El principal fabricante mundial de semiconductores planea subir sus precios entre un 10% y un 20%, lo que podría afectar al coste de los productos tecnológicos en 2022

Logotipo de TSMC en su sede en Hsinchu (Taiwán)
Logotipo de TSMC en su sede en Hsinchu (Taiwán)

Reuters/Tyrone Siu

  • La empresa taiwanesa TSMC, el mayor fabricante de semiconductores del mundo, está notificando a sus clientes que aumentará precios entre un 10 y un 20%, según DigiTimes.
  • Este aumento de precios de la compañía que controla el 56% de la producción mundial de chips podría tener un impacto directo en los precios de los dispositivos tecnológicos.
  • La escasez global de chips, provocada por la interrupción de la fabricación por la pandemia y la explosión de la demanda por el teletrabajo, es un problema que tardará años en solucionarse, según varias compañías del sector.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La crisis por la escasez de chips que sufre la industria tecnológica, y otras tantas como la automovilística, como consecuencia de los desajustes provocados por la pandemia podría trasladarse próximamente al precio de los dispositivos tecnológicos y otros tantos productos que utilizan estos componentes.

Según varios clientes de la compañía taiwanesa TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Co.), dominadora del mercado mundial de chips al ser responsable de un 56% de la producción mundial según datos de la consultora TrendForce, habría notificado a sus clientes su intención de aumentar los precios de sus productos entre un 10 y un 20%, según ha adelantado DigiTimes Asia.

Estos aumentos de precios podrían suponer un incremento de la facturación trimestral de la compañía taiwanesa de 1.000 millones de dólares. 

TSMC facturó unos 13.300 millones de dólares en el segundo trimestre de 2021, el último dato disponible, un incremento de casi un 20% respecto al año anterior, con un beneficio neto de 4.800 millones, un 11,2% más que en el arranque de 2020, aunque sus costes crecieron un 27%.

La compañía taiwanesa domina con puño de hierro un sector en el que la segunda competidora es la surcoreana Samsung, con un 18% del mercado, seguida por UMC (United Microelectronics), también de Taiwán, y la estadounidense Global Foundries, ambas con una cuota del 7%.

Algunas de estas compañías también han aumentado sus precios, según DigiTimes, después de haber vivido varios meses de un intenso incremento de la demanda, provocado tanto por el parón obligado por la pandemia como por el aumento del consumo de dispositivos electrónicos derivado del teletrabajo.

El dilema de los fabricantes de tecnología

Este incremento de precios traslada la pelota al tejado de los fabricantes de tecnología, que tendrán que decidir cuánto de este incremento de coste trasladan al precio que los usuarios finales pagan por sus productos. 

Los primeros afectados son las compañías que fabrican procesadores a partir de estos chips, caso de AMD o Qualcomm, o de fabricantes que también son marcas de consumo, como Apple

La compañía dirigida por Tim Cook es el primer cliente mundial de los chips de TSMC, destino de una cuarta parte de su producción según este informe de Seeking Alpha. El segundo cliente de la taiwanesa es Qualcomm, que compra un 7,6% de su producción. Nvidia, AMD, Intel o Mediatek también están en la clientela del gigante mundial de los chips.

La escasez de semiconductores podría producir un aumento en los precios de los productos afectados, desde electrodomésticos hasta móviles

Está por ver cómo reaccionan estas compañías que fabrican los procesadores que utilizan la mayoría de dispositivos tecnológicos de gran consumo, y si esos costes acaban siendo trasladados al usuario que compra estos productos y cada vez los demanda más por el auge del teletrabajo.

Algunas compañías como IBM ya están advirtiendo de que estos problemas van a ir para largo: el presidente de la empresa, Jim Whitehurst, dijo a la BBC en mayo que esperan 2 años de escasez global, un pronóstico en el que coincidió el CEO de Intel, Pat Gelsinger.

Una crisis más allá de los dispositivos tecnológicos

Esta situación no solo afecta a productos tecnológicos como ordenadores o teléfonos inteligentes, sino también ha golpeado fuertemente a otros sectores: la industria automovilística, que cada vez utiliza más estos elementos electrónicos, los fabricantes de videoconsolas, los electrodomésticos que incorporan funcionalidades inteligentes o la aviación.

La crisis que la industria automovilística no vio venir: la escasez de semiconductores golpea a la producción y amenaza la incipiente recuperación del mercado tras la pandemia

La industria automovilística española, una de las principales del país, ya ha reportado un descenso de producción del 21,6% en la primera mitad de 2021 por la crisis económica y el desabastecimiento de semiconductores e incluso esto ha afectado al precio del alquiler de vehículos para turistas, según Europcar.

Otros artículos interesantes:

Intel registra un 22% menos de beneficios netos en los primeros 6 meses del año: los planes de la compañía para frenar la escasez de chips

La escasez global en la industria de semiconductores se agrava a medida que Taiwán sufre un aumento de los casos de COVID-19

Samsung crece más de un 70% respecto al segundo trimestre de 2020 gracias al negocio de los semiconductores

Te recomendamos