Pasar al contenido principal

Un grupo de médicos ha empezado a colaborar con una farmacéutica para clonar los anticuerpos de pacientes recuperados para lograr dos meses de inmunidad contra el coronavirus

Médicos del hospital Mount Sinai
Reuters
  • Un grupo de médicos e investigadores del Hospital Mount Sinai y la farmacéutica Sorrento están clonando los anticuerpos de pacientes recuperados de COVID-19 para usarlos como tratamiento contra la enfermedad. 
  • La idea es inyectar los anticuerpos directamente en el cuerpo de los pacientes para otorgarles inmunidad contra el COVID-19 durante dos meses.
  • La terapia está pensada para aquellos pacientes que no tengan acceso a una vacuna y espera empezar los ensayos clínicos en julio. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Hospital Monte Sinaí (Nueva York, Estados Unidos) está colaborando con la farmacéutica Sorrento recuperando anticuerpos de pacientes que ya han pasado la enfermedad para clonarlos y desarrollar una posible terapia contra el COVID-19, según informa Futurism

La idea es que esos anticuerpos clonados y producidos en masa se puedan inyectar en una persona todavía no infectada para inmunizarla contra la infección. También esperan que pueda ayudar a los pacientes que han sido contagiados a luchar contra la enfermedad. 

Gracias a la alianza con el hospital, Sorrento tiene acceso a más de 15.000 muestras de pacientes que han sido diagnosticadas con el test de anticuerpos desarrollado en el propio Monte Sinaí y que hace poco obtuvo la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para su uso. 

Leer más: La apertura de las guarderías y colegios en la siguiente fase de la desescalada contrasta con las dudas de los científicos sobre cómo propagan los niños el coronavirus

El CEO de Sorrento, Henry Ji, espera que la terapia proteja a los pacientes durante dos meses seguidos y la posiciona como una alternativa mejor a la vacuna. 

"Una vacuna lleva tiempo para generar inmunidad y no todo el mundo responderá bien a una vacuna, especialmente los ancianos y los pacientes inmunocomprometidos", ha asegura Ji a Futurism. "Un cóctel de anticuerpos neutralizantes evita la necesidad de que un paciente responda bien a una vacuna y le da inmunidad instantánea al ser inyectado".

El cóctel de anticuerpos de Sorrento incluye a tres tipos para intentar que la terapia funcione incluso si tiene que hacer frente a futuras mutaciones del virus en posibles próximas olas. 

La farmacéutica quiere empezar ensayos clínicos en julio y tener un tratamiento experimental disponible a finales de año. 

Sorrento no es la única farmacéutica trabajando en estas terapias: Eli Lilly, GSK, Amgen y Astra Zeneca son otros gigantes apostando por este tratamiento. La revista Science asegura que hay en torno a 50 iniciativas en marcha explorando esta vía para hacer frente al coronavirus sin tener que esperar a una vacuna. 

La compañía más adelantada en esta carrera es Regeneron, que está especializada en estas terapias y ya desarrolló con éxito un tratamiento para el ébola. Sin embargo, el propio presidente de la compañía ha asegurado que no puede reemplazar a una vacuna, sino que es un "recurso provisional". 

Y además