Pasar al contenido principal

Las 3 fases del impacto del coronavirus en el sector de la moda: este gráfico muestra cómo será su lenta recuperación

La tienda de Primark en la Gran Vía madrileña cerrada por el estado de alarma
La tienda de Primark en la Gran Vía madrileña cerrada por el estado de alarma Reuters
  • El sector de moda tendrá que hacer frente a una reducción de los ingresos de entre un 35% y un 40% en 2020 tras el cierre de tiendas derivado de la crisis del coronavirus.
  • Cada semana de confinamiento supone una pérdida de entre 250 y 300 millones de euros para las empresas de moda, según un informe elaborado por elaborado por Ernst&Young y Boston Consulting Group.
  • El estudio estima que el sector no recuperará los niveles de facturación previos a la crisis del coronavirus hasta ya entrado el 2021. 
  • El informe analiza el impacto del coronavirus en el sector en tres fases: la  de confinamiento, seguida por la fase de recuperación que mantendrá una caída en las ventas del 70% y un último escenario, a partir de mediados de julio, que ha dado en llamar el “nuevo normal”.
  • En este último escenario, el descalabro de los ingresos de las empresas del sector costará 65.000 empleos y cierres por valor de un cuarto de la facturación del sector.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La crisis del coronavirus pesa sobre las empresas de moda en términos económicos. El sector tendrá que capear un temporal que se presenta con una reducción de los ingresos de entre un 35% y un 40% en 2020, tras el cierre de tiendas derivado de la crisis del coronavirus. La cifra no es baladí pues implicará hasta 7.000 millones de euros que quedan, ahora, en el aire. Las compañías del sector han tratado de parar el golpe con grandes descuentos, a través de sus plataformas online, que no han dado el resultado esperado, según el Informe sobre el sector de la moda en España: análisis de la crisis del Covid-19, elaborado por Ernst&Young y Boston Consulting Group.

Según los datos del estudio, cada semana de confinamiento supone una pérdida de entre 250 y 300 millones de euros para las empresas de moda. Así, estima que no se recuperarán los niveles de facturación previos a la crisis del coronavirus hasta ya entrado el 2021. La crisis provocada por el COVID-19 castiga a las compañías de moda que mantienen las tiendas cerradas y las ventas reducidas a la mínima expresión del online desde que se decretó el estado de alarma. Mientras, el stock se acumula y las próximas temporadas se encuentran en un limbo.

Las estimaciones elaboradas por ambas consultoras contemplan un desplome de hasta el 98% en las ventas del sector durante el mes de abril y respecto al pasado año. En un escenario en el que se plantea que el confinamiento de la población se extienda hasta mediados del mes de mayo, las ventas del sector de la moda empezarían a recuperar el pulso en la segunda mitad de mayo y la primera mitad de junio. “La recuperación no va a ser inmediata una vez se levanten las medidas de confinamiento”, sostiene el estudio, “la incertidumbre económica lastrará el consumo más allá del año 2020”.

La lenta recuperación del sector textil tras el coronavirus

Son tres las fases del impacto del coronavirus en el sector de la moda. Por un lado la fase de confinamiento, seguida por la fase de recuperación cuando las tiendas estarán abiertas aunque se mantendrá una caída en las ventas del 70% y un último escenario, a partir de mediados de julio, que el informe ha dado en llamar el “nuevo normal”.

Leer más: Condonación de alquileres o flexibilización del ERTE: las 5 peticiones del sector de la moda al Gobierno para hacer frente al impacto económico por el coronavirus

Confinamiento: empresas con cero ingresos y gastos fijos

La primera fase de impacto del coronavirus es la de confinamiento. Un escenario en el que las compañías no ingresan aunque continúan manteniendo costes como salarios, alquileres o inventario y que suponen más del 50% de la facturación. 

El resultado no será otro que una falta de liquidez, según apunta el estudio, que se agrava con la acumulación de stock. “A día de hoy las empresas del sector han desembolsado alrededor del 20% del coste anual del inventario al que no podrán dar salida”, recoge el estudio.

Sólo el 2,5% de las empresas, cuentan con caja para cubrir los gastos operativos durante un mes, y solo el 0,3%  para aguantar un mes y medio de cierre con las medidas actuales puestas en marcha por el Gobierno, señala el informe.

Leer más: Inditex se apoya en su sólida posición de caja para hacer frente al coronavirus mientras América gana peso en las ventas frente a España

De la fase de recuperación al "nuevo normal" en 2021

Hasta un 40% caerá la facturación del sector en el conjunto del año, señala el estudio. La recuperación de los ingresos será progresiva y se impondrá lo que llaman el “nuevo normal”; un escenario en el que las ventas serán entre un 15%y un 20% más bajas respecto al arranque del año. De hecho, los niveles de facturación previos a la crisis del coronavirus no se alcanzarán hasta entrado el 2021.

En el marco del "nuevo normal", el problema se convertirá en estructural según las proyecciones de Boston Consulting Group. El descalabro de los ingresos de las empresas costará 65.000 empleos y cierres por valor de un cuarto de la facturación del sector. 

Leer más: El bajo endeudamiento de Inditex, el antídoto de Amancio Ortega frente al coronavirus en medio de una situación "dramática" en el sector por el cierre de tiendas y la caída de ventas

Los daños colaterales

El impacto en la industria de la moda implica un daño implícito para las empresas de fabricación de moda, con la producción paralizada y las ventas a intermediarios reducidas a cero. La falta de liquidez para hacer frente a los costes fijos podría amenazar la supervivencia de estas compañías. El estudio pone de relieve la gravedad de la situación para la industria manufacturera porque no pueden apoyarse en el comercio electrónico y por sus elevados costes operativos fijos. 

También el sector logístico verá reducida su actividad mientras no sea posible renovar los inventarios de las tiendas. Por su parte, los dueños de los locales se verán afectados por los impagos de los alquileres de las tiendas, como ya es el caso de los caseros de Tendam, el antiguo grupo Cortefiel. 

Y además