12 alimentos que ayudan a tu cuerpo a recuperarse tras una enfermedad o cirugía

Horrtalizas

Getty Images

  • Tras atravesar una cirugía o enfermedad, tu cuerpo necesita cicatrizar, reponerse y recuperar energía. Existen diversos alimentos saludables que te ayudan a conseguirlo.
  • Los siguientes ingredientes disminuyen la inflamación, estimulan tus defensas, promueven la curación de heridas o contribuyen a regenerar tejido, entre otras funciones. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Al igual que existen alimentos negativos para tu cuerpo (como los ricos en grasas trans, azúcares refinados, ultraprocesados o con exceso de sal), otros ingredientes son un trampolín para recuperarte mejor de una enfermedad o reponer fuerzas tras una cirugía. 

Cuando has sufrido una infección, has perdido peso bruscamente, has tenido un accidente y has estado inmóvil o te has enfrentado a un tratamiento agresivo, tu organismo tiene diferentes demandas y necesidades que la alimentación puede surtir. 

Tal como detalla Healthline, existen alimentos curativos que ayudan a tu cuerpo a recuperarse. Entre sus características reducen la inflamación, te proporcionan el combustible energético necesario para sortear la fatiga, fortalecen tu sistema inmune o cicatrizan más rápido tus heridas. 

Destacan frutas, verduras, grasas saludables y fuentes de proteína como las que encontrarás a continuación. 

Vegetales de hoja verde

Espinaca

Tom Paolini/Unsplash

Estos vegetales son ricos en nutrientes como vitamina C, ácido fólico, manganeso, magnesio o vitamina A, claves para el sistema inmune.

Así pues, incluir en tu dieta espinacas, rúcula, acelgas o berros es clave para surtir a tu organismo de valiosos antioxidantes, ricos en propiedades antiinflamatorias. 

Diversos estudios destacan que polifenoles como la quercetina, que abunda en estos alimentos, puede suprimir la producción de proteínas inflamatorias como el TNF-alfa. Por otra parte, la vitamina C es esencial para cicatrizar heridas. 

Huevos

Huevos

SHOT/Unsplash

Después de una cirugía se recomienda una ingesta de proteínas ligeramente superior a la normal, entre unos 100 y 135 gramos por persona y día para una persona de 68 kilos de peso. 

Entre los alimentos que incluyen proteínas de alto valor biológico destacan los huevos, también ricos en minerales, grasas insaturadas y vitaminas A y B12, así como zinc, hierro y selenio. 

Un huevo mediano aporta 13 gramos de proteína. Según Oylan Farma, se trata de un nutriente esencial para curar las heridas, ya que favorece el crecimiento y desarrollo de los tejidos, mejorando la irrigación sanguínea a los mismos. 

Aceite de oliva

Aceite de oliva

Mareefe/Pixabay 

Considerado uno de los alimentos más sanos que existen, el aceite de oliva está plagado de virtudes: es una excelente fuente de grasas saludables como el ácido oleico y cuenta con hasta 40 sustancias antioxidantes. 

Te ayudará a reducir el colesterol si sufres hipertensión o alguna enfermedad cardiovascular. Pero también merma el riesgo de sufrir diabetes, combate la obesidad y previene el cáncer y las enfermedades neurodegenerativas. 

Salmón y otros pescados grasos azules

Salmón

Juan Manuel Núñez Méndez/Unsplash

El salmón está repleto de proteínas, vitaminas B, selenio, hierro, zinc y grasas omega-3, claves para cicatrizar heridas, reducir la inflamación y mejorar la respuesta inmune, tal como refleja este estudio publicado en BMC Cancer.

Una ración de 85 gramos de salmón cubriría también el 70% de sus necesidades diarias de selenio, un mineral que regula la inflamación y la respuesta inmunológica.

Otros pescados grasos azules, como el arenque, la sardina o la caballa, también brindan valiosos nutrientes como los ácidos grasos, claves para reducir los niveles de triglicéridos en sangre y disminuir la presión arterial. También son un alimento esencial para reducir el peligro de trombosis. 

Además, el pescado azul te ayudará a dormir mejor, y así reponerte más rápido de cualquier afección. 

Bayas

Frambuesa

pentrenz/Pixabay 

Frambuesas, arándanos o moras son algunas frutas muy importantes para tu salud y que deberías incorporar a refrigerios, desayunos o meriendas.

Los motivos son fundamentalmente 2.

Por una parte son muy ricas en vitamina C, que promueve la cicatrización de heridas al estimular la producción de colágeno.

