Cómo se hacen las palomitas de maíz que se comen en el cine, un alimento totalmente natural y con larga tradición

  • Las palomitas de maíz son uno de los alimentos más asociados a la cultura popular, sobre todo, relacionadas con momentos de entretenimiento, como el visionado de películas en el cine.
  • Aunque estuvieron en el centro del debate por el contenido de grasas trans, que no son saludable, se consideran un alimento totalmente natural y aquí te lo mostramos.
  • Descubre más vídeos como este en el canal de YouTube de Business Insider España.

Ya sea en el salón de casa con tu película o serie favorita, o en una sala de cine, las palomitas de maíz han sido siempre un gran aperitivo aliado para disfrutar de un buen rato en pareja o solo –si quieres el cubo entero para ti–.

Con diferentes nombres alrededor del mundo, su origen se remonta a los pueblos nativos americanos, que dejaban reposar granos en una vasija sobre ascuas hasta que explotaban, para usarlas como decoración o alimento.

Aunque la máquina que se conoce en la actualidad para hacer palomitas no surgiría hasta 1885, año en que Charles Cretors la inventó. Sin embargo, las palomitas de bolsa que van al microondas no llegaron hasta 1980, momento en que este electrodoméstico invadió todos los hogares.

Desgraciadamente, las de bolsa contienen grasas trans, que no aportan ningún nutriente al cuerpo, por lo que son de todo menos saludables, además de su alto contenido en sal o azúcar, dependiendo del caso.

La lucha contra estas grasas malas ya lleva casi 30 años en el mundo científico, con estudios más que comprobados que demuestran las consecuencias negativas de su ingesta.

Una indemnización millonaria por comer palomitas de maíz de microondas

Curiosamente, en 2012, un tribunal federal de Colorado (Estados Unidos) dictó una sentencia que puso sobre la mesa la gravedad del asunto. 

Así, se llegó a la conclusión de que Wayne Watson, un ciudadano de 59 años, tendría que ser indemnizado por Gilster-Mary Lee Corp, compañía palomitera, y Kroger Co, cadena de supermercados.

El motivo fue que había negligencia, ya que ninguno advertía en su etiquetado del peligro del diacetil, una molécula natural a la que se añaden multitud de alimentos procesados.

El tribunal sentenció que, debido a la inhalación de tal compuesto, Watson padecía bronquiolitis obliterante, enfermedad pulmonar irreversible. Aunque claro, Watson había comido una cantidad diaria de 2 bolsas durante más de una década.

12 alimentos que ayudan a tu cuerpo a recuperarse tras una enfermedad o cirugía

Por ello, las palomitas de maíz en sí mismas no han de ser demonizadas, ya que es un producto totalmente natural y que se somete a numerosos cuidados. 

Es el caso de las granjas, fábricas y comercios que puedes ver en el vídeo, toda una cadena que mima este producto que nace de la tierra y se cosecha en regiones norteamericanas.

En resumen, mejor las que no vienen en bolsa, las que no tienen mantequilla y las reducidas en sal. Tu cuerpo te lo acabará agradeciendo.

Otros artículos interesantes:

Esto es todo lo que necesitas saber para hacer palomitas en casa perfectas sin necesidad de microondas

Así se hace el sampuru: esta comida de plástico hiperrealista es ya una industria de 80 millones de euros en Japón

Hemos visitado una fábrica de carne para averiguar cómo se hacen exactamente las hamburguesas del McDonald's

Te recomendamos

Y además