Pasar al contenido principal

El Banco Mundial advierte de que una guerra de aranceles podría llevar a una crisis como la de 2008

Donald Trump Wakanda

El Banco Mundial ha advertido de que una guerra de aranceles podría conducir a pérdidas como las registradas durante la crisis de 2008 y 2009.

"Una subida mundial de los aranceles hasta los límites permitidos bajo las leyes del comercio internacional podría llevar a pérdidas equivalentes a las experimentadas durante la crisis financiera mundial de 2008-2009, con consecuencias especialmente graves para los mercados emergentes y las economías en desarrollo", dice el Banco en un estudio publicado este martes.

También el Banco Central Europeo había indicado que si EEUU aumentase de forma brusca los aranceles sobre los bienes importados de todos los socios comerciales y si, a su vez, estos tomasen medidas de represalia simétricas en su contra, esto provocaría un impacto "claramente negativo" sobre la economía a nivel internacional y que podría descarrilar la recuperación en curso a nivel mundial.

Así, el Banco Mundial igualmente advierte de que también son peligrosos el aumento de la inestabilidad política y de las tensiones entre países, y asegura que la incertidumbre acerca del crecimiento mundial ha aumentado en parte debido a la posibilidad de cambios bruscos de políticas monetarias.

Aunque el informe no menciona ningún caso concreto, hay que tener en cuenta que el presidente de EEUU, Donald Trump, ha impuesto recientemente aranceles al acero y al aluminio procedentes de la UE, Canadá y México, ante lo que la UE anunció que iniciará el proceso para aplicar tasas a productos estadounidenses como respuesta.

Leer más: Guía para no perderse en la guerra comercial entre EEUU y China

"La probabilidad de una ralentización abrupta en el crecimiento mundial ha aumentado y podría hacerlo más si alguno de los riesgos se materializan. Muchos países podrían no estar preparados para este desenlace", señala el estudio.

La economía mundial crecerá por encima del 3 gracias a los países emergentes

Con respecto a las cifras de crecimiento, el banco estima que la economía mundial mantendrá un crecimiento "sólido" en 2018, manteniendo el 3,1% que se alcanzó el año pasado, especialmente gracias al empuje de los países emergentes.

Las economías avanzadas, entre las que el organismo cataloga a la zona euro, EEUU y Japón, crecerán un 2,2% este año, una décima menos que el año pasado, pero este ritmo se ralentizará, ya que solo crecerán un 2% en 2019 y volverán a bajar hasta el 1,7% en 2020.

Los cálculos del Banco Mundial indican que el crecimiento en las economías avanzadas se verá comprometido "a medida que los bancos centrales eliminen gradualmente los estímulos monetarios".

En cambio, los mercados emergentes y las economías en desarrollo seguirán el camino inverso. Mientras que en 2018 crecerán, en su conjunto, a un ritmo del 4,5%, en 2019 se acelerarán hasta el 4,7%. Y en 2020, a diferencia de las economías avanzadas, mantendrán ese porcentaje.

El grupo de países de Oriente Próximo y el Norte de África, específicamente, mejorará tres décimas su crecimiento en 2019, hasta el 3,3%, principalmente por la recuperación de los precios del petróleo en los últimos meses.

"El sólido crecimiento económico que hemos visto este año podría ayudar a millones de personas a salir de la pobreza, en particular en las economías de rápido crecimiento de Asia Meridional", ha afirmado el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim. No obstante, también ha advertido de que "el crecimiento por sí solo no será suficiente" para abordar la pobreza extrema que hay en otras partes del mundo.

Entre los principales países emergentes, Brasil va a encadenar varios años de crecimiento después de que en 2015 y 2016 su PIB cayera un 3,5%. En 2018 crecerá un 2,4%, en 2019, un 2,5% y en 2020 se mantendrá en el 2,4%. Además, dentro de la región, Argentina dejará atrás la inestabilidad y encara crecimiento en 2018, 2019 y 2020 (+1,7%, +1,8% y +2,8%, respectivamente).

Entre los países que registrarán un mayor variación positiva del PIB, India va a volver a tener un alto nivel de crecimiento, después de que en 2017 se ralentizara hasta el 6,7%. Las estimaciones del Banco Mundial son que llegará al 7,3% en 2018 y mantendrá el 7,5% tanto en 2019 como en 2020.

El repunte de todos estos países va a ser contrarrestado por el menor crecimiento de China, cuya economía se relajará del 6,5% en 2018 al 6,3% en 2019 y el 6,2% en 2020. El Banco Mundial atribuye este comportamiento a que "se atenuará el apoyo normativo y las políticas fiscales se volverán menos flexibles".

Te puede interesar