El precio de los coches de combustión multiplica a la inflación: se han encarecido un 35% en 5 años, según la OCU

coches de gasolina, diesel e híbridos

El impacto de la inflación se ha convertido en los últimos 6 meses en la gran preocupación macroeconómica, con las subidas de precios en niveles de los años 80. Pero algunos productos multiplican al IPC por una concatenación de factores, que incluyen no solo las subidas de precios, sino también las políticas de descarbonización y la escasez de chips.

Es el caso de los coches de motor de combustión, que pese a las múltiples estrategias de descarbonización, españolas y europeas siguieron representando el 65% de las matriculaciones de turismos en España, el incremento de precio en el último lustro ha sido del 35% respecto a 2017 en los vehículos diésel y gasolina, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Por ejemplo, el Dacia Sandero, uno de los modelos más económicos del mercado español, con motor de gasolina, ha pasado de valer 7.035 euros en 2017 a 9.990 en 2022, un incremento del 42%.

La crisis de suministros y las consecuencias de la guerra en Ucrania empeoran el golpe de la pandemia a la producción española de coches: 2022 firma el peor inicio desde 2019

Trabajadores en la fábrica de Seat en Martorell

Según los datos de la OCU, tomando los datos actuales de precios mínimos con el descuento oficial de la versión más barata de cada modelo, solo el Sandero baja de los 10.000 euros, y los siguientes modelos más baratos suben de los 12.000 euros (Kia Picanto, Mitsubishi Space Star, Mahindra KUV 100 o Toyota Aygo).

La subida es mayor en el caso de los vehículos propulsados con diésel, ya que según la OCU, del modelo más barato con gasóleo de 2017 (el Sandero, 9.905 euros) al más asequible de 2022 (el Renault Clio, 17.620 euros) prácticamente se ha duplicado el precio. Solo los modelos más baratos en tecnologías híbridas, enchufables y eléctricas han bajado de precio, asegura la organización.

Esta escalada de precios es el resultado de una tormenta perfecta para el sector automovilístico, al que en medio de un proceso de descarbonización que obliga a una actualización rápida para dejar de vender vehículos de combustión en Europa para 2035, según los planes de la Comisión Europea, se le ha sumado una crisis de chips, el impacto de la pandemia, y los problemas de la guerra en Ucrania.

El vehículo usado sigue en su escalada

Al aumento de precio del coche nuevo se suma un mercado del vehículo usado que si antes era un valor refugio, ha dejado de serlo porque la escasez de vehículos de kilómetro cero está presionando al alza sus precios.

El resultado es que en el primer trimestre el precio de los vehículos usados se ha aumentado como mínimo un 15% interanual entre los modelos más recientes, de 22.000 euros en el primer trimestre de 2021 a 26.352 en el primer trimestre de este año, según el último dato del barómetro de vehículo usado que elaboran el portal Coches.com y la patronal de concesionarios Ganvam.

Con la escasez de vehículos recientes, los usuarios se refugian en modelos más antiguos, lo que está presionando también al alza sus precios. Es llamativo que los coches de más de 15 años son los que más aumentan sus precios en la comparativa interanual: un 34% en este primer trimestre, hasta el punto de pasar de 2.950 euros de media a 3.950 en este trimestre.

Mal momento para comprar coche: la crisis de suministros retrasa la entrega de los vehículos nuevos y la falta de oferta encarece el mercado de ocasión

Un concesionario de vehículos usados.

De hecho, los vehículos más vendidos en el mercado de ocasión durante el último trimestre de 2021 fueron los más antiguos: se intercambiaron 203.289 vehículos que superan los 15 años, un 7,3% más, con el consiguiente impacto negativo en los objetivos de descarbonización. 

“La relación calidad-precio de los coches que hay en el mercado se está viendo muy afectada y la edad del parque móvil está envejeciendo. Esto nos debe preocupar a todos, porque no nos ayuda a avanzar en aspectos tan importantes como la eficiencia energética, la reducción de las emisiones contaminantes o la mejora de la seguridad”, afirma Gerardo Cabañas, director general de Coches.com.

Otros artículos interesantes:

Víctimas del mordisco de la inflación: por qué los jóvenes tienen más problemas para llegar a fin de mes

Crisis de chips, guerra en Ucrania, y ahora la huelga de transportes: los efectos de la tormenta perfecta que sufre la automoción en el mercado español, en 3 gráficos

Mal momento para comprar coche: la crisis de suministros retrasa la entrega de los vehículos nuevos y la falta de oferta encarece el mercado de ocasión

Te recomendamos