La EMA confirma que los trombos deben considerarse efectos secundarios de la vacuna de AstraZeneca, pero asegura que los beneficios superan los riesgos

Vacunación con AstraZeneca en España

REUTERS/Marcelo del Pozo

  • La vacuna de AstraZeneca puede causar trombos, ha reconocido la Agencia Europea del Medicamento. 
  • Los trombos deben ser considerados efectos secundarios de la inyección, aunque la EMA señala que son "muy raros" y que los beneficios siguen superando los riesgos. 
  • A pesar de que la mayoría de los casos se han dado en mujeres menores de 60 años, el organismo no ha identificado la edad y el sexo como factores de riesgo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los casos de trombos que han aparecido en algunas personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca deben ser considerados efectos secundarios de la misma, ha reconocido la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). 

Muchos países paralizaron hace unas semanas la administración de la vacuna cuando se empezó a identificar que algunas personas sufrían un extraño fenómeno de trombosis con una variedad de síntomas. 

Finalmente, la EMA concluyó que, aunque no se podían descartar que los trombos estuvieran relacionados con la vacuna, los beneficios de la vacuna superaban a los riesgos. 

Tras el anuncio, los países reanudaron la administración de la vacuna y, además, España amplió su uso, hasta entonces limitado hasta los 55 años, a los mayores de 65 años. 

Las dudas sobre los efectos secundarios de AstraZeneca siguen amenazando la vacunación: que está pasando exactamente

Ahora, la Agencia ha confirmado que los trombos podrían estar causados por una respuesta inmune que se genera tras recibir la vacuna. 

Aun así, la EMA ha insistido este miércoles en que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca a la hora de prevenir la enfermedad siguen superando cualquier tipo de riesgo.  

Esta vacuna ha demostrado ser altamente efectiva y "está salvando vidas", ha subrayado Emer Cooke, directora ejecutiva de la EMA. 

La doctora Sabine Straus, del Comité de Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia (PRAC, por sus siglas en inglés), ha intervenido para señalar que, a fecha de 4 de abril, se han identificado 222 fenómenos de este tipo de entre 34 millones de personas que han sido vacunas en Europa y Reino Unido. 

"Son efectos secundarios muy raros", ha asegurado la doctora, que también ha señalado que no hay una causa clara, pero se piensa que puede ser una respuesta inmune que provoca un efecto conocido como Trombocitopenia Inducida por Heparina (HIT)

El organismo está trabajando con las autoridades de los países para que los riesgos sean comunicados a los profesionales de la salud para que puedan ser identificados rápidamente. 

Un informe de la UE calcula que España habrá vacunado a casi el 60% de la población a finales de junio: la inmunidad de rebaño podría llegar antes de lo previsto

Este es un caso claro de que cuando se despliega una vacuna a este nivel pueden ocurrir eventos que no han sido identificados durante los ensayos clínicos, "para eso está la farmacovigilancia", ha reconocido Cooke. 

"Este caso también nos demuestra que la farmacovigilancia está funcionando", ha subrayado la directora ejecutiva de la EMA. 

La EMA no ha encontrado evidencia clara de que la edad y el sexo sean determinantes 

El comité no ha emitido recomendaciones de uso para la vacunación diferentes a las que se están llevando a cabo en estos momentos. 

"La mayoría de los casos se han dado en mujeres y en menores de 60 años", ha reconocido la doctora Straus. 

Sin embargo, la experta señala que no se ha podido concluir que la edad o el sexo sean factores definitivos debido a la forma diferente en la que se está administrando la vacuna en cada país. 

Fernando Simón aboga por liberalizar las patentes de las vacunas, pero defiende el derecho de las farmacéuticas a obtener beneficios

Aun así, muchos países están decidiendo no utilizar la vacuna de AstraZeneca para las personas más jóvenes. 

Esta semana, Canadá y Alemania se han sumado a Islandia, Suecia, Finlandia y Francia en la recomendación de que no se utilice la vacuna en jóvenes.

En Alemania, la vacuna no está autorizada para menores de 60 años, mientras que en Canadá solo está recomendada para mayores de 55 años. 

Otros artículos interesantes:

El COVID-19 aumenta la posibilidad de sufrir trastornos psicológicos y neurológicos, según un nuevo estudio

Un estudio en Israel aumenta las esperanzas al revelar que la vacunación protege también a los que no han recibido inyección

Así está cambiando la pandemia el negocio de las vacunas dentro de la industria farmacéutica

Te recomendamos

Y además