El príncipe heredero saudí quiere construir una utopía de un billón de euros en el desierto, pero sus lazos con China revelan una versión más oscura

| Traducido por: 
Imagen conceptual de 'The Line', una parte de la megaciudad saudí de NEOM desarrollada por el príncipe heredero Mohammed bin Salman.
Imagen conceptual de 'The Line', una parte de la megaciudad saudí de NEOM desarrollada por el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Nicolas Asfouri - Pool/Getty Images. NEOM

  • En 2040, Arabia Saudí quiere construir una ciudad futurista en el desierto llamada NEOM.
  • Este proyecto forma parte de la visión modernizadora del país del príncipe heredero Mohammed bin Salman.
  • Pero los analistas creen que la tecnología china podría utilizarse para someter a los residentes a una vigilancia total.

Los planes para la ciudad desértica saudí de NEOM, un proyecto valorado en un billón de dólares, van tomando forma, y a los futuros residentes se les promete una experiencia propia de una película de ciencia ficción.

Está previsto que un "rascacielos vertical" de 160 km atraviese el corazón de la ciudad. También conocido como "The Strip", cruzará el desierto del árido noroeste del país.

El proyecto de ciudad futurista contará también con playas que brillan en la oscuridad, pistas de esquí, una luna artificial, robots mayordomos y taxis voladores, según los folletos y las declaraciones públicas de sus arquitectos.

No obstante, este extravagante plan desarrollado por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, tiene un lado oscuro.

Imagen publicitaria de 'The Line' que muestra parte de la megaciudad del desierto saudí de NEOM.
Imagen publicitaria de 'The Line' que muestra parte de la megaciudad del desierto saudí de NEOM.

NEOM

El príncipe heredero ha estrechado sus lazos con el líder chino, Xi Jinping, que ha accedido a proporcionarle una potente tecnología de vigilancia.

Jili Bulelani, investigador de las ambiciones globales de China en la Universidad de Harvard, declaró a Business Insider que Xi pretende "normalizar y tratar de legitimar su visión de un ciberespacio dirigido por el Estado y un público vigilado".

China ya ha proporcionado tecnología de vigilancia para la creación de las llamadas "ciudades seguras", gestionadas con los datos de los usuarios, en Egipto y Serbia, según un informe del think tank Washington Institute.

Ahora, el príncipe heredero Mohammed parece dispuesto a reproducir esos proyectos a mayor escala.

El príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman anunció la ciudad de carbono cero el 10 de enero de 2021.
El príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman anunció la ciudad de carbono cero el 10 de enero de 2021.

Bandar Algaloud/Courtesy of Saudi Royal Court/Handout via REUTERS

¿Qué es NEOM?

NEOM, la llamada ciudad del futuro sin emisiones de carbono, es la pieza central del intento del príncipe heredero de modernizar el país y reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

"Es un billete para consagrarse como el líder saudí que modernizó el país y lo introdujo en una nueva era tecnológica", afirma Marwa Fatafta, responsable de políticas de Access Now, una organización de derechos digitales con sede en Berlín.

Telosa.

El CEO del proyecto de NEOM, Giles Penderton, declaró al diario emiratí The National que la construcción del proyecto avanza con rapidez y que la ciudad tendrá 9 millones de residentes en 2045.

Según Penderton, NEOM estará formada por 10 regiones. Una de ellas, conocida como "The Line", será una zona con cero emisiones de carbono, en la que se utilizarán los datos de los residentes para ajustar los servicios a sus necesidades.

Los urbanistas afirman que las actuales ciudades inteligentes utilizan en torno al 10% de los datos posibles de los usuarios. Según sus planes, NEOM funcionará con IA y utilizará el 90%.

James Shires, investigador del think tank londinense Chatham House, explicó a Business Insider que el príncipe heredero ambiciona una ciudad en la que servicios como la recogida de basuras, la sanidad y los horarios de los trenes estén regulados por datos procedentes de fuentes como los teléfonos inteligentes y la tecnología de vigilancia.

"NEOM está diseñada para adelantarse al resto de ciudades inteligentes, para empezar desde cero de una forma totalmente diseñada para recopilar datos y utilizarlos para los fines de la ciudad", afirmó.

Pero algunas voces, entre ellas la de Fatafta, advierten de que la visión futurista y lujosa de los folletos de NEOM oculta un lado más oscuro, que casa con los instintos autoritarios del príncipe heredero Mohammed.

Las características de una ciudad inteligente no son solo una atracción futurista, sino que podrían funcionar como una herramienta de vigilancia invasiva por parte de los servicios de seguridad del Estado, según Fatafta.

¿Cuál es la implicación de China?

El pasado mes de diciembre, el príncipe heredero recibió a Xi en Arabia Saudí para celebrar una lujosa cumbre, en la que los líderes anunciaron la cooperación en una amplia gama de asuntos, incluida la tecnología de vigilancia.

