El capital privado apunta a cifras récord en el primer semestre tras superar los 5.000 millones de euros de inversión, un 170% más que en 2021

Capital riesgo

Getty Images

La teoría dice que no corren buenos tiempos ni para las empresas ni para quienes invierten en ellas. 

Con una inflación disparada en todo el mundo, unos tipos de interés cada vez más elevados que encarecen el precio del dinero y una guerra en Ucrania con todo tipo de consecuencias geopolíticas (entre ellas, la subida sin precedentes de la energía por la dependencia del gas ruso), muchos piensan que es el momento de apostar por valores refugio hasta que amaine el temporal.

En España, sin embargo, los fondos de inversión parecen dispuestos aún a llevarse la mano al bolsillo con cierta alegría. Al menos, esto es lo que se desprende del informe presentado por SpainCap, asociación española que reúne a empresas de capital privado y capital riesgo.

Las apps de 'delivery' ignoraron los principios básicos del mundo de los negocios para disparar su crecimiento: ahora se enfrentan a miles de despidos, al desplome de sus acciones y a una guerra brutal por su supervivencia

En los primeros 6 meses del año, la inversión del capital privado se situó en 5.165 millones de euros, un 170% más que los 1.912 millones de euros del mismo periodo de hace un año.

De seguir así, no sería extraño que 2022 superara el año pasado, cuando los fondos invirtieron más de 7.500 millones de euros en empresas españolas. Tampoco queda lejos 2019, año récord con más de 8.500 millones invertidos.

Son cifras que se pueden alcanzar gracias a un capital levantado por parte de los propios fondos (lo que se conoce como fundraising) de casi 1.300 millones de euros, un 7% más que que en el primer semestre de 2021.

"El año ha empezado con bastante fuerza. Se trata de hecho de un crecimiento espectacular respecto a 2021, de más del doble, que se ha conseguido a pesar de que ha habido un 5% menos de transacciones. La clave son las grandes operaciones", explicó Oriol Pinya, presidente de SpainCap.

"España ha sido tradicionalmente un país de rondas pequeñas, de semilla y presemilla, pero la innovación está en la capacidad de escalar que tengan las startups. Lo que pasó en 2021 y lo que está pasando en 2022 creo que está siendo francamente positivo".

En el capital riesgo, por su parte, las cifras también son prometedoras. Aunque de nuevo con menos operaciones (298 en 2022 frente a las 344 del primer semestre de 2021), el venture capital  ha invertido 849 millones de euros en lo que va de año, mientras que en 2021, a estas alturas, esta cifra solo alcanzaba los 722 millones de euros.

Estos 32 valores del primer fondo metaverso que cotiza en bolsa han recibido una recomendación de compra por parte de los analistas de Wall Street

Lejos queda todavía, sin embargo, el récord absoluto de más de 1.900 millones de euros invertidos por parte del venture capital que marcó 2021 después de la subida sin precedentes que se produjo en la segunda mitad del año, con todos los fondos lanzándose a invertir lo que ahorraron durante la pandemia.

Para tomar una idea de la dimensión de esta cifra, vale recordar que el anterior techo lo marcaba 2020, con apenas algo más de 800 millones de euros invertidos por parte del venture capital, menos de la mitad que lo que supuso 2021.

Los inversores internacionales y los emprendedores nacionales confían cada vez más en España

Por tipo de inversor, los fondos internacionales confían cada vez más en la empresa española. "Desde el punto de vista del inversor global, la relación entre la rentabilidad que se puede alcanzar con las empresas españolas y el riesgo que se asume al apostar por ellas resulta cada vez más interesante", señaló Pinya.

Como consecuencia, en esta primera mitad del año, los fondos internacionales contribuyeron con más del 88% del volumen total invertido en empresas españolas tanto en capital privado como en capital riesgo. 

Quién es quién en la operación del año: los abogados detrás de la venta de Glovo a Delivery Hero

Y eso que las gestoras nacionales hicieron un esfuerzo extra: de poner sobre la mesa 462 millones de euros en el primer semestre de 2021 han pasado a 571 millones de euros en la primera mitad de 2022.

