Pasar al contenido principal

Día reduce un 5,6% sus pérdidas en el primer trimestre y comienza la segunda fase de su plan de reestructuración con las lecciones aprendidas durante la pandemia

Mujeres pasando por delante de un supermercado Dia

Reuters

  • Dia ha registrado unas pérdidas de 143 millones de euros entre enero y marzo, un 5,6% menos respecto al mismo periodo del año anterior. 
  • El resultado bruto de explotación del grupo se situó en 60,7 millones de euros, un 266,1% más respecto a hace un año, por la disminución de los costes de reestructuración.
  • La compañía en manos del magnate ruso Mikhail Fridman está inmersa en un plan de reestructuración que, apoyado en la optimización de costes y de su red de tiendas, trata de dar la vuelta a dos años de cierres en negativo.
  • El grupo pone fin a la primera fase del plan de reestructuración, que pasaba por desplegar nuevos procesos operativos en las tiendas en España que los simplificara y mejorar el surtido de productos frescos.
  • Entre las prioridades de la segunda fase de transformación del negocio figuran el desarrollo de la propuesta de valor comercial del grupo y el nuevo concepto de tienda basada en las lecciones extraídas tras la pandemia del coronavirus.
  • La hoja de ruta marcada por Dia establece alcanzar un crecimiento de las ventas netas del orden de un 7% en 2021.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Dia atenúa sus números rojos en el primer trimestre y el aumento del consumo durante la pandemia del coronavirus ha constatado la tendencia. La cadena de alimentación ha registrado unas pérdidas de 143 millones de euros entre enero y marzo, un 5,6% menos respecto al mismo periodo del año anterior. El resultado bruto de explotación del grupo se situó en 60,7 millones de euros, un 266,1% más respecto a hace un año, por la disminución de los costes de reestructuración que cayeron con fuerza al llegar a término las iniciativas puestas en marcha en 2019.

Las cifras están marcadas por el aumento del consumo en España en marzo por el estallido de la crisis del coronavirus y es que el grupo arrastra dos años de cierres en negativo, el último de ellos achacado a la caída de las ventas y la falta de stock. Por este motivo, la compañía en manos del magnate ruso Mikhail Fridman está inmersa en un plan de reestructuración que, apoyado en la optimización de costes y de su red de tiendas, trata de dar la vuelta a esta tendencia.

Entre enero y marzo, las ventas netas de la compañía se situaron en 1.696 millones de euros, un 2,1% menos respecto a hace un año pese a la reducción del 11,7% de la red de los puntos de venta y la depreciación del 18% del real brasileño. Mientras que las ventas comparables aumentaron un 2,6% gracias a un incremento del 6,9% de la cesta media, que compensa el descenso del 4% del número de operaciones.

Leer más: Más tecnología y menos contacto humano: así será la compra en el supermercado tras el coronavirus

  • Pérdidas: 142,6 millones
  • Ventas netas: 1.696 millones (-2,1%)
  • Resultado bruto de explotación (ebitda): 60,7 millones (+266,1)

En el mercado español, Dia aumentó sus ventas un 2% hasta los 1.060 millones de euros, por el repunte del consumo de las primeras semanas del confinamiento y pese a la reducción del 11,2% del número de tiendas. Las ventas comparables del grupo repuntaron un 2,6% que “ha continuado en el segundo trimestre en todos los mercados.”

Además, la compañía redujo su margen bruto un 21,1% por los costes del Covid 19, “incluyendo las horas extras de mano de obra adicional y el pago de bonus a empleados de logística y a personal de franquiciados y, en menor medida, al reconocimiento prudente de las condiciones de los proveedores a principios de año”, señaló el grupo en un comunicado.

Desde que estalló la crisis del coronavirus, el grupo aumentó su capacidad para gestionar pedidos online, dando servicio ahora a 500 ciudades a través de 2.200 empleados adicionales. La cadena subió la persiana 13 tiendas de operaciones (dark stores) y cerró  un acuerdo con Glovo para aumentar el servicio de entrega a domicilio.

Leer más: La segunda vida de Dia en tiempos del coronavirus: su amplia red de tiendas se convierte en la gran baza para ganar cuota de mercado

Dia cuenta con una liquidez, a cierre del primer trimestre, de 425 millones de euros y la deuda financiera neta ha mejorado en 36 millones de euros.

El presidente de Dia, Stephan DuCharme, apuntó en un comunicado que el grupo “ha alcanzado unas ventas estables durante el primer trimestre continuando la mejora de las ventas comparables aún en los primeros meses del segundo trimestre, mostrando unos resultados iniciales positivos de nuestro plan de transformación del negocio que se encuentra ahora en su segunda fase. Estos resultados se han apoyado en una firme disciplina de costes y en el refuerzo de la estructura financiera, con unos flujos de efectivo positivos, un descenso de la deuda neta gracias a la mejora del perfil de vencimientos y la optimización del capital circulante”.

Activa la segunda fase de su plan de reestructuración

La compañía cierra la primera fase de su plan de reestructuración que pasaba por desplegar nuevos procesos operativos en las tiendas en España que los simplificara y mejorar el surtido de productos frescos. Unas medidas con las que el ratio de ventas netas por empleado repuntó un 5,9% en España. 

Leer más: El mercado negro de los cupones de Dia: de los lineales del supermercado a las tiendas chinas de alimentación

Dia contrajo su red de tiendas franquiciadas en 94 puntos de venta en 2020. Pero no sólo eso, el grupo ha reforzado su red con la transferencia de 468 establecimientos que pasan de ser tiendas franquiciadas a tiendas propias desde enero de 2019. 

Además, la compañía ha mejorado la cadena de suministro de tal manera que todas las tiendas en España operan ahora con una frecuencia de abastecimiento de 6 veces por semana y garantiza la entrega de productos frescos en las tiendas antes de las 8 de la mañana. Unas medidas también llevadas a cabo en Portugal y Argentina. 

La compañía presidida por DuCharme está inmersa en un plan para reducir gastos operativos y llevar a cabo una inversión disciplinada que mejore el capital circulante. 

Leer más: Las cadenas de supermercados se lanzan a contratar para afrontar el aluvión de compras por la cuarentena en el país europeo con mayor número de tiendas por persona

La segunda fase de transformación del negocio del grupo está en marcha, según afirma la compañía. Entre sus prioridades figura el desarrollo de la propuesta de valor comercial del grupo y el nuevo concepto de tienda “basado en las lecciones extraídas de la primera fase, los comportamientos de consumo post-Covid y el mayor alcance de los proyectos online y de entrega rápida. 

La hoja de ruta marcada por Dia establece alcanzar un crecimiento de las ventas netas del orden de un 7% en 2021, mejorar su ebitda en un 3% y aumentar su inversión un 4%. El plan contempla remodelaciones, relocalizaciones y aperturas a partir de 2022. 

Y además