Pasar al contenido principal

China devuelve el golpe a Trump: deprecia su divisa al nivel más bajo frente al dólar en 11 años y frena la importación de productos agrícolas de EE.UU.

Trump y Xi Jinping, durante una reunión bilateral en la cumbre del G20
Trump y Xi Jinping, durante una reunión bilateral en la cumbre del G20. Reuters
  • 4 días después de que el presidente de EE.UU. Donald Trump anunciase nuevos aranceles a las importaciones chinas a partir de septiembre, Pekín ha hecho públicas sus represalias.
  • Por una parte, el Banco Popular de China ha devaluado la divisa del país, el yuan, respecto al dólar estadounidense hasta su nivel más bajo en los últimos 11 años.
  • Por otra parte, el Gobierno chino ha pedido a las empresas estatales que suspendan las importaciones de productos agrícolas procedentes de EE.UU..
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La llegada del mes de agosto ha abierto un nuevo capítulo en la guerra comercial entre EE.UU. y China, con un nuevo intercambio de represalias comerciales entre las 2 principales potencias económicas mundiales. Si el pasado jueves el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciaba nuevos aranceles contra las importaciones chinas, este lunes el gigante asiático ha respondido en 2 frentes: el monetario y el comercial.

Así, el Banco Popular de China ha anunciado esta madrugada la depreciación de su divisa, el yuan, como respuesta a "a las medidas proteccionistas unilaterales, además de a las previsiones de nuevos aranceles contra China", según recoge South China Morning Post. Esta depreciación coloca a la moneda china en su nivel más bajo respecto al dólar estadounidense desde abril de 2008, con un cambio de una divisa de EE.UU. por más de 7 yuanes.

Leer más: China da un paso más en la guerra comercial: impone aranceles al acero europeo y de otros tres países asiáticos

La institución monetaria ha asegurado que "tiene la experiencia, la confianza y la capacidad de mantener el tipo de cambio del yuan básicamente estable a un nivel de equilibrio razonable". Estas declaraciones contrastan con las críticas de Trump, que ha acusado de forma recurrente al gigante asiático de manipular artificialmente el valor de su divisa.

Lo cierto es que el yuan no es una divisa al uso, dado que no cotiza libremente en los mercados, sino que su valor lo define el Banco Popular de China mediante la compraventa de otras monedas extranjeras. Sin embargo, y a pesar de las críticas de Trump, es la primera vez en al menos 3 años que Pekín devalúa su moneda, dado que mantuvo su nivel sin cambios durante el desplome de las bolsas chinas en 2015 y las fugas de capitales extranjeros que se vivieron al año siguiente.

Por otra parte, este lunes también se ha dado a conocer que el Gobierno chino ha pedido a las empresas estatales que suspendan las importaciones de productos agrícolas procedentes de EE.UU.. Esta decisión ha hecho retroceder en los mercados los valores de los futuros de la soja y el maíz, según Bloomberg, que asegura que estas medidas se mantendrán hasta que se produzcan avances en las negociaciones comerciales bilaterales.

Leer más: China se reúne con las grandes empresas tecnológicas de Estados Unidos a espaldas de Trump

Con la decisión de privar a EE.UU. de uno de sus principales mercados de exportación agrícola, China ataca otro de los flancos en los que más críticas suele recibir por parte del presidente estadounidense. Así, Trump ha acusado a Pekín de no cumplir los compromisos que asumió en la pasada reunión del G20 en Osaka, en la que, según la Casa Blanca, China aseguró que elevaría el volumen de importaciones de cereales de EE.UU..

Ambas represalias se han dado a conocer apenas 4 días después de que Donald Trump anunciase que impondrá a partir de septiembre un nuevo arancel del 10% sobre importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares (algo menos de 270.000 millones de euros). Este anuncio ha sorprendido a China, dado que se ha producido justo cuando ambas partes habían reiniciado las negociaciones para intentar poner fin a la guerra comercial que mantienen desde marzo de 2018.

Y además