Pasar al contenido principal

Estos son los planes que SpaceX, Blue Origin y Virgin Galactic tienen para llevarnos al espacio

  • Durante los tres últimos años hemos sido testigos de una nueva carrera por conquistar los viajes espaciales esta vez, de forma comercial.
  • Jeff Bezos, Richard Branson y Elon Musk están detrás de estos mastodónticos proyectos.
  • Elon Musk va mucho más allá, y mientras prepara la colonización de Marte también quiere que viajemos de una punta a otra del mundo en menos de una hora.

Esta es la transcripción del vídeo

SpaceX, Blue Origin y Virgin Galactic están en plena carrera espacial moderna. Es similar a cuando Estados Unidos y la Unión Soviética competían por llevar a sus astronautas a la Luna, estas compañías dirigidas por millonarios se están apresurando en llevar al espacio a gente como tú y como yo. Pero, ¿Cómo lo van a hacer?

Empecemos con Blue Origin, el apasionante proyecto de Jeff Bezos, CEO de Amazon . Blue Origin se centra en los vuelos espaciales comerciales o en el turismo espacial. Planea lanzar un cohete propulsor con una cápsula de pasajeros anexa a 60 millas (97 km) sobre la superficie hacia el espacio suborbital. En la parte superior del arco del cohete, la cápsula se desprenderá, y durante unos cuatro minutos los pasajeros experimentarán la ingravidez. Se les permitirá desabrocharse los cinturones de seguridad y flotar alrededor de la cabina, mirando por la ventana la curvatura de la Tierra. La cápsula comenzará entonces a caer de nuevo en la atmósfera y se desplegarán paracaídas para hacerla descender lentamente. El viaje completo sólo dura unos 11 minutos. Un billete en Blue Origin’s New Shepard probablemente costará más de 200.000 dólares, eso son más de 18.000 dólares por minuto. Blue Origin ha probado el cohete New Shepard unas nueve veces y la compañía esperaba enviar civiles al espacio en 2018.

Leer más: Estos son los 8 mayores cambios que experimenta el cuerpo humano al pasar mucho tiempo en el espacio según la mayor investigación de la NASA hasta la fecha

Virgin Galactic también tiene como objetivo hacer que los viajes espaciales comerciales sean accesibles. Pero el vehículo que está usando se ve muy diferente. La Unidad SS de Virgin Galactic se parece más a un avión que a un cohete. La nave está compuesta del WhiteKnightTwo, un avión portaaviones y el SpaceShipTwo, una nave espacial de pasajeros. La SpaceShipTwo puede transportar hasta seis pasajeros y dos tripulantes. Las nave de pasajeros se separa del plano del portaaviones a unas nueve millas (14 Km) sobre la superficie de la tierra. La nave entonces dispara los motores de sus cohetes para volar unas 50 millas (80 KM) más lejos hasta alcanzar el espacio suborbital. Similar al Blue Origin, los pasajeros experimentarán de cuatro a cinco minutos de ingravidez antes de que la nave ingrese de nuevo en la atmósfera. El viaje total debería durar unas dos horas y media. Virgin Galactic ha realizado tres vuelos de prueba con cohetes de la Unidad SS y esperaba llevar a sus primeros pasajeros a finales de 2018. El fundador Richard Branson será uno de los primeros en hacer el viaje. Y Virgin Galactic ya ha vendido 700 billetes para futuros vuelos, con un precio de 250.000 dólares cada uno.

La empresa SpaceX de Elon Musk también quiere enviar gente al espacio. El objetivo final de SpaceX es establecer colonias en otros planetas. La nave que SpaceX pretende enviar a Marte podría albergar a 100 personas, y el viaje duraría algo más que cuatro minutos. Pero SpaceX también plantea enviar a gente al espacio en su camino hacia otros destinos más terrenales. El gran cohete Falcon se adentrará brevemente en el espacio para ir acortando el viaje a larga distancia. Viajar en cohete desde Nueva York a Tokio, por ejemplo, sólo llevaría 37 minutos. Y no tardarías más que una hora en llegar a cualquier punto de la Tierra.

Blue Origin, Virgin Galactic y SpaceX son los principales protagonistas de carrera espacial moderna, pero hay más empresas en el mercado. Se estima que el turismo espacial podría generar 1.600 millones de dólares en ingresos en la próxima década. Así que no importará que compañía cruce primero esa línea de meta, inevitablemente habrá otra carrera. Después de todo, el espacio es infinito.