Un acuerdo global sobre fiscalidad a las tecnológicas obligará a España a aparcar la tasa Google, pero la clave es si esto pasará antes de la primera liquidación

María Jesús Montero, ministra de Hacienda.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda.

Pool Moncloa/Fernando Calvo

  • La tasa Google española empezará a cobrarse a finales de julio, pero un acuerdo en la OCDE antes obligaría a Hacienda a posponerla.
  • EEUU ha anunciado aranceles sobre 323 millones de dólares de productos españoles, pero los ha congelado 6 meses hasta que se alcance ese acuerdo global.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La controvertida tasa Google española debe empezar a liquidarse a finales del mes que viene. Pero esto es posible que nunca acabe sucediendo.

El "histórico" acuerdo que alcanzó el G7 el sábado pasado abre la puerta a un nuevo impuesto de sociedades mínimo en todo el planeta del 15%, y las principales potencias rubricaban así su compromiso para conseguir una fiscalidad que grave a las grandes empresas digitales allí donde tengan negocio, y no donde ubiquen su sede.

Desde hace años, grandes plataformas como Facebook o Netflix han protagonizado elusiones fiscales en España a través de sus matrices en Irlanda. Las filiales españolas actúan como gestoras de publicidad, en algunos casos, con lo que reducen al mínimo los tributos que asumen en el país por los ingresos que generan en este mercado.

Con la tasa Google que entró en vigor a mediados de este enero, el Gobierno de Pedro Sánchez pretendía recaudar algo menos de 1.000 millones de euros anuales gravando con un 3% los ingresos que generen en España estas plataformas por la prestación de servicios de publicidad en línea, los servicios de intermediación en línea, o la venta de datos generados a partir de información proporcionada por sus usuarios.

El histórico acuerdo sobre el impuesto de sociedades mínimo global deja en el aire la ejecución de la polémica tasa Google

A pesar de que el debate ha sido arduo y prolongado en el tiempo, esta tasa Google española, que sigue los pasos de los tipos que han introducido países de su entorno, como Francia, podría no llegar a liquidarse. A fecha de hoy el Consejo de Estado todavía no ha concretado ni desarrollado la normativa para que las empresas puedan hacer frente a estos pagos, tal y como recordaba este medio hace un par de semanas.

Ahora, con el acuerdo del G7, se constata que este Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales podría no llegar a cobrarse nunca. El País constata algo que era de esperar: el Ministerio de Hacienda "revisará" su tasa "cuando se alcance un acuerdo global para gravar más a las multinacionales".

Este acuerdo del G7 ha sido un primer paso, pero la conclusión y el consenso global todavía tienen que llegar del seno de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde los debates se producen desde hace más de un año. Dichos debates se vieron torpedeados a mediados del año pasado a cuenta de la Administración Trump.

La Representante Comercial de EEUU anunció recientemente la aplicación de nuevos aranceles sobre productos españoles valorados en 323 millones de dólares. No obstante, el anuncio fue simultáneo a la congelación de dichos aranceles: la Administración Biden confía en poder alcanzar el acuerdo con la OCDE antes de que entren en vigor dentro de 6 meses.

Las multinacionales deberán declarar sus beneficios y los impuestos que pagan en cada país de la UE: acuerdo en Bruselas para exigir más transparencia fiscal a las grandes empresas

El acuerdo del G7 de crear un impuesto de sociedades mínimo en todo el mundo del 15% no afectará al español, que de hecho se eleva al 25%, pero incentivará que estas multinacionales no se trasladen a países con tributaciones ventajosas. El 15% es el número que formalmente EEUU ha propuesto a la OCDE.

No se conoce todavía la letra pequeña de este acuerdo y de hecho algunos especialistas advierten que podría ser insuficiente: plantea gravar fundamentalmente a empresas tecnológicas en mercados en los que su margen de beneficios supere el 10%. Especialistas consultados por The Guardian ya advertían en un artículo de este martes que esto abriría la puerta a que las multinacionales hicieran ingeniería contable para tratar de sortear estos nuevos tipos.

De hecho, Amazon, sobre el papel, se libraría de lo acordado por el G7, aunque la multinacional ha reconocido estar dispuesta a que se le aplique. Por el momento, y con la primera liquidación del tipo a finales de julio tambaleándose, empresas como Amazon o Google han subido sus precios a sus clientes.

LEER TAMBIÉN: El FMI pide armonizar el impuesto de sociedades en Europa y critica que las multinacionales han reducido su carga fiscal pese al aumento de sus beneficios

LEER TAMBIÉN: España recaudaría 700 millones más al año con un impuesto de sociedades mínimo del 15%, y hasta 12.400 millones más con un tipo mínimo del 25%

LEER TAMBIÉN: Trabajo plantea anular los despidos disciplinarios de trabajadores temporales en condiciones fraudulentas

VER AHORA: Por qué regalamos en San Valentín: el origen de la tradición más romántica