Qué hace falta para que haya más mujeres en la alta dirección, según ejecutivos de la construcción y el sector inmobiliario

De izquierda a derecha: Sandra Daza (Gesvalt), Ángel Serrano (Zityhub), Anna Gener (Savills Aguirre Newman), Carmen Panadero (WIRES), y Beatriz Toribio.
De izquierda a derecha: Sandra Daza (Gesvalt), Ángel Serrano (Zityhub), Anna Gener (Savills Aguirre Newman), Carmen Panadero (WIRES), y Beatriz Toribio.

Business Insider España

Ni la dirección, ni en la mayoría de puestos... Si hay un sector masculinizado en España, es el inmobiliario, aunque en los últimos años la presencia femenina va abriéndose paso. 

De las 8 grandes promotoras españolas, ninguna está dirigida por una mujer. A las jornadas del sector cada vez asisten más mujeres, pero es una presencia con cuentagotas, y una trabajadora en un andamio sigue siendo una imagen rara de ver. 

"Muchas veces, ante la no presencia de mujeres en un panel o representando empresas en un foro, nos ha llegado el comentario que 'no las encuentran' o 'no han caído en ellas', por eso es tan importante la visibilidad", comenta Carmen Panadero, presidenta de WIRES (Women in Real Estate), la asociación de mujeres directivas del sector.

Business Insider España ha consultado a los principales actores del sector para entender qué hace falta para que haya más mujeres en lo alto en el sector inmobiliario.

Referentes, referentes y referentes

En otros sectores claramente dominados por el hombre, como los denominados STEM, tampoco es fácil encontrar mujeres, pero a nadie le cuesta imaginarse a una ingeniera. En cambio, la postal de una trabajadora en la obra sigue siendo difícil de concebir.

"Una mayor presencia de mujeres como CEO, en consejos o puestos de alta dirección, ayudaría muchísimo no solo a un mayor desarrollo y crecimiento del inmobiliario, sino también a romper con estigmas que aún persisten en la sociedad", apunta Beatriz Toribio, experta inmobiliaria con amplia trayectoria en el mercado.

No en vano, las primeras 3 palabras que pronuncian los protagonistas del inmobiliario cuando les preguntamos por la receta para que haya más mujeres en el sector son referentes, referentes y referentes. 

Anna Gener, CEO de Savills Aguirre Newman en Barcelona.

"Nuestra sociedad debe asumir el compromiso de crear y visibilizar referentes de mujeres liderando y dirigiendo, porque es muy difícil que las niñas se conviertan en aquello que no pueden ver", resume Anna Gener, CEO de Savills Aguirre Newman en Barcelona.

La falta de referentes, añade Toribio, fomenta problemas como el llamado síndrome del impostor: "Está muy extendido pensar que no estamos suficientemente preparadas para un cargo o una determinada responsabilidad, cuando lo estamos de sobra".

Hacen falta más mujeres en puestos visibles para que la presencia femenina se popularice, así de simple.

Las barreras comienzan en el sistema educativo, pero continúan después

Pero, ¿por qué no hay referentes? "Las barreras de entrada a las mujeres en este sector comienzan en el sistema educativo. Sin embargo, tras estas aparecen muchas otras que impiden un pleno desarrollo de la mujer en el ámbito laboral. La prueba es que ver a una mujer en la obra sigue causando asombro", explica el sindicato USO en su informe.

Estereotipos y prejuicios en la contratación, comportamientos paternalistas o sexistas en el centro de trabajo, pero también, una vez más, la dificultad para conciliar derivada de una alta movilidad geográfica de las obras y la poca flexibilidad, impulsan la segregación vertical.

"Hacen falta culturas empresariales más integradoras, trabajos más flexibles y horarios más coherentes. No se trata de impulsar a las mujeres sólo porque son mujeres, sino porque tenemos unas cualidades diferentes (no mejores ni peores que las de los hombres), que pueden enriquecer mucho las direcciones de las compañías", afirma Toribio.

Beatriz Toribio, experta en el sector inmobiliario.

