Pasar al contenido principal

Auge y caída de Sega: del éxito masivo durante la década de los 90 a la irrelevancia cultural

  • Sega es a empresa japonesa de videojuegos que muchos conocen ahora por estar detrás del famosísimo Sonic. 
  • Durante la década de los 90, gozó de una inmensa fama al desafiar el dominio de Nintendo en el mercado de occidente.
  • Sega fue perdiendo popularidad a base de heridas autoinfligidas, pero sigue produciendo videojuegos para otras consolas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo. 

Manny Fidel: Entre los fans de la industria de los videojuegos, hay algo llamado la “Guerra de las Consolas”. Hoy en día es una batalla entre Nintendo, Sony y Microsoft para ver qué consola consigue hacer que los fans quieran gastar más dinero. Pero antes de que Microsoft entrara en la contienda con la primera generación de la Xbox en 2001, hubo otra compañía que completaba la santísima trinidad de los videojuegos. 

Sega es una empresa japonesa de videojuegos que gozó de gran popularidad en los años 90. Pero pasó de vender más de 30 millones de consolas Sega Genesis en el apogeo de su fama en 1993 a vender solo 3 millones de unidades de su última consola antes de descontinuar su imperio del hardware. Entonces, ¿qué fue lo que pasó?

Estamos en el año 1988. Man In The Mirror de Michael Jackson es el éxito número uno de la lista Billboard, y el reproductor de CD de Sony se vendía por unos 400 dólares. También es el año en el que Sega lanza el Sega Mega Drive en Japón. En ese momento, la industria mundial de los videojuegos la dominaba Nintendo, cuya Nintendo Entertainment System (NES) era, como mucho, la más exitosa consola del mercado.  Con un icónico fontanero bigotudo como mascota y una serie de videojuegos para toda la familia, no había prácticamente ninguna competencia. A principios de los 90 en Estados Unidos, Nintendo tenía el 94% del mercado de los videojuegos, con 3.000 millones de dólares en el país. Era una locura desafiar ese dominio, pero ahí es donde Sega entra en escena. 

Sega ya se había hecho un nombre en Japón haciendo videojuegos de arcade, pero su consola doméstica, la Sega Mega Drive, luchaba por mantenerse. Fue entonces cuando Michael Katz, presidente de Sega en América, decidió que para desafiar a Nintendo, Sega debía centrarse más en el mercado de Occidente. La Mega Drive fue rebautizada como Genesis en América. Katz propuso ir a la yugular atacando la reputación de Nintendo a través del marketing.

Anuncio de TV: La Sega Genesis tiene una gran potencia de procesamiento, la Super Nintendo no. Genesis hace lo que Nintendo no puede. 

Many: La imagen de Sega como una versión más fresca y adulta de Nintendo empezó a calar entre los fans. Por ejemplo, debido a las restricciones internas, la serie Mortal Kombat de Nintendo no podía mostrar sangre. Pero en Sega…

Sin embargo, para hacerse con la corona de los videojuegos de Nintendo, Sega tuvo que inventarse una mascota que pudiera competir con Mario, una que pudiera atraer fácilmente al público americano. La compañía encargó este trabajo al artista Naoto Ohshima, y él acabó presentando un pequeño personaje llamado Sonic The Hedgehog. Los juegos de Sonic en Sega ofrecían una experiencia en el ritmo mucho más rápida y orientada a la acción que muchos americanos preferían a los lentos plataformers de Mario. El auge en las ventas llegó cuando Sega decidió bajar le precio de Genesis e incluir una copia de Sonic con las nuevas compras. Esta táctica llevó a la venta de 15 millones de unidades adicionales. 
Para 1992, Sega ya había igualado a Nintendo en ventas en Estados Unidos. De 1989 a 1993, Sega pasó de 800 millones de dólares en ventas a 3.600 millones. Sega se consolidó como un competidor de primer nivel y una fuerza a tener en cuenta.

Y entonces…

Leer más: Las 25 fotos que resumen los 130 años de vida de Nintendo: desde fabricar cartas a mano a ser un gigante de los videojuegos 

Anuncio de TV: ¡Hey! ¿Aún no tienes un CD de Sega?

El CD de Sega era un dispositivo adicional para la Sega Genesis. Te permitía escuchar música y jugar a nuevo juegos de aventuras con imágenes de acción en vivo. Pero en lugar de invertir su tiempo en nuevos e innovadores juegos que pudieran atraer a nuevos clientes, Sega optó por este dispositivo adicional. No podía aumentar su cuota de mercado con este producto porque solo las personas que ya disponían de la consola Sega Genesis podían utilizarlo. 

El CD de Sega también sufrió una terrible publicidad después del lanzamiento de su juego Night Trap, que permitía al jugador ver “cintas de vigilancia” de adolescentes tratando de escapar de los chicos malos que irrumpían en sus casas. Esta escena en particular fue citada en la audiencia del Congreso de Estados Unidos, estaba dirigida por Joe Lieberman en 1993. Lieberman dijo que Night Trap promovía la violencia contra las mujeres y no debería estar en manos de los niños. Para empeorar las cosas para Sega, el presidente de Nintendo, Howard Lincoln testificó en esa audiencia. 

Howard Lincoln: Quiero declarar que Night Trap nunca estará en una consola de Nintendo. 

Manu: Décadas más tarde, el juego fue relanzado en la Nintendo Switch. Pero eso no viene al caso. 

Todo esto perjudicó la credibilidad de Sega, que demostró ser perjudicial cuando lanzó el Sega Saturn en Estados Unidos durante una conferencia del E3 en 1995. Tenía una impresionante ficha técnica, pero a 400 dólares, era caro para una consola que aún no contaba con muchos juegos. Tampoco ayudó que surgiera un nuevo jugador en la guerra de las consolas. La PlayStation presentaba elegantes modelos en 3D, mientras que el Sega Saturn todavía se basaba parcialmente en sprites en 2D. Y para rematarlo, la PlayStation solo costaba:

Steve Race: 299 dólares.

Manny: 100 más barato que el Sega Saturn, no era ningún inconveniente para los jugadores. 

Las aspiraciones de la consola de Sega sufrieron otra sacudida financiera cuando lazaron la Sega Dreamcast en 1998. El presidente de Sega en América en aquel momento, Bernie Stolar, ha reconocido desde entonces los errores de la Dreamcast. Le dijo a Polygon que la compañía debería haber creado una mayor variedad de juegos en lugar de centrarse en proporcionar conexión a Internet a los pocos juegos que tenía en la Dreamcast. Los juegos online no despegaron realmente hasta que Microsoft lazó Xbox Live en 2002. 

Pero al principio no todo eran malas noticias. La Dreamcast vendió la impresionante cantidad de 372.000 unidades en los primeros cuatro días. Después de un año, sin embargo, las ventas de la Dreamcast se desplomaron. De 1998 a 2001, la Dreamcast solo vendió 3 millones de unidades en Estados Unidos. En el último año de vida de la Dreamcast, Sega perdió más de 200 millones de dólares. Con la PlayStation 2 a la vuelta de la esquina, era la última consola que Sega crearía. 

A día de hoy, Sega existe solo como empresa de videojuegos. Hace juegos para las consolas más populares. Y aunque ha habido varios rumores de que Sega va a volver a las consolas, no se ha confirmado nada aún.

Y además