Lo han hecho con apuestas cada vez más grandes, lo que quiere decir que se está produciendo un cambio cultural en España. 

Desde hace algo más de una década, el país ha ganado fama de ser un lugar interesante para lograr buenas rondas en fases de presemilla y semilla (startups con productos que aún no son comercializables). 

Sin embargo, no pocos empresarios pensaban (alguno lo sigue haciendo) que España carece por otra parte de músculo inversor para pasar a palabras mayores a partir de las rondas de serie A (productos listos para el mercado). 

Aunque siguen abundando las rondas preliminares, hoy son cada vez menos los inversores que se ven obligados miran a EEUU para sumar los dígitos que desean a sus rondas. 

Para muestra, las 8 grandes inversiones de más de 100 millones de euros que ha apuntado SpainCap en esta primera mitad de 2022, que han supuesto un volumen total de inversión de 1.845 millones de euros.

Con todo, aunque la progresión hacia la operación de altos vuelos ha sido positiva, lo más abundante ha sido lo que se conoce como middle market, inversiones de entre 10 y 100 millones de euros. 

En total, han sido 56 las operaciones de este tipo. Estas han servido para distribuir entre las empresas nacionales unos 1.330 millones de euros.

Un inversor bursátil que ganó 4,5 millones de euros en 2020 revela las claves de su estrategia y las 3 empresas que tiene ahora mismo en su radar

Por sectores, Otros Servicios, con una cuarta parte de las inversiones, lidera el ranking por encima de Informática, con un 23,5%, y Construcción, con un 19%. 

En Otros Servicios, SpainCap ha totalizado, por ejemplo, el famoso acuerdo alcanzado por CVC y LaLiga en virtud del cual el fondo inyectará en la categoría reina del fútbol español casi 2.000 millones de euros en los próximos años. A cambio, CVC se queda con el 8% de LaLiga durante el próximo medio siglo.

España, bien pertrechada para afrontar el temporal

A pocos se les escapa que muchos de estos números vienen impulsados por un cierre de 2021 que ha sido especialmente prolífico para las empresas españolas. La gran pregunta es qué ocurrirá a partir de ahora, con la economía ralentizando el paso.

"Las empresas han seguido captando dinero en 2022 porque hay interés en ellas. El segundo semestre va a ser más complicado por toda la incertidumbre que hay, pero somos optimistas porque creemos que el negocio está consolidado en España y en Europa", señaló Pinya.

A ello contribuirá, piensa el experto, un menor número de desinversiones, es decir, una menor cantidad de fondos retirando la apuesta y llevándose la música de sus monedas a otra parte. 

Por qué SpaceX puede acabar siendo más valiosa que Tesla y cómo invertir en ella antes de su salida a bolsa

Durante el primer semestre de 2022, estas han ofrecido también buenas noticias: sin contar plusvalías, los fondos apenas han retirado de las empresas 548 millones de euros, un 61% menos que en 2021. 

"Es verdad que se está dando una corrección en el valor de las empresas. Precisamente por eso, si no hay una necesidad imperiosa de vender, las carteras esperarán para ver si su portfolio recupera parte del valor antes de salirse", dijo el presidente de SpainCap.

Y se mostró optimista ante lo que está por venir.

"Por ahora, no se ve un gran deterioro en los resultados de las compañías. Por delante hay muchos retos y no será fácil, pero va a haber oportunidades. Las empresas participadas deberán ser más eficientes buscando oportunidades de negocio y los fondos creo que seguirán teniendo mucho capital para invertir. Si hay un aterrizaje, espero que sea suave y que el despegue sea inmediato".

Otros artículos interesantes:

Tesla ha liquidado la mayor parte de su mala inversión en bitcoins

La inversión en hacer lobby de TikTok en EEUU se dispara hasta los 2,1 millones en un trimestre, a medida que crecen las suspicacias por su seguridad

La banca, ante un entorno incierto: el equilibrio entre los tipos de interés, la morosidad y el consumo y la inversión condicionará el negocio en la segunda mitad del año

Te recomendamos