Pasar al contenido principal

Por qué el estilo de vida actual atraerá más pandemias como la del COVID-19

Terraza en Nueva York, Estados Unidos, el 5 de julio de 2020.
Una terraza en Nueva York, Estados Unidos, el 5 de julio de 2020. REUTERS/Jeenah Moon

  • La propagación de la pandemia no es lo único que se ha agravado con el paso del tiempo, dado los avances tecnológicos, los viajes y hasta los intercambios comerciales. 
  • También los procesos para llegar a esas actividades ha incrementado la aparición de las mismas que, en su mayoría, entre el 60% y el 70%, son zoonóticas y fruto de la destrucción de la naturaleza. 
  • Estas son las razones por las que las pandemias son más cuestión de cuándo sucederán, que de si se dará lugar a ellas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Lo que ha hecho que la pandemia de COVID-19 siga alcanzando cifras récord globales de casos, además de por los diferentes escenarios de propagación del nuevo coronavirus, es la destrucción de la naturaleza y los hábitos de la vida moderna

Que un virus identificado en Wuhan, China —lo que no quiere decir que sea el origen del mismo—, encuentre el epicentro de su propagación unos 7 meses más tarde en América del Sur o Estados Unidos, sólo puede explicarlo el salto en los viajes aéreos y el comercio internacional.

Leer más: Las pandemias son el resultado de la destrucción de la naturaleza, según alertan la OMS y la ONU

De hecho, tal y como indican los datos The World Bank, el aumento de viajes se ha duplicado desde el cambio de siglo a 4.200 millones en 2018, de 310 millones en 1970.

Más en relación con patógenos que pueden transmitirse eficazmente por el tracto respiratorio, como el SARS-CoV-2. Lo que no impide que se detecte en fómites, es decir, en superficies o sellado en bolsas de alimentos congelados como ha sucedido en Pekín, China.

Entre el 60% y el 70% de las enfermedades de los últimos 30 años tenían origen animal

Como se ha mencionado con anterioridad, el comercio internacional, el consumo y la mezcla de la naturaleza con los mercados de todo el mundo ha facilitado el contacto directo de humanos con bacterias y virus de origen animal

Asimismo, según la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la destrucción de la naturaleza es lo que ha agravado y predice el futuro rumbo de las pandemias

Leer más: "El coronavirus pasará, pero la crisis climática seguirá ahí": dos youtubers medioambientales analizan los efectos que el confinamiento ha tenido en el planeta

"Sus orígenes están en el medio ambiente, los sistemas alimentarios y la salud animal. Esto es muy parecido a tener a alguien enfermo y tratar solo los síntomas y no tratar la causa subyacente, y hay muchas otras enfermedades zoonóticas con potencial pandémico", explicita Delia Grace sobre atender a los síntomas de COVID-19 pero no a sus orígenes —que aún son desconocidos—, autora principal del informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Unep) y el Instituto Internacional de Investigación Ganadera (Ilri).

"La relación rota de la humanidad con la naturaleza tiene un precio. Ese coste se ha revelado de una manera terrible. Pérdida de vidas, pérdida de empleos y un shock en nuestra economía global", recoge también un informe de WWF International, que augura que la pandemia es sólo una más de las enfermedades que seguirán propagándose. 

¿Qué impulsa la aparición de zoonosis? La ONU responde

"Cada año, surgen aproximadamente 3 o 4 nuevas enfermedades infecciosas, la mayoría de las cuales se originan en la fauna silvestre", recoge el informe.

Esto, respaldado por la última investigación de la ONU, se debe especialmente al sistema alimentario —más que a la propia desforestación o urbanización, que agravan la situación—.

De hecho, enumera 7 factores de intervención humana que fomentan la aparición de zoonosis:

  1. El incremento de la demanda de proteínas animales.
  2. La intensificación insostenible de la agricultura.
  3. El aumento del uso y la explotación de las especies silvestres.
  4. La utilización insostenible de los recursos naturales, acelerada por la urbanización —condición en la que vive el 55% de la población, frente al 34% en 1960—.
  5. El cambio del uso del suelo y la industria extractiva.
  6. El aumento de los desplazamientos y el transporte.
  7. Alteraciones en el suministro de alimentos y el cambio climático.
Mercado de flores.
REUTERS/Denis Balibouse

"La ciencia es clara en que si seguimos explotando la vida silvestre y destruyendo nuestros ecosistemas, entonces podemos esperar ver un flujo constante de estas enfermedades saltando de animales a humanos en los próximos años", ha señalado a The Guardian Inger Andersen, jefe de medio ambiente de la ONU.

Las soluciones pasan desde por monitorizar las enfermedades emergentes, hasta la eliminación gradual de las prácticas agrícolas insostenibles

Tanto las recomendaciones y peticiones del informe de WWF International como de la ONU, las medidas están enfocadas en adoptar una recuperación justa, saludable y ecológica. Así como a empezar una transformación más amplia hacia un modelo que valore la naturaleza como la base de una sociedad saludable.

Para ello, la organización insiste en ampliar la investigación científica, mejorar el seguimiento y la regulación de los sistemas alimentarios y eliminar, gradualmente, las prácticas agrícolas insostenibles. 

Leer más: El plástico resurge y amenaza de nuevo al medio ambiente como consecuencia del coronavirus

En esta misma línea, no sólo ha de atenderse a los futuros brotes. Dada la identificación de cepas de virus en animales, como los cerdos de China, con potencial pandémico, los expertos insisten en monitorear mejor las enfermedades emergentes y reforzar los sistemas de salud pública para responder a ellas. 

"La vigilancia sistemática de los virus de la gripe en los cerdos es esencial para la alerta temprana y la preparación para la próxima posible pandemia", concluyen los autores del estudio que llevó casi 10 años identificar el virus en dichos animales

Y además