El efecto dominó de la guerra de Ucrania para España: subida de la gasolina y los alimentos, menos turismo, varapalo al campo, más inflación y purga de las rentas bajas

Protestas en Nueva York contra Rusia por el ataque a Ucrania

REUTERS/Jeenah Moon

Europa asiste al mayor conflicto armado desde la Segunda Guerra Mundial. La guerra en Ucrania estalló el jueves, cuando Rusia lanzó los primeros ataques, bombardeando distintas áreas del país, y continuó ayer con la invasión de Kiev.

En el Viejo continente hay consternación, dudas ante la eficacia de las sanciones contra Rusia aprobadas por los 27 e impotencia al contemplar cómo la deriva totalitarista de Vladímir Putin arrasa un país vecino. 

Y también hay miedo. La sombra del temor se extiende por las economías a medida que el conflicto se extiende y se recrudece. Porque las consecuencias de esta guerra pueden ser nefastas a nivel global y truncar la recuperación económica de países que intentaban levantar cabeza tras dos años de pandemia.

Por qué está Rusia atacando a Ucrania: 5 razones con las que Putin justifica la invasión

En el caso de España, estos son los grandes efectos que podría provocar esta guerra, según los expertos consultados por Business Insider España.

El mismo día que estalló el conflicto, el precio del gas se disparó más de un 30%, y el petróleo escaló hasta los 100 dólares por barril, en máximos no vistos desde 2014. 

,,,

"Cada vez que llenemos el depósito o paguemos la factura de la luz podemos recordar que esto nos afecta y lo que ha generado el ataque de Putin", resume Gonzalo Escribano, investigador principal y director del Programa de Energía y Cambio Climático del Real Instituto Elcano.

Por qué España sufriría menos ante un corte de suministro

El primer efecto es el miedo a un corte de suministro energético. Rusia es el mayor productor mundial de gas y el segundo exportador de petróleo, después de Arabia Saudí. 

Europa podría sufrir si Rusia provocara un corte de suministro energético. El 40% del gas que se usa en la Unión Europea proviene de Rusia. "La UE puede sufrir mucho", avisa Enrique Ayala, analista de la Fundación Alternativas. 

En Alemania, por ejemplo, la dependencia del gas ruso es de nada menos que un 60%. España, en cambio, no saldría tan mal parada. "La proporción de gas que recibimos de Rusia es del 6%", aclara Ayala. Además, España tiene 6 plantas de regasificación de gas licuado; Alemania, ninguna. "Somos el país con más capacidad de regasificar, por lo que un corte de suministro no sería un problema", añade.

Pero eso no hace que España sea inmune a la escalada del precio del petróleo y el gas. "Si el precio del barril de Brent sube 100 dólares impacta a todos, aunque no le compres directamente a Rusia", matiza Escribano.

Por qué da igual que España sea menos dependiente de Rusia

Pero hasta ahora el gas y el petróleo fluyen sin grandes obstáculos, y, sin embargo, su precio se ha descontrolado, lo que significa que no hace falta un corte de suministro para que la situación se complique.

"En estos dos o tres días el gas ha subido un 60%. Al subir el gas, sube la electricidad. Ahora está subiendo en picado, por encima de 200 megavatio/hora", apunta Ayala.

Y aquí comienza el efecto dominó. Si el gas se encarece, sube el precio de la luz (hace falta gas para generar electricidad), y si sube la electricidad, la inflación aumenta, y ya estábamos en los niveles más altos de los últimos 30 años.

Cada vez es más difícil llegar a fin de mes: 7 gráficos que muestran cómo te afecta la inflación en el día a día

"Una inflación más elevada erosionaría la capacidad de compra de los hogares", alertan desde Funcas, que de hecho pronostican que la inflación podría dispararse al 6,5% en 2022, dos puntos por encima de su anterior previsión. Esto supondría la tasa más alta de la historia.

"Transporte, factura de la luz, calefacción, alimentos... Estos son los productos en los que más va a repercutir la subida de precios, y afectan desproporcionadamente más a los más vulnerables: las rentas más bajas", lamenta Escribano.

Esto es especialmente peligroso para un país como España, cuya economía depende del consumo, y en un momento clave para la recuperación económica, cuando la mitad de las esperanzas están puestas en la reactivación del consumo de las familias.

"De mantenerse las actuales tensiones, la economía española crecería a una tasa significativamente inferior", estima Funcas. La última pieza de dominó en caer sería la de la recuperación económica de España. 

Si Alemania va mal, España va mal

Trabajador en una fábrica de Volkswagen en Alemania

España no depende del gas ruso como Alemania, pero sí depende de las economías europeas. 

"Si se suprimiera suministro de gas, la industria Alemania sufriría. Si las empresas alemanas no pueden producir algún componente riesgo de parálisis, y hay muchas empresas españolas que dependen de Alemania", avisa Ayala. 

