De liderar la recuperación frenarse en seco: España se convierte en la economía del euro que más se enfría en el primer trimestre

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.
La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, durante una comparecencia de prensa.
REUTERS/Susana Vera

En cuestión de meses, España ha pasado de 100 a 0: de liderar la recuperación de las economías europeas, a quedarse atrás.

La economía española despidió 2021 encabezando el crecimiento de los países de la eurozona. En el cuarto trimestre, el PIB creció un 2,2%. En 2022, de crecer un 2,2% hemos pasado a un 0,3%. Freno en seco.

España se ha convertido en la economía que más se ha ralentizado en 2022, según el último avance del PIB de la eurozona publicado hoy por Eurostat. 

Le siguen Países Bajos, que a finales de 2021 crecía un 1% y ahora un 0; Italia, que ha pasado de un 0,7% a caer un 0,2% y quedarse al borde de una recesión técnica; y Francia, cuyo PIB subió un 0,8% en 2021 y en 2022 se ha congelado. 

En cambio, el crecimiento medio de los países del euro se mantuvo estable en 2022: creció un 0,3%, aunque esto se debe a que el crecimiento de finales de 2021 ya era errático: otro 0,3%. Frenarse todavía más ya implicaría hacer sonar los tambores de recesión.

,

En España, el PIB se desaceleró al 0,3% en el primer trimestre de 2022, respecto al trimestre anterior. Si a finales de 2021 la economía rebotó un 2,2%, con más fuerza de lo esperado, en 2022 la sorpresa ha sido negativa: entre enero y marzo el avance fue de sólo un 0,3% intertrimestral.

Se trata de una diferencia de casi 2 puntos respecto al crecimiento del cuarto trimestre de 2021. Un peor comportamiento que no tiene que ver con la guerra en Ucrania, cuyos efectos todavía no habían llegado en marzo.

Este peor comportamiento se explica porque los hogares españoles gastaron menos, según el último avance del INE. El consumo de las familias cae en el primer trimestre, y lo hace lastrado por una inflación que encarece la vida y lleva erosionando su poder adquisitivo desde hace meses. Eso, y ómicron, que en las primeras semanas de 2022 afectó a la actividad, con caídas de la demanda en turismo o la hostelería.

El avance de PIB del INE, sin embargo, ha sorprendido a los analistas, ya que contrasta con los buenos datos de empleo y los datos de consumo de los primeros meses del año. 

Otros artículos interesantes:

Las 5 amenazas que tener en el radar porque definirán el futuro de la economía en 2022 y 2023, según el Fondo Monetario Internacional

España, la única gran economía europea que se podría salvar de una recesión a finales de 2022, según el FMI

5 gráficos que pueden anticipar si una nueva recesión está a la vuelta de la esquina

Te recomendamos