Parecía el comienzo de una fructífera asociación para el príncipe heredero Mohammed. En Xi, dicen los expertos, encontró un líder que comparte su convicción de que la tecnología puede permitirles expandir sus economías sin renunciar a su control autoritario.

"Todavía no vemos el mismo grado de vigilancia física en Arabia Saudí que hemos visto en China, por ejemplo, pero China está trabajando con los saudíes y otros países del Golfo para empezar a implementarla", comenta a Business Insider Annelle Sheline, investigadora del Quincy Institute de Washington DC.

"Es algo que los chinos están vendiendo a los saudíes y a otros países del Golfo", añade.

El líder chino Xi Jinping conversando con el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en el palacio real de Riad, Arabia Saudí, el 8 de diciembre de 2022.
El líder chino Xi Jinping conversando con el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en el palacio real de Riad, Arabia Saudí, el 8 de diciembre de 2022.

Yue Yuewei/Xinhua via Getty Images

James, investigador de Chatham House, explica que una de las herramientas que adopta esta tecnología son las cámaras de vigilancia conectadas a tecnología de reconocimiento facial que pueden utilizarse para rastrear movimientos, tanto en tiempo real como pasado.

"También representa un riesgo real para la privacidad de las personas, sobre todo en función de cómo se recojan y almacenen los datos", afirma.

La tecnología china permite vincular las grabaciones de las cámaras de vigilancia a otros conjuntos de datos, incluida la información biométrica.

Otro posible motivo de preocupación es la tecnología en la nube, concretamente las empresas que almacenan enormes cantidades de datos informáticos. El gigante chino de las telecomunicaciones Huawei ya ha firmado contratos con Arabia Saudí, incluyendo NEOM, y James afirma que existen  grandes dudas sobre el grado de protección de la privacidad que la empresa proporcionará a los usuarios de la ciudad.

Huawei no ha querido responder a la solicitud de comentarios de Business Insider sobre su papel en NEOM. Por otro lado, un portavoz de NEOM tampoco ha respondido a la solicitud de comentarios sobre las preocupaciones acerca de la vigilancia en la ciudad.

Arabia Saudí ha reforzado recientemente su legislación en materia de privacidad de datos, pero algunas organizaciones, entre ellas Human Rights Watch, han advertido de que las leyes son demasiado débiles.

Hollywood.

¿Cómo podría NEOM utilizar la vigilancia?

Aunque se presenta a sí mismo como un reformador, el príncipe heredero Mohammed ha tratado brutalmente a los críticos y opositores al gobierno saudí, y el Departamento de Estado de Estados Unidos acusó a su gobierno del asesinato del disidente saudí Jamal Khashoggi en 2018.

El Departamento de Estado estadounidense acusó al gobierno saudí del asesinato de Jamal Khashoggi.
El Departamento de Estado estadounidense acusó al gobierno saudí del asesinato de Jamal Khashoggi.

Yasin Akgul/Getty Images

A medida que ha tratado de consolidar su poder, también ha trabajado para mejorar su capacidad de vigilar a los críticos mediante la tecnología y aplastar así la disidencia.

El gobierno saudí utilizó el programa espía israelí Pegasus para vigilar a los críticos, y un agente saudí se infiltró en Twitter para robar los datos personales de los usuarios que utilizaban la plataforma para criticar al gobierno.

El gobierno saudí ha emprendido recientemente una brutal represión contra las personas que lo critican en Internet, que ha sido denunciada por grupos de derechos humanos.

Aunque pretende impulsar al país hacia un futuro de alta tecnología y abrirlo a la inversión y la innovación, el príncipe heredero no renunciará a ninguno de sus poderes para vigilar y aplacar la disidencia, afirmó Fatafta.

"Se venden como 'ciudades ecológicas' o 'ciudades inteligentes', pero nosotros las llamamos ciudades vigiladas", afirma Fatafta, refiriéndose a proyectos como NEOM.

En un país como Arabia Saudí, donde no hay protección de datos ni salvaguardias, supervisión, rendición de cuentas, transparencia, ni separación de poderes, y donde Mohamed bin Salmán dirige las agencias de seguridad, la idea da miedo.

 

Hasta ahora, las grandiosas ambiciones del príncipe heredero Mohammed están lejos de hacerse realidad, y queda por ver si este gobernante, conocido por su impulsividad, tendrá la paciencia necesaria para llevar a cabo un proyecto de esta magnitud.

James afirma que los planes para la ciudad plantean cuestiones fundamentales sobre cómo queremos vivir nuestras vidas.

"¿Qué tipo de vida queremos llevar en una ciudad inteligente?", se pregunta.

"Si quieres vivir en una ciudad donde la libertad de expresión, la contracultura, expresar y debatir el pensamiento independiente, tengan un valor real, entonces puede que no sea el lugar indicado para ti", sentencia James.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.