Y por otro lado, te dan antocianinas, pigmentos vegetales con efectos antiinflamatorios, antivirales y claves para un sistema inmune fuerte.

Frutos secos y semillas

Frutos secos

Towfiqu barbhuiya/Unsplash

No pierdas ocasión de incorporar a tus boles, ensaladas o táperes semillas como las de sésamo, lino, calabaza o chía, así como una amplia variedad de frutos secos como las nueces, los anacardos, los pistachos o las avellanas.

Se trata de alimentos ricos en proteínas de origen vegetal, grasas saludables y vitaminas y minerales que favorecen la curación. Destacan la vitamina E, que protege del daño celular y combate las infecciones, según destaca la evidencia científica disponible.

Carne magra de aves

Pechuga de pollo

Siwon Lee/Pixabay 

Los aminoácidos específicos de las proteínas son esenciales para curar pronto las heridas y subir las defensas. Healthline destaca que las aves de corral, como el pollo y el pavo, contienen glutamina y arginina, 2 aminoácidos muy importantes para favorecer la recuperación y la curación.

La primera proporciona protección celular ante el estrés de lesiones y enfermedades y la segunda estimula la producción de colágeno y la cicatrización de heridas.

Tomates

Tomate

Avin CP/Unsplash

El tomate es el alimento más rico en licopeno, un carotenoide con efectos antioxidantes, antiinflamatorios y quimioterapéuticos sobre las enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y diversos tipos de cáncer. La ingesta de este nutriente es muy variada con un consumo promedio entre 5 y 7 miligramos por día, según esta revisión

Pero además, el tomate contiene vitaminas C, B, E y A, esta última muy importante para prevenir las enfermedades degenerativas de la vista como la degeneración macular. También es rico en fibra y en minerales como el potasio, clave para el ritmo cardiaco, los músculos y el sistema nervioso.

Otro mineral del tomate es el selenio, que protege al organismo contra infecciones. 

Vísceras

Hígado

Getty Images

Las vísceras como el hígado o los riñones contienen vitamina A, hierro, zinc, vitaminas B y cobre, todos ellos necesarios para la producción de tejido conectivo y colágeno. La vitamina A inhibe las células inflamatorias, cicatriza las heridas y contribuye a la buena salud de la piel. 

Por otra parte, las vísceras destacan por su alto nivel en proteína de origen animal. 

Crucíferas

Coles de Bruselas

Damir Mijailovic/Pexels

Reconocerás a las crucíferas por su forma: algunas de las más conocidas son la coliflor, el brócoli, las coles de Bruselas y la col rizada, deliciosas fuentes de vitaminas, minerales y antioxidantes.

En concreto, algunos estudios destacan la presencia en estas hortalizas de los glucosinolatos, compuestos que el cuerpo convierte en isotiocianatos. Estos son buenos para el sistema inmune, ya que suprimen la inflamación, activan las defensas inmunitarias e inducir la muerte en las células infectadas.

También tienen otros nutrientes clave para recuperarte, como la vitamina C y las vitaminas del grupo B.

Mariscos bivalvos 

Mejillones

Getty Images

Varios moluscos como las ostras, los mejillones y las almejas son la mejor fuente del zinc, un mineral muy importante parra recuperarte tras una cirugía, cicatrizar tus heridas y tener un potente sistema inmune, según confirman la investigación hasta la fecha.

Por ponerte un ejemplo, tan solo 6 ostras medianas (59 gramos) proporcionan más del 300% de la cantidad diaria recomendad de zinc.

Boniato

Boniato

Louis Hansel/Unsplash

Los carbohidratos son el combustible que te devuelve la energía tras una infección u operación. Pero además son ricos en enzimas como la hexoquinasa y la citratosintasa, que ayudan a reparar las heridas.

Entre las fuentes más nutritivas de carbohidratos consejos sobresalen los boniatos, también conocidos como batatas o patatas dulces, ricos en vitamina C, carotenoides y manganeso, buenos para tus defensas y tu rápida recuperación. 

Otros artículos interesantes:

16 alimentos que aceleran tu metabolismo y te ayudan a quemar grasas

8 alimentos fermentados que deberías incluir en tu dieta para conseguir un intestino más sano (y mejorar tu salud general)

La relación entre la alimentación y el COVID-19: la dieta vegetariana reduce hasta un 73% el riesgo de padecer un caso grave mientras que el bajo consumo de hidratos aumenta 4 veces más las posibilidades de padecer una infección seria