No hay crisis que pueda con los más ricos

Rico y piscina

Getty Images

  • El mercado del lujo mundial crecerá entre un 3% y un 8% en 2023 incluso aunque se den condiciones económicas adversas, según el último informe de la consultora Bain & Company.
  • Los datos desmontan algunos prejuicios: hay vida más allá de China, que tiene sus mercados bloqueados, y los jóvenes gastarán incluso más que sus predecesores.

El año 2022 fue, en términos financieros, el más doloroso que se recuerda desde 2008. El Dow Jones, el índice que mejor desempeño tuvo en Wall Street, cerró con una caída de alrededor del 8,8%; el S&P 500 se hundió un 19,4%,y el Nasdaq se dejó un más que preocupante 33,1%. No le fue mucho mejor al nacional Ibex 35, que perdió un 5,5%.

"Nos ha pasado de todo, desde problemas de Covid en China hasta la invasión de Ucrania. Todos los problemas han sido muy serios, aunque lo peor para los inversores ha sido que lo que está haciendo la Fed", ha explicado a la CNBC Art Cashin, director de operaciones de la banda suiza de inversión UBS, aludiendo a la política de elevar los tipos de interés de la Reserva Federal de EEUU.

Esta tiene como objetivo atajar una inflación galopante que a mediados del año pasado se llegó a poner en Europa y EEUU en unos preocupantes dobles dígitos. Esto obligó a los bancos centrales a tomar dolorosas medidas entre las que destaca encarecer el precio del dinero.

Founders Fund, de Peter Thiel, vendió todas sus criptomonedas antes de que el mercado colapsara y ganó 1.800 millones de dólares

Esto se ha traducido en que, desde mediados del año pasado, los fondos han puesto pies en polvorosa. Las empresas, apretadas por las juntas directivas, han recortado plantilla para cumplir con sus objetivos: se acabó la fiesta de la financiación para todos. 

Gigantes como Amazon (18.000 despidos) y Google (12.000 despidos), entre otros muchos, han sido solo la punta de lanza de una avalancha de recortes que ha llegado ya a España a través de Europa. Vamos, que la cosa está mal. 

¿Pero está igual de mal para todos? Pues, a decir verdad, no. Para unos pocos, de hecho, las cosas van estupendamente. Como siempre, vamos. 

Buena muestra de ello es el último informe de la consultora Bain & Company, que estima que el mercado en lujo personal crecerá entre un 3% y un 8% en 2023 incluso a pesar de que las situación económica en general pueda empeorar.

En esencia, esto quiere decir que los más ricos son inmunes a la inflación, a los despidos y a la coyuntura económica que pueda derivarse de la guerra en Ucrania y el rebrote de coronavirus en China. En pocas palabras, que, ocurra lo que ocurra, ellos van a seguir gastando.

En total, dice Bain & Company, el mercado del lujo creció cerca de un 21% en 2022 hasta alcanzar 1,4 billones de euros. Mientras, el mercado de artículos de lujo personales registró un crecimiento acelerado del 22%, hasta los 353.000 millones de euros. 

Para 2030, según estas previsiones, el valor de este mercado rondará ya los 600.000 millones de euros, un aumento del 60% en comparación con 2022. Estas cifras vendrán sustentadas, entre otras muchas cosas, por el gasto de las generaciones más jóvenes, que quemarán billetes 3 veces más rápidos que sus antecesores.

Lo harán, además, principalmente en EEUU, nueva capital mundial del lujo después de que la emergente y pujante China haya visto su economía bloqueada de nuevo por el coronavirus. 

Así vive Cristiano Ronaldo en Arabia Saudí: 17 habitaciones y 285.000 euros al mes

El estudio ha llamado la atención incluso del Finantial Times, que ha publicado una columna en el que la analista y experta en mercados financieros Rana Foroohar trata de arrojar luz sobre cómo es posible que una parte de los más ricos, los que viven en lo más alto de la cúspide económica, puedan vivir ajenos al devenir financiero general, al hecho de que a las empresas vayan bien o mal.

