Venecia se inunda, y la tecnología de este ingeniero español ayudará a saber a qué velocidad para prevenir posibles daños al patrimonio

Una calle de Venecia en una de sus últimas inundaciones.
Una calle de Venecia en una de sus últimas inundaciones.

REUTERS/Manuel Silvestri

  • Investigadores están recreando modelos 3D de una isla de Venecia, San Giorgio Maggiore. En el proceso descubrieron que la cripta de una basílica estaba anegada.
  • Los investigadores asumieron que necesitaban más datos sobre cómo y a qué velocidad se está sumergiendo Venecia, y Divirod se puso en contacto con ellos.
  • Esta startup estadounidense fue fundada por un español, Javier Martí, y su tecnología permite generar modelos hidrográficos muy exactos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Divirod es una startup de Boulder (Colorado, EEUU) fundada por un español, Javier Martí, cuyo propósito es ayudar a monitorizar al milímetro grandes masas de agua. Su tecnología consiste en una serie de sensores capaces de reaprovechar las señales de los satélites en órbita que rebotan sobre bahías, lagos, acuíferos, piscinas, estanques e incluso nieve acumulada.

Ahora esta tecnología se ha desplegado en la isla de San Giorgio Maggiore en Venecia, e investigadores del patrimonio de la ciudad italiana están entusiasmados con lo que pueden conseguir gracias a la misma. De hecho, ya sueñan con un sistema de alarmas que permita a los expertos anticiparse a las subidas de marea que puedan afectar a edificios y bienes culturales.

"La cuestión es que sería posible usar todos estos datos dinámicos" que Divirod obtiene, "como la frecuencia del oleaje, el viento y la dirección del mismo" para crear "un sistema de alarmas" que permita a los investigadores conocer con la antelación de unas horas cuando van a subir las mareas y pueden afectar a algún monumento de la ciudad de los canales.

Así lo desgranó Adam Lowe, el fundador de Factum Arte, una empresa española especializada en conservación cultural y nuevas tecnologías que nació hace 20 años y que participa en una iniciativa suiza e italiana a través de su fundación, la Factum Foundation. La iniciativa es ARCHiVE, un proyecto que busca una perfecta recreación en modelos 3D de la isla de San Giorgio Maggiore.

Javier Martí, el español que ha creado un sensor para predecir riesgos relacionados con el agua, desde inundaciones a techos afectados por la nieve: "Es un recurso finito y la gente no se da cuenta"

La idea de ARCHiVE es replicar sus éxitos en la isla de San Giorgio Maggiore al resto de la ciudad de los canales, haciendo una recreación de Venecia al completo.

En este proyecto colaboran instituciones como la Escuela Politécnica de Lausana (Suiza), la propia Factum Foundation o la fundación Giorgio Cini. Precisamente, en el marco del 70 aniversario de la fundación Giorgio Cini, el especialista Adam Lowe expuso en un seminario web que cuando el nivel del agua en Venecia sube por encima de los 130 centímetros se generan múltiples problemas.

Uno de ellos es que la cripta de la basílica de San Giorgio Maggiore se inunda. "Una cripta no debería inundarse", recuerda el experto. Venecia ha dispuesto a su alrededor una serie de diques mecánicos bautizados como el Mose para tratar de contener las subidas de marea más peligrosas, el acqua alta. El Mose está en pruebas hasta finales de este mismo año.

Sin embargo, en diciembre del año pasado Venecia registró su mayor marea, de 138 centímetros, superando el punto crítico que mencionaba el propio Lowe en su charla y desbordando también las capacidades del Mose. Venecia está a punto de convertirse en un patrimonio de la humanidad en peligro e incluso ha tomado medidas como la prohibición de la llegada de grandes cruceros.

Aquí entra Divirod, como un complemento a las capacidades de la ciudad italiana para protegerse de las acometidas del mar.

Los sensores de Divirod se instalaron en agosto

Sensor de Divirod instalado en Venecia.

Divirod

Adam Lowe participó en un programa de radio en septiembre de 2020 explicando en qué consistiría el proyecto ARCHiVe con el que digitalizarían la isla de San Giorgio Maggiore en Venecia. Divirod escuchó la entrevista y se puso en contacto con la Factum Foundation, explica el propio organismo en su web, que destaca cómo las conversaciones culminaron en agosto de este año.

Fue a finales de agosto de este 2021 cuando Divirod instaló uno de sus sensores en la isla veneciana para colaborar en ARCHiVe "documentando y estudiando tanto el patrimonio cultural como los cambios naturales que se producen alrededor de la isla". "Divirod ha desarrollado un radar pasivo que usa satélites y recopila datos localmente para generar modelos hidrológicos muy certeros".

