Pasar al contenido principal

Así están utilizando las empresas (y los partidos políticos) los datos para influir en las elecciones, según una abogada del equipo legal que asesora a Julian Assange

Renata Ávila abogada Wikileaks
Renata Ávila, abogada internacional especializada en derechos humanos y en derechos digitales Business Insider España
  • Business Insider España ha hablado sobre este tema con Renata Ávila, una abogada guatemalteca especializada en derechos humanos y digitales que ha asesorado a Julian Assange en el caso Wikileaks bajo la dirección de Baltasar Garzón.
  • "Llegar a ser presidente ya no se gana teniendo más dinero o más acceso a los medios de comunicación. Hoy en día las elecciones se ganan con microtargeting y la hiperpersonalización de la política", explica la activista.
  • Por eso, Ávila cree que las redes pueden intervenir en el comportamiento del colectivo de cara a las elecciones generales de España.
Primero en Upday

El escándalo de Cambridge Analytica hace un par de años no dejó indiferente a nadie, ya que demostró cómo se pueden dar la vuelta a unas elecciones con una campaña de publicidad en Redes Sociales adornada con unas cuantas fake news. A raíz de entonces, se han sucedido los escándalos, hasta el punto de que Facebook no ha conseguido levantar cabeza desde entonces.

Tanto es así, que son muchos los usuarios que, tras las innumerables polémicas que rodeaban a la red social, decidieron cerrar su cuenta

Con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, en España tampoco estamos a salvo. Por lo menos eso es lo que opina Renata Ávila, una abogada guatemalteca, especializada en derechos humanos, digitales y libertad de expresión.

A lo largo de su carrera ha trabajado en multitud de casos de renombre internacional, y entre sus logros se encuentra la representación de Julian Assange y WikiLeaks, a los que defendió bajo la dirección de Baltasar Garzón. Además, es representante del directorio de Creative Commons y también es miembro del Colectivo Coordinador de DiEM25, una iniciativa paneuropea lanzada por Yanis Varufakis para salvar la democracia

Por si fuera poco, esta activista es ponente y miembro del comité asesor internacional del Digital Future Society, un programa impulsado por Mobile World Capital que busca construir un futuro inclusivo, equitativo y sostenible en la era digital. Concretamente, esta organización involucra a expertos en tecnología, legisladores, organizaciones cívicas y emprendedores para explorar e intercambiar conocimientos en cuatro áreas clave: la innovación pública; la confianza y la seguridad digital: la inclusión y empoderamiento ciudadano y el crecimiento equitativo.

Leer más: Reino Unido pretende acorralar a las grandes tecnológicas: así está respondiendo Silicon Valley

"Hay dos tipos de datos: los datos personales sensibles, que están más o menos bien protegidos por el nuevo GDPR; y los no sensibles, que son capturados en el espacio público. Ambos están alimentando a los monopolios tecnológicos para hacer teorías cada vez más perfectas que permitan que seamos manejables no solo como individuos, sino como colectivo", explica la experta.

Ávila explica que aquí es donde reside el "verdadero problema". Y es que, si las empresas pueden predecir las actuaciones de un colectivo también pueden intervenir en el comportamiento. Por lo tanto, estas grandes tecnológicas tienen el poder de ejecutar y provocar acciones... e incluso controlarlas o paralizarlas (huelgas, manifestaciones, rebeliones, etc). 

"Imaginemos por un momento que Facebook —por decir una red social al azar— detecta el humor de un colectivo y si este grupo tiene pensado ir o no a votar. La plataforma podría enviar micro variaciones de contenido para modificar su intención. Esto podría ser para bien o para mal, pero en la medida que se influye disminuyen las libertades colectivas", señala Ávila. 

Así, destaca que la sociedad puede llegar a convertirse en una especie de Minority Report —refiriéndose a la película de ciencia ficción protagonizada por Tom Cruise en la que los precog son capaces de predecir crímenes y delitos— pero con una tecnología más avanzada.

El problema es que no hay regulación en redes sociales

Mark Zuckerberg
Win McNamee/Getty Images

"El problema que tenemos con las redes sociales y las elecciones es que se rigen por un proceso muy complicado que depende de la legislación de cada país", destaca Renata. 

En este sentido, la experta opina que en Europa no se regulan tanto porque no han sufrido "procesos tan sucios" como los de Latinoamérica. "Independientemente de eso, llegar a ser presidente ya no se gana con tener más dinero o más acceso a los medios de comunicación. Las elecciones se ganan con microtargeting y la hiperpersonalización de la política", explica.

De hecho, Renata cree que el ascenso de Vox en España confirma la regla. "Ahora puedes crear una base en las redes sociales y posicionar una o varias ideas políticas. Hay que tener en cuenta que las redes sociales son una plataforma de marketing más", afirma.

Leer más: Cuánto le cuesta a cada español organizar unas elecciones generales

La experta señala que cuando haces una campaña en un periódico es totalmente transparente porque la misma información le llega a todos los lectores por igual. Sin embargo, los anuncios que vemos a través de las redes sociales son distintos en función de nuestros intereses y gustos personales gracias a la publicidad programática.

"Un mismo partido político puede emitir dos mensajes independientes en función de su target a través de las redes sociales e influir en ellos. Por ejemplo, a Marta, una joven de 18 años preocupada por el medio ambiente puede que le lleguen anuncios diciendo que van a invertir parte de los presupuestos en este tema. Sin embargo, a Jose, un empresario de 50, le dirán todo lo contrario. Y esto nadie lo puede controlar", explica.

Renata afirma que hemos perdido el control de la calidad de las campañas políticas y que esto debería preocuparnos. "Intentan colocar propaganda en nuestras mentes de la misma forma que se vende un producto", destaca.

Qué red social influye más en los votantes

Uso de redes sociales por parte de menores
StockSnap / Pixabay

Renata no cree que haya una red social estrella para influir más en los votantes en España. "Dependería del partido político y del grupo al que quiere influir. Seguramente, los más 'progres' vayan a por los usuarios de Instagram, mientras que los más 'senior' apostarán por WhatsApp o Facebook para intentar quedarse con su voto", explica.

Eso sí, la directiva señala que las autoridades electorales deberían obligarles a revelar toda la información de la campaña. "Sería genial que realizaran una especie de GDPR para elecciones que implique a toda Europa", relata.

Lo que está claro es que estas plataformas concentran tanto poder que, a menos que estos grandes monopolios se fragmenten o sean más transparentes, la situación de influencia en los votantes se repetirá una y otra vez para influir en el colectivo.

Y además