"Tengo que decir que no me lo esperaba. Pensaba que incluso los más grandes patrimonios serían algo más sensibles a la fuerte caída de los precios de los activos financieros, dado que suele tratarse de personas cuyo dinero procede en gran medida de estos y no de lo que ingresan", empieza explicando Foroohar en el Finantial Times.

"Pero los expertos en lujo dicen que sencillamente se ha creado tanta riqueza en las 2 últimas décadas que incluso una corrección del 20% en el precio de la bolsa es solo un bache para el 5% más rico del mercado", ahonda la experta.

Una cuestión de tiempo y hábito

Forooher destaca fundamentalmente 2 elementos a la hora de explicar por qué los más ricos gastan sin parar pase lo que pase a su alrededor: tienen tiempo de sobra para ello y, básicamente, están acostumbrados a hacerlo no ya desde que nacieron, sino incluso desde antes.

"Los ricos tienen más tiempo para gastar su dinero, ya que ahora viven aproximadamente una década más que sus homólogos de renta baja gracias a una mejor atención sanitaria, dieta, nutrición y descanso", explica la analista en el Finantial Times. 

Pero los bolsillos más desahogados no solo tienen más años por delante para gastar, sino que gozan también de más horas al cabo del día para hacerlo. Esto se debe, sencillamente, a que trabajan menos. 

En este sentido, la idea de que los más ricos son adictos al trabajo es poco menos que un mito que rara vez se cumple, comenta Foroohar citando a Milton Pedraza, CEO del Luxury Institute de Nueva York. 

El 1% más rico del mundo acapara 2 de cada 3 euros generados: 24 billones de euros en 2 años

"El trabajo para ellos es un sprint, no una maratón. A lo mejor trabajan duro para cerrar un trato y luego se van de vacaciones". De media, calcula Pedraza, los más ricos pueden trabajar unas 6 horas al día, un par de horas menos que los empleados fijos convencionales.

Finalmente, dicen los expertos, gastar dinero es también una cuestión de hábito, una costumbre adquirida. Hoy, los avances médicos, el cuidado de la mente y el cuerpo, el bajo estrés y la buena dieta ha permitido que en las familias más ricas lleguen a juntarse hasta 5 generaciones que se han transmitido las unas a las otras no solo un opulento capital, sino un estilo de vida.

De eso se han aprovechado, relata Foroohar, marcas como Louis Vuitton, Hermès o Chanel, que han sido capaces de mantenerse durante muchos años dirigiéndose solo a un público selecto. Hoy, recogen los frutos en forma de un público que ha crecido con ellas

"Se han centrado más en una mentalidad que en un grupo demográfico", afirma Pedraza en el Finantial Times. "Esta se resume en la frase: 'Abuela (o bisabuela), ¿me prestas ese bolso Kelly?".

A medida que se acerca el año nuevo, algunos inversores piensan que el dolor está lejos de terminar. Esperan que el mercado bajista persista hasta que llegue una recesión o la Fed cambie de dirección. Incluso, algunos proyectan que las acciones alcanzarán nuevos mínimos antes de recuperarse durante la segunda mitad del 2023.

"Me encantaría decirles que va a ser como el Mago de Oz y que todo va a estar en un color glorioso en un momento o dos. Creo que podemos tener un primer trimestre accidentado, y dependiendo de la Fed, puede durar un poco más que eso", explica Cashin.

Otros artículos interesantes:

Los ricos salen ganando con la rebaja del IVA en alimentos: ahorran 60 euros, el triple que las rentas bajas

Las 5 ciudades del mundo en las que ni siquiera los ricos podrán permitirse alquilar un piso

Los rusos ricos no pueden viajar fácilmente al extranjero tras la invasión de Putin, así que en su lugar hacen cruceros en su propio país

Te recomendamos