Pasar al contenido principal

Por qué Repsol y Cepsa se han volcado en el negocio de comercialización de electricidad

Electricidad operario
American Public Power Association/Unsplash
  • Las petroleras dan un vuelco a su estrategia y entran en el negocio de la comercialización de la electricidad.
  • Así lo ha hecho Repsol, tras la adquisición de los activos de Viesgo, o Cepsa, que a principios de año lanzaba su comercializadora de gas y luz para el mercado residencial.
  • Las petroleras españolas se apuntan a una tendencia global, a la que ya se han sumado otras compañías como la francesa Total, la portuguesa Galp o la angloholandesa Shell.

Las compañías petroleras pegan un volantazo estratégico y entran en el sector de la comercialización de electricidad. La misión es convertirse en nuevos actores del sector eléctrico y ganar cuota de mercado. Este movimiento encarnado en petroleras españolas, como Repsol o Cepsa, sigue la estela del sector más allá de las fronteras españolas y ya auspiciado por la francesa Total o la portuguesa Galp.

A principios de noviembre se confirmaba lo que se viene anunciando a bombo y platillo desde hace meses: Repsol cerraba la adquisición de los activos de Viesgo y, con este movimiento, la petrolera irrumpía en el mercado minorista de electricidad. Se convierte, así, en la quinta compañía eléctrica de España, por detrás de Endesa, Iberdrola, la portuguesa EDP y Naturgy. 

Pero no ha sido el suyo el único movimiento en esta dirección. Otra petrolera que ha dado un vuelco a su estrategia para avanzar en el negocio español de la comercialización de electricidad ha sido Cepsa. La compañía presentó a principios de año una estrategia por la que se convertía en proveedor de electricidad y gas para el mercado residencial.

Ninguno de los movimientos puede ser evaluado como un mero ensayo. Ambas compañías son paradigma de la transformación del sector energético y avanzan con paso firme en un movimiento estratégico para no perder el tren de la transición energética. Un tren que sigue la ruta marcada por Europa: que en 2030 el 27% de la energía de consumo provenga de fuentes renovables.

El escenario que se plantea va a dar, como mínimo, juego y mucho de que hablar. Las eléctricas compiten por 38 millones de clientes, de los cuales 30 son de electricidad y 8 son de gas. De estos 30 millones de clientes,13 millones tienen contratada la tarifa regulada y el resto la tarifa eléctrica libre.

Actualmente cuatro grandes eléctricas copan el grueso del mercado en España, superando el 10% de cuota de mercado cada una: Endesa, Iberdrola, EDP y Naturgy, según apuntan los datos publicados en noviembre por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). 

Repsol ya comercializa electricidad

Chica cascos
Repsol

La de Repsol se convertía en la segunda mayor operación del petróleo para entrar en electricidad por detrás de la compañía francesa Total. La petrolera cerró la compra de los activos de Viesgo y su comercializadora por 733 millones de euros, una operación con la que daba entrada al sector de la electricidad

En una entrevista con Business Insider, fuentes de Repsol apuntan que no se trata de un giro empresarial, "pensamos que todas las fuentes de energía son necesarias para afrontar con garantías la transición energética".

Leer más: Las energéticas españolas se suman al boom de las smart grids: así son las redes inteligentes para la energía

La empresa española avanza en su estrategia para operar en el negocio no regulado de electricidad y gas. Tras la operación, la empresa presidida por Antonio Brufau se ha metido en el bolsillo 2.350 MW de generación de bajas emisiones de Viesgo, a través de las centrales hidroeléctricas del norte de España, con una capacidad instalada de 700 MW, y dos centrales de ciclo combinado de gas que suman 1.650 MW.

"Se trata de una decisión estratégica, con la que hemos querido pasar de un negocio no operado y principalmente regulado, a uno en el que seamos operadores y que esté fuera de áreas con fuertes regulaciones", explican fuentes de la compañía.

El punto de partida fue la salida del accionariado de Naturgy, según indican desde Repsol, que les ha abierto las puertas a operar en el negocio no regulado de gas y electricidad. "La transformación queda clara: haremos la transición desde un negocio no operado en Naturgy, a uno operado, con alto rendimiento y rentabilidad", señalan las mismas fuentes. 

Tras la adquisición de activos de Viesgo, la capacidad total instalada de Repsol asciende a 2.950 MW, de los cuales 600MW corresponden a sus plantas de cogeneración. Además, "contamos con planes en macha que suman 289 MW adicionales en Valdecaballeros (Extremadura) y Viana do Castelo (Portugal)", inciden desde Repsol. 

Leer más: Estas son las empresas que más facturan en cada provincia española

Con la compra de la comercializadora Viesgo, Repsol se hace con un 2% de cuota de mercado, con la cartera de 750.000 clientes. Repsol ha puesto por bandera su plan estratégico que pretende sumar más de 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad hasta 2025.

