Pasar al contenido principal

El CEO de Airbnb, Brian Chesky, vaticina un futuro muy diferente para los viajes y la vida en general, y no suena nada mal

El CEO y confudnador de Airbnb, Brian Chesky.
El CEO y confudnador de Airbnb, Brian Chesky. Mike Segar/Reuters
  • Brian Chesky, CEO de Airbnb, cree que tras la pandemia se producirá un gran cambio en la motivación por la que las personas viajan: habrá más viajes por diversión y menos por trabajo.
  • Según el cofundador de la empresa, que pone en contacto a propietarios de viviendas con potenciales clientes, las personas antes viajaban por trabajo y se entretenían delante de la pantalla del móvil o el ordenador. Ese es un patrón que, según pronostica, se invertirá en el futuro.
  • También podría haber un aumento en las personas que eligen vivir como nómadas digitales porque no estarán vinculadas a una ciudad por su trabajo.
  • Chesky es uno de los más de 200 CEO que han compartido con Business Insider su visión sobre cómo cambiará el mundo tras el coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A medida que la pandemia del coronavirus se extiende por todo el mundo, la demanda de viajes sigue cayendo en picado hasta límites históricos.

Brian Chesky, CEO de Airbnb, que tiene un modelo de negocio que se basa en el deseo de la gente por la comunidad y la exploración, tiene algunas predicciones atrevidas sobre cómo serán los viajes una vez que la pandemia amaine y la gente se sienta más libre para atreverse a salir de nuevo al mundo. 

Chesky es uno de los más de 200 CEO que han hablado con Business Insider para un proyecto que examina cómo va a cambiar el mundo la pandemia del coronavirus.

Leer más: Epidemiólogos y farmacéuticas avisan de que se necesitarán "múltiples vacunas" para hacer frente a la demanda que ha generado la pandemia

En primer lugar, en lo relativo a los viajes de placer, Chesky asegura que se comenzará reservando viajes más económicos más cerca de casa. Según los datos del Ministerio de Exteriores, 109 países han establecido algún tipo de prohibición a la entrada de personas que procedan de España o bien han suspendido las comunicaciones aéreas y/o marítimas. También hay una veintena de países que exigen guardar cuarentena a los españoles que pisen su territorio.

Además, con el desempleo aumentando día tras día, un viaje al extranjero se encuentra fuera de las posibilidades de muchas familias ya no sólo por miedo a salir del país, sino por falta de medios económicos. Unos 20 millones de estadounidenses han perdido sus empleos en el último mes; España, en proporción, no va mucho mejor y casi un millón de personas se han dado de baja de la Seguridad Social en lo que llevamos de crisis.

Leer mas: La OCDE alerta de que la deuda que está generando la crisis del coronavirus "perseguirá" a empresas y gobiernos en el futuro

Viajar por diversión, no por trabajo

Chesky asegura que los viajes de negocios también podrían cambiar sustancialmente en el futuro. 

"Estamos comprobando que se pueden hacer muchas reuniones a través de videoconferencias y esto tendrá sin duda un gran impacto en la frecuencia con la que las personas viajan por trabajo", asegura.

Varias de las ideas de Chesky sobre los viajes de negocios están basadas en las opiniones de otros CEO con los que Business Insider se ha puesto en contacto desde comienzos de la pandemia. Muchos llegaron a afirmar que serían más selectivos al programar viajes de trabajo en el futuro.

Leer más: Las normas de la UE para repartir ayudas estatales a empresas por el coronavirus son más restrictivas que en la crisis financiera: estas son las diferencias entre los rescates de 2008 y de 2020

"Solíamos viajar mucho por trabajo y nos entreteníamos en la pantalla del móvil o del ordenador. Ahora esto será a la inversa", precisa Chesky. "Creo que a partir de ahora trabajaremos más en las pantallas y nos entretendremos en el mundo real".

Muchas personas que analizan la industria de viajes anticipan que las vacaciones regresarán antes que los viajes de negocios. El viaje por carretera, en particular, podría protagonizar un resurgimiento, en contraste con el de avión.

"A medida que se levantan las órdenes de aislamiento en el hogar, sin embargo, el distanciamiento físico sigue siendo una prioridad; anticipamos que los viajes por carretera y los viajes personales en coche se recuperarán más rápido que los viajes en grupo", explica a Business Insider Andre Haddad, CEO de la startup de carsharing Turo.

Leer más: Cómo puede la tecnología de rastreo de contactos ayudar a vigilar y controlar la propagación del COVID-19

La libertad de elegir dónde y cómo quieres vivir

El CEO también anticipa una tendencia diferente, una que está en oposición directa a la idea de que más personas querrán viajar localmente. Chesky cree que podría haber un boom de personas que decidan vivir como nómadas digitales, por lo que las empresas de alquiler de viviendas podrían centrarse más en estancias a largo plazo.

La gente que elegía teletrabajar mientras viajaba a diferentes países ya era una tendencia creciente antes del coronavirus. Algunos han argumentado que la pandemia ha exacerbado los problemas comunes en las ciudades —densidad de población y un alto coste de vida, por nombrar algunos— y que, eventualmente, conducirán a un éxodo masivo de los centros urbanos de Estados Unidos.

Leer más: Apple y Uber no sobrevivirán en la industria del coche autónomo: sus proyectos no se podrán adaptar a las próximas revoluciones, según un experto

"Muchos se están dando cuenta de que no tienen que estar atados a una ciudad. Entonces verán a más personas que elegirán vivir en todo el mundo, mudándose cada pocos meses a diferentes lugares", vaticina Chesky.

Esta idea fue repetida por la directora ejecutiva de Eventbrite, Julia Hartz, quien señaló que la gripe española de 1918 fue seguida por un período de renovada conexión humana en los años 20.

Leer más: Las teorías de la conspiración del coronavirus que protagonizan las protestas en Alemania: vacunas para implantar chips de control mental, Bill Gates y la creación de un gobierno global

"Volveremos juntos a través de reuniones en vivo como lo hicimos después de la gripe española", mencionó. Del mismo modo, Chesky confía en que las personas seguirán queriendo viajar en el futuro.

"En 1950, 25 millones de personas cruzaron una frontera y, el año pasado, lo hicieron 1.400 millones. Eso sucedió porque existe un deseo humano innato de viajar, explorar y eso nunca va a desaparecer", asume. "Los viajes pueden estar en standby, pero regresarán".

 

Y además