"Su software crea representaciones dinámicas de mareas, oleajes, velocidad y dirección del viento", con lo que los investigadores podrán predecir erosiones al patrimonio así como inundaciones. "Divirod ha puesto sobre la mesa uno de sus sensores más avanzados para monitorizar la relación entre costa y mar de la isla, y los datos son accesibles en tiempo real", incide.

Cómo será viajar a Venecia en 2022: la ciudad flotante será la primera en cobrar por el acceso

Lowe, en su charla, destaca que el estudio de datos tan concretos permiten imaginar una situación "emocionante" que ya ha desatado toda una serie de debates y conversaciones en las islas sobre el potencial de esta tecnología. "San Giorgio tiene problemas específicos cuando la marea sube. La situación es crítica", abundaba el experto.

"La cuestión es que ahora es posible usar estos datos dinámicos para crear un sistema de alarmas" con la que los especialistas puedan saber con una anticipación de horas cuando se va a producir una subida de la marea que pueda afectar a la urbe. Por el momento, el uso que se le está dando es para preservar e investigar el patrimonio. Pero los potenciales casos de uso son muchos más.

El patrono de la Factum Foundation recordaba en su intervención que habitualmente los proyectos de investigación requieren que los investigadores conozcan o predigan sus resultados de antemano, para poder formular sus hipótesis. Divirod ofreció entonces una tecnología que era completamente disruptora para los procesos de catalogación 3D patrimonial de San Giorgio Maggiore.

"Con su notable sensor, en cuestión de días comenzó a recopilar datos día y noche, 24 horas y siete días a la semana. Ahora seremos capaces de analizar la velocidad a la que Venecia se está hundiendo. No sabemos qué pasará". Lo único que se sabe por el momento es que la ciudad se está sumergiendo.

Martí, el CEO de Divirod, explica a Business Insider España que el sensor que se ha instalado en Venecia se ubica en uno de los edificios de la fundación Giorgio Cini, anfitriona del proyecto ARCHiVe, al otro lado de la Piazza San Marco, y la idea es "aumentar el número de sensores para recoger más datos en tiempo real y aumentar la capacidad de predicción de mareas altas".

Divirod, una firma norteamericana con tecnología española

Javier Martí, CEO de Divirod.
Javier Martí, CEO de Divirod.

Divirod

El de Venecia es un nuevo caso de uso para Divirod, con la que Javier Martí convirtió en negocio una de las preocupaciones que siempre le han atañido: el agua es un recurso finito y no lo estamos gestionando adecuadamente.

El lema de la compañía, de hecho, es "digitalizar el agua". A medida que el nivel de los mares crece a causa del calentamiento global, Martí y su equipo consideran que, además de tratar de reducir los efectos del cambio climático, la sociedad se tiene que preparar para ser más resiliente y tratar de paliar sus consecuencias.

Estas 49 fotos muestran la decepcionante realidad de Venecia: calles inundadas, multitudes y precios altísimos

Una de las consecuencias más inmediatas y visibles serán precisamente la subida de los niveles del mar, que se produce año a año, poco a poco, y que sumergirá muchas zonas costeras a lo largo y ancho del globo. Los sensores de Divirod prometen anticipar estos cambios geográficos.

No son los únicos casos de uso. Los sensores de Divirod permiten generar modelos hídricos muy exactos gracias a que reaprovechan las señales de los satélites que hay en órbita cuando estas señales rebotan sobre estas enormes masas de agua. Esa tecnología permite a la compañía recopilar datos sobre enormes áreas de líquido.

O de sólido: los sensores también se están desplegando en grandes superficies comerciales norteamericanas en épocas de nevada. Con los datos que recopila, los sistemas de Divirod permiten prever posibles hundimientos de techo por nieve acumulada sobre grandes almacenes.

De esta manera su tecnología también representa un elemento competitivo muy a tener en cuenta, ya que su CEO, Javier Martí, explicaba en una entrevista con Business Insider España que frente a los convencionales sistemas de boyas, un sensor podría servir para sustituir a varias de ellas. "Hasta ahora, se medía el agua de una forma analógica", reflejaba entonces el socio de Martí, Adam Wilson.

Otros artículos interesantes:

El telescopio espacial Hubble de la NASA detecta misteriosos cambios en la Gran Mancha Roja de Júpiter

Ensaladas que reducen la presión arterial: salen a la venta los primeros tomates editados genéticamente con CRISPR

LinkedIn prueba un servicio de venta de entradas para eventos virtuales, según ha desvelado el código de la última actualización de su app

Te recomendamos

Y además