Pasar al contenido principal

EEUU mantiene su cruzada contra Huawei: ahora le acusa de crimen organizado y robo ayudando a Irán y Corea del Norte

Meng Wanzhou, CFO de Huawei
Meng Wanzhou, CFO de Huawei

Reuters

  • El Departamento de Justicia (DOJ) acusó a la compañía china de telecomunicaciones Huawei de conspiración por violar la Ley de Organizaciones Corruptas y Crimen Organizado (RICO).
  • La Administración Trump ha presentado cargos contra la compañía durante casi un año, mientras las tensiones geopolíticas entre EEUU y China continúan aumentando.
  • La última acusación incluye información que alega que la empresa presuntamente trató de robar secretos comerciales de 6 compañías tecnológicas diferentes de EEUU y "ofreció declaraciones erróneas reiteradas a funcionarios estadounidenses, incluidos agentes del FBI y representantes del Comité Selecto Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU, en relación con sus esfuerzos por apropiarse indebidamente de secretos comerciales".
  • También alega que la compañía ocultó su participación en proyectos comerciales y tecnológicos en Irán y Corea del Norte utilizando los nombres en clave "A2" y "A9".
  • Huawei ha negado las acusaciones del Departamento de Justicia: "El Gobierno no prevalecerá sobre estos cargos que demostraremos que son infundados e injustos".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La empresa china de telecomunicaciones Huawei y su directora financiera (CFO), Meng Wanzhou, serán acusados ​​de hasta 16 cargos de conspiración y extorsión por robar secretos comerciales de otras 6 compañías. El demandante será el propio Gobierno de EEUU, según su Departamento de Justicia (DOJ), que asume negocios ilegales con Irán y Corea del Norte.

Todo parte de la sentencia prima de un Tribunal Federal americano cuyo el jurado acusó violaciones a la Ley de Organizaciones Corruptas y Crimen Organizado (RICO). El escrito de la Fiscalía estadounidense alude, entre otras irregularidades, a cómo el gigante chino habría adquirido información sensible de empresas estadounidenses por métodos ilícitos.

Leer más: Gigantes como Intel o Micron parecen haber encontrado un 'atajo' para esquivar el veto de la Administración Trump a Huawei

El DOJ emitió entonces la acusación de violar acuerdos confidenciales con las empresas tecnológicas tras obtener acceso a su propiedad intelectual. Según el órgano judicial, la organización china tenía un programa de bonificación que recompensaba a los empleados que obtenían información confidencial de sus competidores y los premiaba por compartirla.

"La política de empresa dejó claro que los empleados que proporcionaron información valiosa serían recompensados ​​financieramente", asegura el DOJ en su escrito oficial.

Huawei, por su parte, ha negado las acusaciones del Departamento de Justicia y asegurado a Business Insider que los cargos no son más que una reconversión (reempaquetado) de unas acusaciones civiles que tienen más de 20 años de antigüedad "y que nunca han sido la base de ningún juicio monetario significativo contra Huawei", ha indicado. "Demostraremos que los cargos son infundados e injustos".

Leer más: EEUU dobla sus acusaciones contra Huawei y dice tener "pruebas" de que la compañía tiene "puertas traseras" en la tecnología de redes que suministra

EEUU acusa a Huawei de robar secretos comerciales para Irán

El Departamento de Justicia de EEUU ha acusado formalmente este jueves a Huawei de conspiración para el robo de secretos comerciales de 6 compañías tecnológicas estadounidenses. Además, atribuye a la compañía china vínculos con países sometidos a sanciones, señalando directamente a Irán, al que Huawei habría ayudado a instalar sistemas de vigilancia interna que emplea el Gobierno chino para reprimir a la disidencia, según Reuters.

La tecnología de vigilancia instalada por Huawei habría permitido a Teherán el seguimiento, identificación y arresto de los implicados en las protestas contra el Gobierno iraní que se produjeron en Teherán en 2009. Este es el segundo caso que afronta Huawei en EEUU por supuestos vínculos ilícitos con Irán, tras haberse declarado no culpable en 2019 en un proceso sobre presunto fraude bancario, obstrucción a la justicia y violación de sanciones contra el régimen iraní.

Leer más: La guerra fría tecnológica entre Estados Unidos y China está lejos de acabar con el acuerdo comercial: todas las batallas pendientes

"Cuando se enfrentaron con evidencia de irregularidades, los acusados ​​presuntamente hicieron declaraciones erróneas repetidas a funcionarios estadounidenses, incluidos agentes del FBI y representantes del Comité Selecto Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU para encubrir sus intentos de apropiarse indebidamente de secretos comerciales", detalla el Departamento de Justicia.

Una historia de confrontación

La administración Trump lleva cerca de un año presentando diversos cargos contra Huawei en un contexto todavía más conflictivo: la guerra comercial y tensión geopolítica entre China y EEUU. También con sus vecinos canadienses, que en diciembre de 2018 arrestaron a la directora financiero de la firma asiática por encubrir los enlaces de Huawei con Irán.

Leer más: La UE ignora la petición de Trump de vetar a Huawei en el 5G, aunque deja la decisión en el tejado de cada país

El punto álgido de la relación entre ambos países con Huawei en medio se dio el pasado mes de mayo, cuando el Gobierno de EEUU incluyó al gigante chino en una lista negra de empresas que no podían negociar con firmas estadounidenses sin que la Administración lo aprobase.

La situación en la actualidad no ha dejado de complicarse. Este jueves, Huawei se despertó con un nuevo litigio entre manos: la acusación de crear puertas traseras en teléfonos móviles para espiar a las fuerzas del orden público, según contaron funcionarios de la Administración Trump a The Wall Street Journal.

Y además