Panadero coincide con Toribio en el valor añadido de las mujeres en puestos de liderazgo: "Las empresas se han dado cuenta que incluir mujeres en las capas de mando revierte en valor porque crea equipos mas fuertes".

Una asociación de directivas para romper el techo de cristal

Si no existía visibilidad, había que crearla. Y así nació WIRES, en 2015. La primera asociación de directivas del inmobiliario, con casi 400 mujeres asociadas.

La incorporación de la mujer a este mundo empezó a ser masiva en los años posteriores a la crisis, paralelamente a los primeros brotes verdes del mercado inmobiliario tras el pinchazo de la burbuja.

Burbuja 'light': por qué el nuevo 'boom' de la vivienda será diferente al pinchazo de 2008

"Las mujeres tomaron la iniciativa hacia una mayor visibilidad y la creación de la Asociaciones de Mujeres Profesionales del Sector Inmobiliario AMPSI, en 2013, y Women in Real Estate,  WIRES, en 2015, fueron 2 singulares movimientos que están dando sus frutos en la promoción del papel de la mujer en el mundo inmobiliario", comenta Ángel Serrano, cofundador y CEO de Zityhub.

"Hay que seguir trabajando en la visibilidad de las mujeres directivas en el sector para crear referentes para las siguientes generaciones y, a la vez, impulsar su participación en los órganos de decisión de las empresas del sector inmobiliario", explica Panadero, presidenta de la asociación.

Carmen Panadero, presidenta de Women in Real Estate (WIRES).

Por ser positivas, añade Panadero, "aunque esto es un trabajo diario y vamos poco a poco, nosotras creemos que es un cambio de tendencia imparable". El porcentaje de mujeres en consejos de administración del IBEX 35 se situó en el 30% en 2021 y se ha duplicado en 9 años, según el INE.

Una mujer en un andamio

En el mundo de la construcción, el 79% son hombres y sólo un 21% son mujeres. "La construcción ofrece el dato de ocupación femenina más bajo del mercado", señala un informe de la Unión Sindical Obrera (USO) sobre la brecha salarial por sectores. 

La brecha salarial, en cambio, es de las más bajas, apenas 1.094 euros, lejos de los más de 5.200 euros de media de brecha en España

Pero es un dato poco representativo, dada la escasez de mujeres en el sector. De todos los empleados del sector, sólo un 10% son mujeres, se desprende de otro reciente informe de CCOO sobre la brecha salarial.

¿La prueba? Si nos vamos a actividades inmobiliarias, resulta que un 61% de los trabajadores son mujeres. Aquí, la brecha salarial se dispara al 42%: las trabajadoras ganan 8.315 euros menos que los hombres al año.

¿Quién sale ganando con la subida del salario mínimo? Mujer agricultora menor de 34 años es el perfil más beneficiado

Josep Barberà, cofundador y director financiero de la constructora 011h.

"Desde 2008 a 2019, la presencia de la mujer en la construcción solamente aumentó de un 7% a un 8,9%", apunta Josep Barberá, cofundador y director financiero de la constructora 011h y ex directivo de Privalia.

La construcción ofrece el dato de ocupación femenina más bajo del mercado y, aunque la brecha se va estrechando, "las mujeres todavía se encuentran en exclusión y dicho crecimiento ha sido, por lo general, muy lento". Y eso a pesar de ser, por excelencia, la principal fuente creadora de empleo en España.

Básicamente, en el sector de la construcción ocurre que los hombres mantienen los puestos directivos y las mujeres van a puestos base. "Hay una marcada ausencia de la mujer en ocupaciones cualificadas de agricultura, construcción, industria y conductores", avisan desde CCOO.

María Matos, directora de estudios y portavoz de Fotocasa.

Para María Matos, directora de estudios y portavoz de Fotocasa, "lo que todavía le falta al sector es pedagogía y perspectiva de género, que se rompan los estereotipos y que se luche contra la discriminación, a través de iniciativas que apoyen a las mujeres".

