Pasar al contenido principal

Nadia Calviño defiende un fondo europeo contra el coronavirus basado en subvenciones y no en préstamos para evitar que se dispare la deuda

Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos
Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos REUTERS/Lucas Jackson
  • La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido en una entrevista con Financial Times la propuesta española para un fondo europeo contra el coronavirus financiado con deuda perpetua.
  • Calviño ha asegurado que es necesario que este fondo se distribuya a través de subvenciones y no de préstamos, como defienden Países Bajos y Alemania, para evitar "que algunos países terminen con una mayor ratio de deuda sobre PIB".
  • La vicepresidenta española ha afirmado que es necesario que los fondos se distribuyan según el daño económico sufrido durante la pandemia para evitar competencia desleal entre países comunitarios.
  • La propuesta española será debatida este próximo jueves en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE), en la que buscarán consensuar un plan europeo de recuperación de la crisis del coronavirus. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno redobla su ofensiva para defender su propuesta de un fondo europeo para paliar los efectos del coronavirus. Tras desvelar este lunes las líneas generales de su plan en la prensa española, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido esta iniciativa en una entrevista con el diario británico Financial Times en la que ha ofrecido más detalles sobre el proyecto de fondo de recuperación que previsiblemente será presentado a los líderes europeos en la cumbre de este jueves.

De este modo, Calviño ha asegurado al diario británico que su propuesta para establecer un fondo europeo de 1,5 billones de euros que ayude a los países más afectados por el coronavirus busca "proteger el mercado común" y evitar la competencia desleal entre países comunitarios a la hora de que reciban apoyo de Bruselas para recibir estímulos económicos contra la pandemia.

Leer más: España ya ha comprometido más de un 11% de su PIB en los planes de estímulo para paliar la crisis del coronavirus: así se compara por países la factura fiscal de la pandemia

La vicepresidenta segunda del Gobierno español ha señalado que es necesario que este fondo se financie con deuda perpetua y distribuya a través de subvenciones y no de préstamos, como defienden Países Bajos y Alemania, para evitar "que algunos países terminen con una mayor ratio de deuda sobre PIB". Calviño ha destacado que "no puede ser que algunos países puedan apoyar a sus economías de una manera más generosa que otros".

Por ello, ha defendido que es necesario que los fondos europeos para combatir las consecuencias del coronavirus se distribuyan según el daño económico sufrido durante la pandemia, como la caída del PIB o el aumento del desempleo. Calviño ha rechazado que España recurra al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para financiar la recuperación, asegurando que el país puede vender deuda en los mercados en términos que todavía son "muy favorables".

Estas declaraciones de la número 3 del Gobierno español están en línea con las del presidente francés, Emmanuel Macron, que criticó la semana pasada, también en una entrevista con Financial Times, que la desigualdad en las ayudas estatales de la UE para combatir el coronavirus habían dejado al descubierto una "distorsión" que en una situación normal habría sido prohibida por los tratados del bloque comunitario.

La vicepresidenta ha argumentado que los países comunitarios deben tomar el relevo con medidas fiscales después de una década en la que el Banco Central Europeo (BCE) ha cargado con la responsabilidad de evitar una crisis en la eurozona. "Necesitamos construir este segundo pilar de la Unión Económica y Monetaria, con herramientas comunes de política fiscal, que no se trata solo de emitir deuda común o crear un fondo de recuperación; también tiene que ver con la armonización fiscal”.

Leer más: España e Italia se plantan ante la Unión Europea y piden un plan económico más ambicioso

La propuesta de armonización fiscal se suma a las críticas del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, que acusó este pasado fin de semana a Países Bajos de aprovecharse de su posición dentro de la UE para atraer a multinacionales a través de sus técnicas de dumping fiscal, con las que aseguró que el país "obtiene un flujo de ingresos fiscales sustraídos de otros socios de la UE de 9.000 millones de euros cada año".

Nadia Calviño ha destacado además que el acuerdo al que llegó el pasado día 9 el Eurogrupo para movilizar más de medio billón de euros en préstamos para ayudar a los afectados por el coronavirus era una decisión que "bienvenida, pero claramente no es suficiente". España, junto a Italia, Francia y otros 15 países defendió la necesidad de mutualizar la deuda emitida para paliar la pandemia, pero no salió adelante por el rechazo de Países Bajos, Alemania y Finlandia.

Por este motivo, España acudirá a la reunión que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) celebrarán este jueves a través de videoconferencia con una propuesta que, sin recurrir a los coronabonos, propone sufragar las pérdidas con deuda perpetua. Esta medida supone que solo habría que costear sus intereses y que su coste se asumiría de forma solidaria entre los 27.

Para hacer frente a ese coste, el Gobierno propone recurrir a impuestos de ámbito europeo, como los que regulan las emisiones de CO2. Además, la dotación para el fondo de recuperación del coronavirus que propone el Gobierno español, de 1,5 billones de euros, coincide con las previsiones del Banco Central Europeo (BCE), que calculó a principios de abril que la UE y los 27 deberían gastar 1,5 billones en ayudas para paliar los efectos de la pandemia.

La propuesta de financiar el fondo europeo contra el coronavirus con deuda perpetua ha recibido este martes el respaldo del multimillonario inversor George Soros, que ha defendido en una columna de opinión en The Guardian que la UE debería decantarse por este mecanismo para financiar la respuesta a la pandemia porque "sería la forma más fácil, rápida y con menos costes" y asegurando que Reino Unido y Estados Unidos han recurrido a ello en el pasado.

Y además