El COVID-19 y la pandemia están produciendo un 'efecto devastador' en patologías oculares crónicas

Una oftalmóloga con una paciente.

gettyimages

  • Por miedo al contagio o por las restricciones, 3 de cada 4 españoles no ha ido al oftalmólogo en 2020. Según los especialistas, la pandemia tendrá "efectos dramáticos" sobre la vista.
  • “El riesgo por no acudir a la clínica es mucho mayor que el que se asume por ir”. El 30 % de los pacientes considera que su visión ha empeorado durante la crisis del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Todavía en plena lucha contra el coronavirus, se empiezan a analizar las secuelas del COVID-19, sociales, económicas y, por supuesto, sanitarias. Dentro de estas últimas, llaman la atención algunas conclusiones de la encuesta ‘La salud ocular en tiempos de pandemia’, realizada por el Grupo Miranza. Entre ellas, que el 75 % de los españoles no fueron al oftalmólogo en pandemia, de lo que los profesionales extraen un preocupante corolario: la pandemia tendrá "efectos dramáticos" sobre la vista".

Además del porcentaje anterior, otros datos muy alarmantes son que el 30 % considera que ha empeorado su visión durante la pandemia. En esta línea, el 51 % de los oftalmólogos señalan que se ha producido un aumento de dolencias oculares como el ojo seco y otras más graves como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). Mientras que un 43 % de los expertos consultados señaló que el retraso de los controles de pacientes críticos ha tenido consecuencias para su salud ocular, debido al miedo de las personas al contagio con el virus (49 %) y por las restricciones dictadas por las autoridades (28 %).

Un “efecto devastador” en patologías oculares crónicas

Redacción Médica ha recabado la opinión de varios expertos acerca de las conclusiones del informe antedicho. Ese porcentaje del 75 % de personas que no han acudido al oftalmólogo, explica Daniel Elies, del Grupo Miranza, tiene “un efecto devastador” en patologías crónicas con la degeneración macular, el glaucoma o la retinopatía diabética. “Tenemos una enfermedad crónica, progresiva, y tenemos medios para pararla, es decir, tenemos una curva creciente dejada a su libre albedrío. ¿Qué pasa si ese paciente deja de acudir a la consulta médica, o a la asistencia, o a la valoración médica? Que no sabemos si esa patología está siguiendo su curso habitual. Necesita un cambio de tratamiento, o un nuevo tratamiento y se descontrola: cuando llega a la consulta 3, 6, 8 o 10 meses después de lo que debería, es casi imposible recuperar aquello que se ha perdido”, explica Elies.

La mascarilla puede estar afectando a la salud de tus ojos: esto debes hacer para evitar que te provoque daño

El no asistir a una consulta, alerta, “puede llevar a efectos dramáticos y, de verdad, no es por asustar, pero es que hemos visto pacientes que desgraciadamente han perdido mucho asumiendo un riesgo, por no acudir a la clínica, mucho mayor de lo que asumiría ese paciente yendo. Es mucho más grave no acudir y dejar evolucionar una patología”.

Focaliza su advertencia en los pacientes de 1 a 10 años, que es cuando desarrollan su visión las personas: “Por el hecho de no acudir a una consulta, no se detecta que tiene un problema de graduación, algo tan simple como unas gafas no puestas a tiempo en un niño, puede desarrollar un ojo gandul, un ojo vago, y ese ojo vago después será irrecuperable”.

“La patología oftalmológica es una patología invisible”

Antonio Lorenzo Garmendia es el presidente del Foro Español de Pacientes. Asegura que “la patología oftalmológica es una patología invisible para la sociedad y también para los pacientes. La propia sociedad habla de múltiples tipos de patologías: diabetes, hipertensión, etcétera; sin embargo, no se habla lo suficiente sobre los problemas visuales y es evidente que con esta pandemia lo que nos estamos encontrando son problemas de visión, entre las tendencias que hay ahora con las nuevas tecnologías”.

Estima Lorenzo que las patologías oftalmológicas “no están en el debate, no se habla sobre este tipo de enfermedad”. Su organización, comenta, está “en una iniciativa desde el pasado mes de noviembre en la que colaboramos con una intervención parlamentaria en la que se aprobó una proposición no de ley para evitar la ceguera evitable y la baja visión”.

En España, continúa, “ahora mismo tenemos cerca de un millón de personas con discapacidad visual, el núcleo de población mayoritario de estas personas está precisamente en gente mayor. Creo que es muy importante focalizar desde un punto de vista, de ahí viene la iniciativa parlamentaria, de establecer protocolos de prevención en nuestro Sistema Nacional de Salud y en todas las comunidades autónomas. Pero también desde un punto de vista preventivo en la población joven porque, como decía antes, muy posiblemente si no se actúa nos vamos a encontrar con situaciones complicadas y, cuanto más se tarde, la solución va a ser más compleja”.

Otros artículos interesantes:

23 efectos secundarios de menos a más graves de las vacunas contra COVID-19, según los prospectos de CIMA

Cómo prevenir la obesidad infantil, uno de los problemas de salud más graves del siglo XXI

El 80% de los recuperados de COVID-19 sufren al menos un síntoma persistente de los 55 efectos a largo plazo que provoca la enfermedad

Te recomendamos