Inspectores de Trabajo y técnicos de Hacienda, de detectives a 'hackers': qué hacen y qué piden para seguir fiscalizando en la nueva economía digital

Inspectores de la Agencia Tributaria ante la vivienda de Rodrigo Rato
Reuters
  • Inspectores de Hacienda y de Trabajo afrontan desafíos similares ante la digitalización de la economía: ¿cómo se inspecciona una empresa con trabajadores en remoto?
  • Aunque la digitalización de ambos organismos ha sido desigual, centrales sindicales de los dos exigen más recursos y más personal para hacer frente a la crisis pospandemia.
  • El uso de nuevas tecnologías así como la información extraída de redes hace que muchos de estos inspectores usen técnicas propias de verdaderos detectives digitales.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ellos son los ojos de la administración.

El oficio de los técnicos de Hacienda y Seguridad Social ha cambiado mucho en las últimas décadas. Si hace años uno se los podía imaginar como una suerte de detectives privados, a la 'caza' de evasores y defraudadores o destapando injusticias en el ámbito laboral, ahora se les podría definir como auténticos hackers.

La razón no es otra que la digitalización, que como en muchos otros tantos sectores, se ha visto acelerada por la pandemia. La suerte, por decirlo de algún modo, es que muchos profesionales tanto de la Agencia Tributaria como de la Inspección de Trabajo ya estaban preparados para trabajar en remoto y afrontar los nuevos desafíos que deja la 'nueva normalidad'.

Por ejemplo: ¿cómo se inspecciona una empresa cuando todos sus trabajadores están en su casa? ¿Hay suficientes inspectores en la Agencia Tributaria para atender la nueva tasa Google? ¿Será 2021 un año clave para la fiscalidad de la era digital en España?

La CNMC avisa que solo cuenta con "15 personas" para regular youtubers e influencers: "Veremos cómo lo hacemos"

No obstante, la digitalización tanto en Hacienda como en la Seguridad Social también deja muchos desafíos. Es algo en lo que coinciden los cuatro sindicatos con los que ha hablado Business Insider España: el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), el Sindicato Independiente de la Agencia Tributaria (SIAT), la Unión Progresista de Inspectores de Trabajo (UPIT) y el Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (SITSS).

Detectives y hackers: dos perfiles complementarios

Si históricamente el trabajo de un inspector de Hacienda o de Trabajo ha consistido en hacer visitas presenciales, cotejar declaraciones, cruzar datos y hacer las preguntas correctas a las personas pertinentes, ahora hay que añadir los conocimientos técnicos que han tenido que adquirir muchos de estos profesionales.

"El sistema ha evolucionado mucho", reconoce Ana Ercoreca, presidenta del SITSS. Explica que su abuelo también fue inspector de Trabajo. "Si le cuentas cómo trabajamos y cómo actuamos ahora, para él sería impensable. Él cogía su coche, iba de pueblo en pueblo con su orden de servicio... y no había sistemas informáticos. Era difícil saber si un trabajador estaba dado de alta, tenías que hablar con Tesorería", reconoce.

Prohibido pagar más de 1.000 euros en efectivo: esta norma contra el fraude fiscal podría afectar también a los particulares

Pero la presencialidad no se puede perder. "Siempre habrá que ir a un andamio o ver si una máquina está bien instalada", apostilla.

En eso coincide Manuel Porras, secretario de Organización del SIAT. "Hay que hacer de todo. Hay que buscar en las bases de datos para comprobar qué viviendas tiene un contribuyente, pero a lo mejor también tenemos que ir a un colegio para ver si sus hijos están escolarizados en dónde dicen residir". Porras habla del caso de los posibles contribuyentes deslocalizados: elusores de impuestos que dicen residir fuera de España para tributar en otro país, pero en realidad permanecen aquí. 

Una digitalización a dos tiempos

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el de Seguridad Social, José Luis EscriváLa ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el de Seguridad Social, José Luis Escrivá

Ministerio de Trabajo

Además, expone que la digitalización no se ha gestionado igual en la AEAT que en el ITSS. En la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social consiguieron que los profesionales cambiasen su viejo ordenador profesional que en algunos casos superaba ya los 10 años de uso.

Mercedes Martínez, portavoz de la UPIT y también inspectora de Trabajo, destaca que, además, en la AEAT sí cuentan con equipos especializados en investigación informática. En la Seguridad Social son sus funcionarios los que en muchos casos, y en función de la dirección provincial de la que dependan, tienen que obrar a conveniencia para tratar de detectar posibles fraudes de contratación incluso a través de las redes sociales.

Las claves de la reforma fiscal que prepara Hacienda: más impuestos especiales, un nuevo sistema de módulos y menos deducciones en Sociedades

La propia Martínez reconoce haber tenido que buscar en las redes sociales tratando de detectar evidencias de un posible fraude laboral. Y sin mayor soporte del organismo.