Con esta cifra, la empresa se haría con el 5% de cuota de mercado, lo que la situaría en paralelo a EDP. Otro de los objetivos de la petrolera pasa por ampliar su capacidad de generación de bajas emisiones hasta los 4.500 MW, según informan fuentes de Repsol. 

En la misma línea, la energética anunció hace unas semanas dos acuerdos de compraventa de energía con Solaria, por la cual la petrolera adquiere una producción de 102 MW de energía fotovoltaica durante siete años. 

Cepsa, a por el mercado residencial de luz y gas

Trabajador Cepsa
Cepsa

Otra compañía que lanzó a principios de año su comercializadora de luz y gas para el mercado residencial fue Cepsa, con un paquete de electricidad, gas natural y combustibles. Lo hizo con el objetivo de convertirse en uno de los operadores de distribución eléctrica en España. 

"Queremos ofrecer al cliente todo lo que esté a su abasto. Muchas veces se mantiene la fidelización por el tipo de servicio que se ofrece", avanzó el director de la división de Gas y Electricidad de Cepsa, Juan Manuel García, en el marco del XIII Encuentro del Sector Eléctrico. 

La ofensiva de la petrolera en el sector energético tuvo como estandarte unos importantes descuentos de hasta el 18%. La compañía pretende alcanzar el 10% de cuota de mercado en los próximos años y situarse entre los cuatro primeros operadores del mercado español en gas y electricidad residencial.

García descartó avanzar en su ofensiva en el sector eléctrico a través de la adquisición empresarial. "Cepsa nunca ha sido una empresa compradora. Siempre se ha apoyado en el crecimiento interno", subrayó en el encuentro. En este sentido, añadió que el crecimiento de la petrolera estará muy vinculado al sector de la movilidad. 

La energética española genera electricidad, a día de hoy, a través de sus ocho plantas de cogeneración, que suman 320 MW, y una de ciclo combinado de gas que produce 388 MW. Para completar la balanza, la compañía comercializa electricidad renovable procedente de plantas renovables de terceros.

Leer más: Este gráfico muestra por qué el precio de la luz va a seguir subiendo

Igual que otras compañías del sector, Cepsa también ha visto el filón en las renovables y, por ello, a finales de este año tiene en el punto de mira poner en marcha su primer parque eólico en Jerez (Cádiz), con una potencial instalada de 28,8 MW. 

De cara a 2030, el plan estratégico de Cepsa contempla que el petróleo y el gas natural seguirán representando más del 50% de la energía, aunque las renovables irán adquiriendo mayor protagonismo. "Este es un sector muy complicado, está muy regulado. No es fácil entrar", resaltó García en su intervención. La petrolera, controlada por el fondo de Abu Dhabi Mubadala, aplazó el pasado 15 de octubre su vuelta al parqué, apuntando a la inestabilidad de los mercados. 

Al filo del mercado internacional

Refinería de Total en Texas
Refinería de Total en Texas Total

El sector petrolero español apunta las mismas tendencias que otros gigantes del sector más allá de nuestras fronteras, auspiciadas por Total, Shell o Galp. Tanto es así, que la compra de Repsol de los activos de Viesgo se convertía en la segunda mayor operación del petróleo para entrar en electricidad por detrás de Total.

Sin ir más lejos, el pasado abril, la petrolera francesa Total movía ficha y se hacía con el 74,33% del la compañía gala Direct Energie en una operación valorada en 1.400 millones de euros. Ya el año anterior, en junio, la que es la tercera minorista de electricidad del mercado francés se había hecho con la compañía belga de gas Lampiris por 175 millones de euros. 

Leer más: Tarifa de luz libre o regulada, ¿con cuál ahorrarás más?

También el pasado marzo, la portuguesa Galp hacía su incursión en el negocio de electricidad con la compra del 25% de la compañía minorista de electricidad española Podo.

"Que las petroleras inviertan en el sector eléctrico es una anticipación de un cambio", indicó Joao Diogo Marqués da Silva, consejero delegado de Galp Energia, en el marco del XIII Encuentro del sector eléctrico. "Hay un cambio hacia la electrificación y el cliente único", señaló el ejecutivo señalando que la compañía quiere convertirse en un operador integrado.

En la misma dirección apuntó la multinacional Shell que, a finales de 2017, adquirió a mayor compañía independiente de gas y electricidad británica, First Utility, por 200 millones de euros. En enero, la energética entró en el capital de la americana de energía solar Silicon Ranch y se hizo con el 44% de la compañía por 194 millones de euros. 

Otra que no quiso quedarse atrás es British Petroleum (BP) que adquirió el 24% de Pure Planet con el objetivo de ofrecer energía renovable en el mercado británico. La empresa británica entró, también, en el capital de la empresa estadounidense de energía eólica y solar Lighsource BP a finales de 2017 en una operación valorada en 178 millones de euros. 

Y además