Cómo almacenar el ajo para que sea casi eterno y guarde intacto su sabor durante meses

Ajo

Getty Images

El ajo puede conservarse sin refrigerar un mínimo de 3 meses —y hasta medio año en las condiciones adecuadas—. Al igual que otros productos como las setas, los ajos también pueden congelarse tanto enteros como los dientes separados.

Almacenar el ajo adecuadamente es esencial para que este ingrediente, tan típico en la dieta mediterránea, conserve intactas sus propiedades y su potente sabor durante el mayor tiempo posible. 

8 alimentos que jamás te imaginaste que podías comprar frescos y congelar para consumir más tarde

Si comes ajo a diario, tu organismo recibirá múltiples beneficios: combate el resfriado, previene contra enfermedades neurodegenerativas, cardiovasculares o cáncer, desintoxica el cuerpo de metales pesados y mejora el rendimiento cognitivo y deportivo. 

El ajo también es bueno para los huesos y aporta nutrientes como manganeso, vitamina B6, vitamina C, selenio y fibra. 

¿Cuánto dura el ajo en buen estado? 

Si lo guardas bien, el ajo puede permanecer intacto en textura y propiedades durante unos 6 meses, aunque para ello debes almacenar el bulbo completo. 

Una vez empieces a separar los dientes individuales, la vida útil del ajo se reduce a una cuestión de semanas. Si el ajo ya ha sido picado y está fuera de la nevera, deberás usarlo en 24 horas. 

Trucos para almacenar el ajo y que dure más tiempo

ajo
  • Elige ajos de temporada, sin brotes ni raíces. Es importante seleccionar los ejemplares más pesados y duros, que tengan los dientes apretados. Los ajos más livianos podrían estar secos por dentro. 
  • Puedes trenzarlos con o sin cordel, lo cual alargará su vida útil.
  • Busca un lugar fresco, seco y oscuro para guardar el ajo, alejándolo siempre de la luz del sol y del calor excesivo.
  • La ventilación es crucial para mantener el ajo en buen estado, ya que los ambientes totalmente sellados atrapan la humedad y el calor y pueden volver demasiado húmedo el bulbo.
  • La oscuridad es clave para impedir que el ajo germine. Nunca uses bolsas zip; mejor inclínate por un frasco de vidrio. La tapa debe tener orificios para que los ajos respiren bien.
  • Además de la conservación en frío, el ajo admite el almacenamiento a temperaturas más altas, en torno a 18-19º C, con una humedad relativa del 70%.
  • Otra opción para mantener los ajos frescos que recomiendan desde Canal Cocina es separar y pelar cada diente de ajo e introducirlos en un bote de cristal. Cúbrelos con aceite y guarda el frasco en la nevera. El aceite de oliva conserva su humedad y sabor.
  • Un curioso truco es que puedes conservar los dientes de ajo pelados y en vino tinto o blanco. 
  • También es posible congelar el ajo en diferentes formas, ya sea en dientes enteros, en trozos picados o como una pasta o puré. Utiliza una bolsa hermética. Eso sí, es habitual que pierdan sabor.

Desde Directo al Paladar recalcan que la mejor manera de conservar ajos es a temperatura ambiente. 

Curiosamente, los ajos morados son más resistentes que los totalmente blancos. Si llegan demasiado frescos, sécalos al sol durante 3 o 4 días.

Otros artículos interesantes:

Cómo almacenar las cebollas en casa para que se conserven frescas hasta un año

"De la mar, el mero, y de la huerta, el puerro": 11 beneficios que no conocías de este primo del ajo y la cebolla

Frutas y verduras que pueden durarte mucho más si las almacenas como es debido

Te recomendamos