En Hacienda son conscientes de que sí están bastante digitalizados. Al menos eso cree Manuel Porras, del SIAT, que en este caso quiere matizar que da su opinión estrictamente personal: "Hacienda siempre ha estado muy avanzada tecnológicamente. Su base de datos siempre ha estado muy completa: tú cobrabas un cheque de 2.000 pesetas y ya te salía en ella".

José Manuel Mollinedo, secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda Gestha considera que no son necesarios más profesionales para operar los recursos técnicos. Pero matiza: sí hace falta abrir nuevas ofertas de empleo público.

Ambos organismos necesitan más personal

"Aquí el problema no es informático o tecnológico. El problema es que la plantilla se está envejeciendo y tenemos que dotar de más ofertas de empleo público, porque nuestros recursos son pocos para luchar contra todo el fraude fiscal", destaca Porras, del SIAT.

En los mismos términos se defiende Mollinedo, secretario general del Gestha, también en conversación con Business Insider España: para hacer uso de las herramientas tecnológicas de las que dispone la Agencia Tributaria no se necesitan más personas. Pero sí hace falta más personal para que la plantilla de la AEAT sea equiparable al de otros fiscos europeos. 

Qué son los impuestos para no residentes en España: la Ley Beckham y otras formas de reducir la fiscalidad

"Cuando calculamos una agencia del tamaño de nuestro país, calculamos que contamos con entre 15.000 y 17.000 efectivos menos. Además, esto se agravará en los próximos años, porque buena parte de los que desarrollamos nuestro trabajo nacimos en la década de los años 60, y muchos funcionarios van a pasar pronto a baja por jubilación".

Ana Ercoreca va más allá. La inspectora de Trabajo y presidenta del SITSS lamenta que en la actualidad, los profesionales del organismo no superan holgadamente el millar. Demandan al ministerio un impulso a la entidad, que pasó a ser un ente independiente en 2015 y sobre el que cada vez recaen más responsabilidades. Y más en un momento tan convulso como el de la pandemia.

Cómo los inspectores se han 'convertido' en hackers

Un término acuñado en la jerga de la ciberseguridad es el de OSINT, siglas en inglés de "información de fuentes abiertas". Hackers con fines éticos y ciberdelincuentes con fines espúrios son habilidosos haciendo uso de esta técnica para recabar toda la información posible de sus objetivos.

Los inspectores de Hacienda y Seguridad Social no tienen por qué ser entusiastas programadores capaces de permear o reforzar los sistemas de seguridad informática de ninguna empresa durante sus investigaciones. Pero sí practican, en cierto modo, esa técnica que es el OSINT. Además de, en muchos casos, manipular mucha información para extraer conclusiones.

La propia Agencia Tributaria avanzaba hace unos días cuál sería su Plan de Control Tributario para 2021. Reforzarán sus acciones contra los contribuyentes deslocalizados: aquellas personas que dicen haberse marchado a un país con una tributación menor que la española pero que en realidad nunca se han ido. 

La economía sumergida, un problema que a España le cuesta 270.000 millones de euros al año

El tema ha vuelto a copar portadas a raíz de que un prestigioso youtuber español, El Rubius, anunciase su mudanza a Andorra donde el tipo en el máximo tramo del impuesto de la renta es del 10%, mientras que el tipo máximo en España supera el 45%.

En el Plan de Control Tributario la AEAT aseguraba que este año se verían las conclusiones del uso de tecnologáis de big data para detectar posibles casos de elusión fiscal con esos contribuyentes deslocalizados. Para ello, Mollinedo, del Gestha, explicaba hace unos días a Business Insider España que cuentan con esas herramientas y con la información de las redes sociales y de más de 600 proveedores para rastrear y fiscalizar a las grandes fortunas.

La propia Mercedes Martínez, de la Unión Progresista de Inspectores de Trabajo, reconoce que también han hecho uso de las redes sociales para recabar información y contar con evidencias. "A mí la verdad es que me ha servido muchas veces"

Por ejemplo, cuando inspecciona un restaurante y ve que hay una persona que no está contratada. "Me dicen que es una amiga que acababa de llegar en ese momento". Hay que constatar los hechos. "Si luego vas a su Instagram y ves que sale en varias fotos vestida de cocinera preparando platos en el restaurante, esa información te ayuda a corroborar una sospecha".

LEER TAMBIÉN: ¿Eres autónomo o tienes una pyme? Estos 5 errores con Hacienda pueden salirte muy caro

LEER TAMBIÉN: Hacienda lanzará una nueva herramienta para predecir errores en la declaración de la renta

LEER TAMBIÉN: Hacienda aplaza a última hora las primeras liquidaciones de las tasas Tobin y Google, pero remarca que no afectará a los ingresos previstos

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido