El millonario negocio de los pagos digitales está disparado, pero ¿puede la inflación acabar con él?

Ilustración de una mujer en la cima

Getty

  • La pandemia dio alas a cambiar el efectivo por otro tipo de pagos, pero ¿puede la inflación, con la previsible ralentización del consumo, frenar este negocio millonario? 
  • Los expertos consultados por Business Insider España apuntan que aunque la ralentización al consumo pueda suponer un pequeño freno, su crecimiento es imparable al ser un terreno con mucho recorrido por delante. 

Los pagos sin efectivo crecerán más de un 80% en el mundo entre 2020 y 2025. 

Esta es una de las conclusiones de Navegando en la matrix de los pagos, el último informe de la consultora PwC, donde ponen el foco en qué ocurrirá con este negocio millonario en los próximos años. Así, las previsiones la consultora estiman que en 2030 el número de transacciones per capita casi triplicará los niveles actuales. 

Desde pagar un billete de autobús con una tarjeta de crédito hasta usar un código QR para comprar en un supermercado, pasando por las apps de pagos entre amigos para hacer un bote de cumpleaños o el uso de una fintech que te permite aplazar el pago de un jersey. 

Las opciones son múltiples y cada vez, más variadas. 

La pandemia, de hecho, dio alas a este tipo de transacciones, pero ¿puede la inflación frenar este negocio millonario? 

Los expertos consultados por Business Insider España apuntan que, aunque la previsible ralentización al consumo pueda frenar (en parte) el crecimiento de este negocio, su crecimiento es imparable al ser un terreno que todavía tiene recorrido. 

Desde hace unos años, tanto los grandes bancos tradicionales como las pequeñas fintech que tratan de rascar negocio en nichos de mercado, apuestan por el alza del negocio de los pagos digitales. Algo que también han observado las grandes tecnológicas, como Apple, que cada vez incrementan más su interés en este negocio. 

Los bancos mantienen su apuesta por los pagos 

El caso de Santander es paradigmático, con el desarrollo de su propia filial de pagos bajo en nombre de PagoNxt. En su última presentación de resultados, la entidad desglosó que los ingresos de PagoNxt entre julio y septiembre alcanzaron los 252 millones de euros. De esta forma, en los 9 primeros meses de 2022, la facturación de PagoNxt aumentó en un 75% frente a los datos del año anterior. 

El objetivo de PagoNxt es alcanzar una "posición de liderazgo mundial en pagos", apunta el grupo. Algo que hace sumando varios segmentos de negocio como los pagos de comercios a través de Getnet, las soluciones de especializadas en comercio internacional mediante Ebury y OneTrade y los pagos de consumidores, que desarrolla a través de Payments Hub. 

"Estamos batiendo nuestras expectativas", apuntaba el consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez

"Es una variable, pero no la principal, tiene una variable en el crecimiento que se basa en la dinámica de consumo, pero otra es la cuota de mercado, donde está creciendo fuerte, y otra es la tendencia del crecimiento de los pagos electrónicos", explicó Álvarez preguntado por si la inflación puede supone una piedra en el camino de PagoNxt. 

El directivo aseguró que, tanto el aumento de la cuota de mercado, como el auge de los pagos electrónicos predominaban sobre el consumo, por lo que aunque este se ralentizara seguían predominando en las otras dos para apuntalar el crecimiento. 

Pagos cada vez más digitales, 'superapps' con multitud de servicios y una banca abierta en auge: así ven los directivos de las 'fintech' el futuro del sector

En este sentido, también se pronunció el consejero delegado de Banco Sabadell ante la pregunta de si la entidad había avanzado en la venta de su división de pagos. César González-Bueno, CEO de Sabadell, señalaba en la rueda de prensa, tras la presentación de los resultados del tercer trimestre de 2022, que lo que buscaba el banco era un socio para este negocio. 

El directivo destacaba la buena marcha de nuestro negocio de TPV, que está "incrementando en negocio y en margen". Además, consideraba que tienen unas capacidades muy bien resueltas. 

"Es un mercado de volumen y se anticipa una transacción tecnológica importante, nos parecería tener un socio industrial. Estamos explorando el mercado por si hay alguien con el que establecer una asociación que nos ayude a dar un servicio todavía mejor en el medio o largo plazo en una tecnología cambiante y cada vez más efectiva", añadía, añadiendo que no saben si este llegará, aunque son conscientes de que hay actores muy potentes tecnológicamente hablando. 

Soluciones tecnológicas para los pagos 

No son los únicos actores del sector que se muestran optimistas ante la evolución del terreno de los pagos digitales. Desde Bizum apuntan que la transformación digital de la sociedad es "imparable" y con ella el auge de los pagos digitales. 

Bizum, la solución de pago inmediato a través del móvil de la banca española, alcanzó los 6,1 millones de operaciones realizadas en la primera mitad de 2022, casi el cuádruple que en el mismo periodo del año anterior (1,6 millones) y superando las operaciones realizadas durante todo 2021 (5,3 millones). El valor de las compras online con Bizum ascendió a 351,7 millones de euros frente a los 320 millones de euros de un año antes. 

"En el caso de Bizum, nuestro crecimiento ya era exponencial antes de una situación de ralentización económica como fue la pandemia que, lejos de mermar ese crecimiento, lo hizo aún más acusado", apunta un portavoz de la compañía. 

"Pensamos que la situación de inflación que vivimos afectará de forma relativa a los pagos digitales, que prevemos que sigan creciendo a buen ritmo aún en entornos inflacionistas. Concretamente, en Bizum prevemos finalizar el año con 750 millones de bizums realizados en pagos en comercios y entre personas, con un volumen asociado de unos 40.000 millones de euros", añade. 

Este contexto de incremento de inflación tampoco es ajeno para Wise, una fintech europea que ofrece soluciones de transferencias inmediatas y que en los últimos años ha aumentado sus servicios con la creación de cuentas bancarias y servicios para empresas. 

Arun Tharmarajah, director de Europa de Wise, apunta que son conscientes de que son momentos "difíciles" para mucha gente. "La incierta perspectiva económica y los altos niveles de inflación en numerosos países del mundo afectarán sin duda a muchos de nuestros clientes. Estos, sin embargo, siguen confiando en nosotros para sus necesidades financieras internacionales, las cuales incluyen también gastos no discrecionales, como los pagos de hipotecas o de los préstamos a estudiantes", añade. 

"En contextos inflacionarios o de recesión, los individuos y las empresas buscan ahorrar dinero. Dado que Wise es una compañía de gestión y movimiento de dinero de bajo coste, esperamos poder ahorrar más dinero a la gente si nos utilizan, en comparación con su actual proveedor", añade. 

Las nuevas fintech ven con optimismo los pagos digitales 

El negocio de los pagos digitales, y todo el ecosistema generado a su alrededor, también ha atraído a pequeñas fintech que ven cómo ahora las turbulencias de la inflación pueden notarse en el volumen de los pagos, pero no tanto en la evolución del negocio. 

Divilo fue fundada en enero de 2020 y se trata de una solución de 360º en pagos, cobros y contabilidad a empresas y autónomos. Arturo Zamarriego, director de Finanzas y responsable de Operaciones de la fintech, señala que "es importante distinguir entre los pagos digitales y el volumen transaccionado". 

"Es posible que muchos sectores puedan verse afectados por la disminución del consumo y el volumen transaccionado de operaciones disminuya. Pero otra cosa será la evolución de los pagos digitales", añade al hacer referencia que España todavía está lejos de otros países en la penetración del pago no en efectivo. 

La subida de tipos de interés da oxígeno a los bancos para acabar el año, pero la duda está ahora en si familias y empresas podrán pagar sus deudas

Una mujer sacando dinero con el teléfono móvil

"Esto nos hace ver que los pagos digitales a través de los diferentes canales como las pasarelas de pago, los pagos en terminales presentes (como la solución de Tap on phone de Divilo en la que puedes cobrar con un smartphone), uso de QR, Paybylink, y otros seguirá incrementando", añade contestando a las preguntas de Business Insider España.  

Otra idea es la que apunta Gorka Aguirre, fundador de Snab, una fintech en fase inicial que tiene como meta simplificar, automatizar y digitalizar la gestión de tesorería de las pequeñas y medianas empresas, que la subida de los precios puede compensar un menor consumo. 

Nuevas 'fintech' aterrizan en España pese a las turbulencias del sector: los expertos anticipan compras y fusiones que darán lugar a 'superapps'

"A nuestro entender, si la ralentización de la economía se debiera puramente a la inflación, de forma aislada, el número de transacciones o pagos digitales, posiblemente se vea disminuido, sin embargo, debido a la inflación, esta reducción en número de transacciones se verá compensada por el mayor volumen de cada pago derivado de la inflación", explica a Business Insider España. 

Pone como ejemplo que si comprar un bolso online hoy cuesta 100, y en un mes 120, el mayor precio de los productos compensará en volumen de transacciones el menor número de transacciones. 

Respecto al impacto de una potencial recesión al volumen de pagos digitales, Aguirre destaca que, por norma general, "una desaceleración económica implicaría una reducción en la producción de bienes y servicios y por tanto una reducción en el número de transacciones, lo que implicaría una reducción en el número de pagos por bienes y servicios en general, tanto en efectivo como por medios digitales". 

Sin embargo, desde la pandemia, incluso ya desde años antes, los pagos digitales han estado en auge. Además, la irrupción de plataformas como Bizum, o nuevos métodos de cobro Cuenta a Cuenta (A2A) derivados de la irrupción del Open Banking y la normativa PSD2, han facilitado la adopción de los medios digitales como método de pago y se está produciendo una transición cultural, sobre todo a raíz de la pandemia, de reemplazar el dinero en efectivo por medios de pago digitales.

En esta idea ahonda, Alex Saiz, CEO y fundador de Monei, una fintech que simplifica y agiliza los pagos digitales, considera que es "obvio que los pagos digitales se van a ralentizar, aunque seguramente menos porque se balancean con el trasvase diario de operaciones que antes se hacían en efectivo y que cada vez se hacen más usando métodos 100% digitales (tarjetas de crédito, Wallets como Apple Pay, Google Pay o pagos instantáneos como Bizum)". 

"La digitalización de los pagos es un hecho y su crecimiento es constante. Cada vez veremos menos operaciones de pago con dinero en efectivo. En este sentido, las empresas o fintech enfocadas exclusivamente a los pagos digitales y con estructuras controladas y eficientes seguirán creciendo, quizás no a los ritmos de pandemia, pero su crecimiento seguirá al alza", añade contestando a Business Insider España.

"Quizá todavía es pronto para saber en detalle cuál será el impacto real, pero creo que es importante matizar que no tiene porqué ser negativo para todos los proveedores. De hecho, este tipo de situaciones son una oportunidad para aquellos que consiguen aportar ventajas a los usuarios, por ejemplo, en términos de ahorro o de optimización de recursos", apunta Iñigo Aguirre, director comercial para España de Payhawk, una fintech que cumple ahora dos años en España. 

"Es pronto para hacer estimaciones precisas porque para ello tendríamos que conocer el desarrollo de la economía en los próximos meses", añade. 

"Este sector lleva una fuerte trayectoria de crecimiento y es posible que siga siendo así. Por ejemplo, las opciones de BNPL pueden ofrecer grandes oportunidades a las empresas (y también consumidores) en cuanto a gestión de su dinero. Existen muchas fintech que están apostando por este mercado, y también desde la banca tradicional se están haciendo pruebas para lanzar nuevos servicios de este tipo próximamente", comenta. 

Todo indica un crecimiento de los pagos fuera del efectivo, aunque habrá que esperar hasta ver cuál es el impacto final de la incertidumbre económica actual. 

Otros artículos interesantes:

Sabadell vende Nomo, su apuesta 'fintech' para autónomos y micropymes, a la finlandesa Talenom: por qué es una muestra de cómo el futuro del negocio estará marcado por las fusiones y adquisiciones

Compra ahora y paga en dos meses: los bancos entran en el negocio del pago aplazado y presionan a unas 'fintech' en horas bajas

Nuevas 'fintech' aterrizan en España pese a las turbulencias del sector: los expertos anticipan compras y fusiones que darán lugar a 'superapps'

Te recomendamos