Por qué invertir en renta fija en 2021: qué puede aportar para tus finanzas personales

inversor de bolsa
Gettyimages

Tras dejar un 2020 muy atípico en el que en los mercados se vieron fluctuaciones nunca antes vistas, 2021 se presenta como un año en el que los inversores quieren ver dónde encontrar rentabilidades: tanto atractivas como estables, dependiendo del perfil que se quiera.

Los expertos, en todo caso, recomiendan que lo mejor para evitar grandes pérdidas de patrimonio es diversificar el dinero.

Es lo que se conoce como poner los huevos en distintas cestas. Es decir, destinar parte de tu capital a renta variable (bolsa), a activos alternativos (inmobiliario, bitcoin, etc), materias primas (como el oro) y renta fija (bonos).

En este sentido, hay muchos ahorradores que se plantean si en este año es interesante apostar por la renta fija, teniendo en cuenta que las políticas de tipos de interés en mínimos históricos están lastrando la rentabilidad de la deuda: tanto la gubernamental como la emitida por las empresas.

En este sentido, muchos expertos consideran que tener parte de capital invertido en renta fija puede ser interesante, ya que en tiempos de incertidumbre, se puede volver a lo básico.

Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

Según un informe del equipo de inversión de Capital Group: “la inversión en renta fija core sigue siendo una buena estrategia”. 2020 fue testigo de la mayor caída de la historia en las bolsas y demostró la importancia de mantener posiciones en títulos de renta fija de calidad como protección frente a la volatilidad de los mercados.

De ahí a que, tras las fuertes entradas de capital registradas en el mercado de deuda corporativa estadounidense, ha llegado el momento de ser selectivo. “Los inversores están entrando en masa en el mercado de deuda corporativa estadounidense en busca de mayor generación de rentas, lo que exige tener especial cuidado y no asumir un nivel excesivo de riesgo”, completa la gestora estadounidense.

Los diferenciales del índice de grado de inversión se encuentran una vez más en el lado más caro de su historia a largo plazo.

La oportunidad de la renta fija

Por el contrario, si se observa más en profundidad, todavía hay oportunidades dentro del mercado.

“Los emisores dentro del sector de viajes, turismo, ocio y hostelería todavía ofrecen un valor convincente (véase el gráfico a continuación). Muchas de estas empresas emitieron cantidades importantes de deuda en 2020 para reforzar su posición de liquidez. Esperamos que una vez que superemos lo peor del virus, estos emisores se centren en la gestión de los balances, lo que debería dar lugar a una estabilización de su apalancamiento”, concreta Lisa Hornby, directora de Renta Fija Multisectorial de Estados Unidos de Schroders.

Así la inversión en bonos de duración de alta calidad (deuda del Estado) seguirá siendo una fuente fiable de diversificación contra una crisis de crecimiento, a pesar de los rendimientos a niveles históricamente bajos.

“Los bonos del Tesoro de EEUU tienen más espacio para repuntar que la mayoría de los bonos gubernamentales de los mercados desarrollados y es probable que sigan siendo el activo de elección para la huida hacia la calidad, por lo que seguimos estando sobreponderados en nuestras carteras de activos múltiples”, detalla Hornby.

Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

Pero también las miradas viran hacia destinar parte del capital en algunos bonos gubernamentales selectos de los mercados emergentes, incluidos Perú y China, que podrían ofrecen una ventaja de rendimiento y han tendido a tener un buen desempeño durante los eventos de riesgo, como otro diversificador de las carteras.

Aunque hay algún matiz con el que se debe extremar la prudencia. Para Capital Group los emergentes han seguido el ejemplo de los mercados desarrollados en lo que se refiere a la orientación  expansiva de las políticas monetaria y fiscal: “existe un riesgo real de que la carga de la deuda aumenta y se convierta en insostenible”.

El foco en la exposición al ciclo económico para invertir

Según exponen Erin Browne y Geraldine Sundstrom, gestoras de cartera de PIMCO, la recuperación de la actividad y la mejora continua de los beneficios empresariales deberían servir de apoyo para un repunte de los activos sensibles al ciclo, que han quedado significativamente rezagados respecto a los líderes del mercado, como las grandes empresas tecnológicas, desde que el mercado tocó fondo en marzo.

Las expertas de la mayor gestora de bonos del mundo señalan que los créditos relacionados con la vivienda (principalmente en Estados Unidos) serían una gran alternativa de inversión, dados los sólidos fundamentos: “El mercado de la vivienda ha sido resistente a la crisis del COVID-19, ya que las condiciones iniciales eran sólidas, con un bajo apalancamiento y balances de consumo saludables, y el sector se ha beneficiado de los bajos tipos de interés, las políticas de mitigación de pérdidas y las existencias ajustadas”.

En definitiva, los inversores deberían considerar la posibilidad de crear carteras que puedan beneficiarse de aguas más tranquilas en 2021, pero también deberían incorporar una diversificación suficiente para poder soportar las irregularidades que puedan surgir.

Otros artículos interesantes:

Por qué invertir en 2021 en el oro: el potencial que posee en el plano de las finanzas personales

Por qué pagarte a ti mismo es fundamental para ahorrar dinero cada mes

Cómo saber si te puedes permitir pagar algo que quieres comprar