Tales hallazgos tienen implicaciones para el desarrollo de la vacuna, ya que la eficacia de una vacuna depende de la idea de que una dosis de un virus debilitado o muerto puede hacer que el cuerpo genere anticuerpos que lo protejan de una futura infección. Si esos anticuerpos son temporales, la protección también lo sería.

Para más, los anticuerpos de corta duración también disminuyen las esperanzas de lograr una inmunidad colectiva o permanente.

Los anticuerpos pueden durar sólo unas pocas semanas o meses

Un joven residente de Detroit, Míchigan, Estados Unidos, es examinado de anticuerpos contra el coronavirus el 28 de abril.
Un joven residente de Detroit, Míchigan, Estados Unidos, es examinado de anticuerpos contra el coronavirus el 28 de abril. REUTERS/Rebecca Cook

En abril, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos y principal epidemiólogo al frente de la pandemia, planteó la hipótesis de que las personas que se estaban recuperando de COVID-19 en ese momento probablemente serían inmunes a la reinfección en otoño. 

"Si nos infectamos en febrero y marzo y nos recuperamos, el próximo septiembre, octubre, esa persona que está infectada —creo— va a estar protegida", sostenía Fauci.

Leer más: Por qué el estilo de vida actual atraerá más pandemias como la del COVID-19

Pero la evidencia del estudio de junio sugiere que el plazo podría ser mucho más corto.

Los investigadores hicieron pruebas de anticuerpos a 37 personas que se habían enfermado y recuperado en Wanzhou, China. También a otras 37 personas que habían dado positivo para el virus pero que nunca mostraron síntomas.

Alrededor de 8 semanas después de la recuperación, los anticuerpos cayeron a niveles indetectables en el 40% de las personas asintomáticas y en el 13% de las que tenían síntomas.

Un científico investiga los anticuerpos del coronavirus en el Centro de Investigación para la Salud Pública de la Universidad de Tsinghua en Pekín, el 30 de marzo.
Un científico investiga los anticuerpos del coronavirus en el Centro de Investigación para la Salud Pública de la Universidad de Tsinghua en Pekín, el 30 de marzo. Thomas Peter/Reuters

Sin embargo, la investigación más reciente sobre este tema en España, publicada esta semana en The Lancet, sugiere que 1 de cada 5 personas estudiadas perdieron niveles detectables de anticuerpos en 5 semanas.

EL mismo ha estudiado a 60.000 personas en España en busca de anticuerpos en 3 ocasiones entre abril y junio. Alrededor del 7% de los participantes que tuvieron anticuerpos durante la primera fase del estudio (27 de abril al 11 de mayo) ya no los tenían en la segunda fase (18 de mayo al 1 de junio), según CNN. Y, alrededor del 14% de los participantes que tuvieron anticuerpos durante la primera fase ya no los tenían en la tercera (8 al 22 de junio).

Además, según Reuters, la pérdida de inmunidad fue más común entre las personas que nunca desarrollaron síntomas.

Leer más: 7 datos cruciales que debes conocer sobre la propagación asintomática

"La inmunidad puede ser incompleta, transitoria, durar poco tiempo y luego desaparecer", señala Raquel Yotti, una de las coautoras del estudio, durante una rueda de prensa.

No obstante, Krammer se muestra escéptico a los hallazgos.

"No es físicamente posible que los anticuerpos desaparezcan en cuestión de semanas", especifica.

Y apuntaque la vida media de la inmunoglobulina (IgG), el anticuerpo más común que se encuentra en nuestra sangre y el mejor indicador de inmunidad, es de 1 a 3 semanas. Ese es el tiempo que tarda en disminuir a la mitad el número de esas proteínas protectoras.

"Dentro de unas semanas, la cantidad de anticuerpos que tienes se reducirá a la mitad, no desaparecerá", aclara.

No sabemos qué nivel de anticuerpos nos protege de la reinfección

El problema de estudiar cuánto tiempo duran los anticuerpos es que, para empezar, aún no está claro qué nivel se necesita para ser considerado inmune.

"No sabemos cuánta protección pueden proporcionar los anticuerpos o cuánto tiempo puede durar esta protección", han señalado los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Por ejemplo, con muchos otros virus mejor estudiados como el sarampión, explica Krammer, sabes cuántos anticuerpos necesitas para estar protegido.

Pero no tenemos un número específico para el coronavirus.

Un paciente de coronavirus recuperado dona sangre en el Centro Nacional de Transfusión de Sangre de Estados Unidos, el 22 de junio.
Un paciente de coronavirus recuperado dona sangre en el Centro Nacional de Transfusión de Sangre de Estados Unidos, el 22 de junio. Ameer Al Mohammedaw/Getty Images

Identificar ese umbral podría ser "extremadamente útil para el desarrollo de la vacuna", indica Krammer —así, los investigadores que realizan los ensayos sabrían si su fórmula va a funcionar—.

Pero aunque los anticuerpos desaparezcan, eso no significa que la vacuna sea inútil

El objetivo de una vacuna efectiva es producir anticuerpos en suficientes individuos como para crear una inmunidad colectiva dentro de la población. Para que el coronavirus disminuya, al menos el 50% de la población tendría que ser inmune, probablemente mucho más.

Pero no es un problema si las personas se vuelven susceptibles a la reinfección un tiempo después de la inyección inicial, según Krammer. 

"Esto sucede con muchas vacunas. No es un problema. Puedes revacunarte".

Un investigador mira las muestras de proteínas en los laboratorios de Novavax el 20 de marzo.
Un investigador mira las muestras de proteínas en los laboratorios de Novavax, el 20 de marzo. Andrew Caballero-Reynolds/AFP

Para eso son las inyecciones de refuerzo. La pregunta, sin embargo, es si se necesitarán estas inyecciones de seguimiento en la escala de meses o años.

Tu inmunidad al virus no está ligada únicamente a los anticuerpos

Hay otra razón por la que los hallazgos sobre la caída de los niveles de anticuerpos no deberían causar excesiva preocupación: tu inmunidad no sólo depende de estas proteínas.

Los glóbulos blancos también tienen una memoria inmunológica impresionante que puede ayudar a tu cuerpo a identificar y atacar al virus invasor si vuelve. Las células T pueden destruir las células infectadas, y las células B trabajan para producir nuevos anticuerpos.

Escaneo de la micrografía electrónica de un linfocito T humano (también llamado célula T) del sistema inmunológico de un donante sano.
Escaneo de la micrografía electrónica de un linfocito T humano (también llamado célula T) del sistema inmunológico de un donante sano. NIAID

"Si te reinfectas tras un periodo de tiempo, sería una enfermedad debilitada. No será tan grave como la primera vez porque tus células B y T recuerdan el virus y reaccionan rápidamente", explicita Krammer. 

Algunas investigaciones incluso han demostrado que no todos los que se enferman desarrollan anticuerpos detectables, lo que sugiere que su respuesta al virus podría estar ligada a una capa diferente del sistema inmunológico.

Pero ninguno de los estudios recientes de anticuerpos —en China o España— ha evaluado a los participantes para ver cuántas células T y B desarrollaron. 

Hilary Brueck, Morgan McFall-Johnsen, y Adam Payne han contribuido a este reportaje.

Y además