Es el caso de Seat, por ejemplo, que compra a Alemania parte de sus componentes para vehículos. 

La escalada del petróleo afecta más a España

España, de hecho, es más vulnerable que otros países a la montaña rusa de precios del petróleo.

"Un 35% de la energía que consume Europa viene del petróleo, pero es que en España este porcentaje es más del 40%", subraya Escribano. Eso significa que, si el precio del petróleo sube, España lo sufre en mayor medida que sus socios europeos.

"España tiene una debilidad estructural por su elevada dependencia energética", apunta el director de Análisis Macroeconómico y Financiero del Servicio de Estudios de Mapfre, Gonzalo de Cadenas-Santiago. 

No en vano, desde Mapfre alertan de que en España las consecuencias pueden ser peores que en otros países.

Encarecimiento de los alimentos y materias primas

El impacto en precios no se vería sólo a nivel energético. Rusia es uno de los principales productores a nivel mundial de fertilizantes baratos, y el segundo productor más importante del planeta de potasa, un importante nutriente para los cultivos.

"Otros mercados de materias primas también podrían verse afectados, especialmente aquellos en los que Rusia es uno de los mayores productores: níquel, paladio, uranio y fertilizantes", apunta François Rimeu, estratega senior de La Française AM.

Además, Rusia es el principal productor de cereales del mundo, por encima de Estados Unidos y Canadá. 

Por su parte, un 26% de todo el trigo que compra la Unión Europea viene de Ucrania. En algunas de las zonas afectadas por el conflicto se encuentran las principales plantaciones agrícolas de Ucrania, lo que podría poner en peligro las cosechas y provocar escasez en el suministro de cereales.

En este caso, la inflación se vería aún más presionada por el aumento de los precios de los alimentos y de los semiconductores. Y eso que el precio de los fertilizantes ya estaba en máximos históricos, según Bloomberg.

Este efecto ya se está viendo en bolsa. "Los sectores manufactureros, la energía o las materias primas son los más expuestos al conflicto los primeros días. Pero si se alarga el problema, la mancha de aceite se expandiría a otros sectores", advierte Mario Rappanello, responsable de Tesorería y Allocation de Banco Mediolanum.

Golpe al campo español: el efecto bumerán de las sanciones a Rusia

Una agricultora trabaja en un invernadero en Palos de la Frontera (Huelva)

La Unión Europea ha respondido al ataque ruso con una contundente batería de sanciones, pero éstas podrían golpear de vuelta a las economías del Viejo Continente con un efecto bumerán.

"Las sanciones que se apliquen a Rusia podrían traer contrasanciones", avisa Ayala. Ya ocurrió en 2014, cuando Rusia devolvió el golpe a la Unión Europea y a EEUU prohibiendo gran parte de las importaciones de alimentos. "Todo el sector agrícola español sufrió bastante", recuerda.

Cáceres, por ejemplo, es una de las provincias que más dependen del comercio con Rusia y Ucrania en términos relativos. El 4,4% de las exportaciones de las empresas de Cáceres se vende en Rusia o Ucrania, unos 22,6 millones de euros en 2021, de los que la mayoría, 15 millones, fueron exportaciones de frutas, hortalizas y legumbres.

Cuáles son las provincias españolas más afectadas por el conflicto entre Rusia y Ucrania

Además, "las consecuencias sobre los precios del gas y la electricidad se verán agravadas por la reacción de Rusia a las sanciones adicionales, que podrían incluir la suspensión de los flujos de gas hacia Europa", avisa Sebastian Zank, responsable del equipo de calificaciones corporativas de Scope.

"Las sanciones que puedan imponerse elevarán el coste de la producción de energía o la disponibilidad de ciertas materias primas para España", coinciden desde BBVA Research.

Impacto en el turismo español y sector inmobiliario

Los efectos del conflicto más allá de energía y alimentos serán menores, pero también existen, avisa Ayala: "España es el cuarto país del mundo al que más turistas enviaba Rusia y el cuarto donde los rusos hacían más compras inmobiliarias".

En 2019 visitaron España 1,3 millones de turistas rusos que gastaron casi 2.000 millones de euros en el país. Rusia es, de hecho, uno de los mercados emisores de turistas que más interesan a España por el elevado gasto de los visitantes.

Aún así, los turistas rusos representan sólo el 2% del gasto turístico extranjero en España en un año normal (2016-2019), matizan desde BBVA Research. 

Otros artículos interesantes:

Cuáles son las provincias españolas más afectadas por el conflicto entre Rusia y Ucrania

Ucrania pide ayuda a los 'hackers' para defenderse de los ciberataques de Rusia

"Ethereum es neutral, pero yo no": Vitalik Buterin, cofundador de Ethereum, condena a Putin por el ataque a Ucrania

Te recomendamos