En las inmobiliarias es un poco diferente, apunta el informe de USO: "La mitad de las mujeres están ocupadas en tareas administrativas, de atención al público, contables y financieras. También son jefas de obra, encargadas o topógrafas". El nivel de crecimiento de las mujeres en el sector ya es superior al de los hombres, aunque aún sean minoría en algunas empresas. 

¿Cuestión de tiempo?

Es cierto que en los últimos años se ha producido un cambio de mentalidad dentro del sector, reconocen sus protagonistas, y también informes como el citado: "Las empresas están actualmente más comprometidas con la paridad. No obstante, sigue dándose una importante segregación vertical".

José Ignacio Morales Plaza, director general de Vía Célere.

"Es una cuestión de tiempo. En Vía Célere contamos con aproximadamente el mismo número de hombres y mujeres en cargos de gerente y técnico Senior. La evolución lógica es que vayan ascendiendo y ocupando puestos de mayor responsabilidad progresivamente?, explica José Ignacio Morales, director general de Vía Célere, la principal promotora en España.

Sandra Daza, directora general de Gesvalt.

"Llevo 20 años en el sector inmobiliario y la representación femenina en puestos de dirección ha experimentado un cambio muy relevante. Pienso que es cuestión de tiempo que en todos los sectores haya mayor representación femenina en puestos directivos", coincide Sandra Daza, directora general de la tasadora y consultora Gesvalt.

"Hay un tema cultural de la sociedad machista en la que vivimos, donde inevitable y tristemente necesitaremos más tiempo (y según cómo, otra generación) para migrar a un mundo más igualitario", añade Guillermo Llibre, CEO de la proptechHousell.

Pero, ¿y mientras tanto? 

Lo que se ha conseguido...Y lo que falta

"La presencia de mujeres en el sector cada vez es más elevada, pero queda camino por recorrer hacia la igualdad. Para que cada vez haya más mujeres en puestos de alta dirección, es necesario dar visibilidad y oportunidades a las que ya forman parte del sector, principalmente en puestos intermedios, y generar un sector atractivo para que otras mujeres lo vean como una alternativa a su carrera", señala Teresa Marzo, CEO de Elix, gestora de inversiones inmobiliarias.

Teresa Marzo, CEO de Elix

Uno de los grandes logros, a ojos de Llibre, "es la simetría entre las bajas maternales y las bajas paternales. Es un punto donde se ha hecho una evolución enorme en los últimos años al pasar de ser una baja de 15 días a 4 meses. De esta manera, el empleador ya no puede tener la opción de dudar".

Pero todavía hay barreras que las mujeres se autoimponen, matiza Toribio: "Tener ambiciones profesionales no tiene por qué suponer renunciar a tu vida personal, pero muchas mujeres tenemos tendencia a culpabilizarnos o pensar que no compensa. En mi opinión, esto lo gestionan mejor los hombres porque suele haber una mujer detrás. Con más apoyo desde las organizaciones empresariales y de nuestras parejas y familias, es posible".

"La responsabilidad de las compañías es dotar de mejores canales de promoción basados en resultados y exentos de sesgos de otra índole", coincide Daza.

Guillermo Llibre, CEO de la 'proptech' Housell.

Otra meta es "hacer un esfuerzo para igualar tanto los salarios como las posiciones de las mujeres en el ámbito directivo", añade Llibre.

El punto de inflexión marcado por la pandemia podría convertirse en una oportunidad para acelerar algunos de estos cambios.

"La pandemia está provocando cambios muy rápidos y, con el gran protagonismo del trabajo remoto, las compañías tienen la gran la oportunidad para construir e implementar políticas de flexibilidad y conciliación que favorezcan la igualdad de oportunidades, y con ellos veremos a corto plazo más mujeres en puestos de la alta dirección", augura Serrano.

Ángel Serrano, cofundador y CEO de Zityhub.

"Hacen falta políticas que potencien la igualdad de género, que huyan de las limitaciones en el desarrollo profesional, que fomenten la meritocracia, que no dificulten la predisposición al ascenso y que decreten equidad salarial. Tampoco se pide tanto, sólo igualdad", concluye Matos.

Te recomendamos