Por qué no deberías usar esponjas de baño, según expertos

Mujer lavándose con una esponja de baño.

Getty Images

  • Las esponjas de baño son un caldo de cultivo para los gérmenes, por lo que muchos dermatólogos no recomiendan su uso.
  • Sin embargo, existen formas de seguir utilizando este accesorio de baño sin necesidad de poner en riesgo tu salud.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando piensas en algo lleno de gérmenes se te puede venir a la mente una taza de váter, pero algo que probablemente no se te pasa por la cabeza son las esponjas de baño.

Las esponjas de baño se han utilizado toda la vida para eliminar la suciedad incrustada en la piel mientras te duchas, pero un estudio publicado en Journal of Clinical Microbiology explica que la realidad es que son un caldo de cultivo importante, según informa el medio La Vanguardia

Y es que este accesorio de baño tiende a recoger todas las bacterias y células muertas de tu piel al frotar, una situación que empeora si decides dejarla colgada la ducha o apoyada en cualquier estantería.

7 trucos de limpieza para tener tu casa ordenada

Los entornos húmedos, cuando se calientan, se convierten en todo un caldo de cultivo de bacterias, ya que estas se aprovechan de las células que se quedan en las esponjas. 

Piensa que esta situación se repite cada vez que te duchas y es acumulativa, es decir, que los gérmenes como el Staphylococcus van adueñándose de ella.

Y si pensabas que la situación no podía empeorar, te equivocas. Si encima utilizas la esponja sobre superficies con heridas o poros abiertos, como cuando te terminas de depilar por ejemplo, las bacterias podrían llegar a provocar infecciones serias.

Los motivos por los que las puertas de los baños públicos no llegan hasta el suelo

Tal es el problema, que el dermatólogo del Instituto Dermatológico Knight J. Matthew Knight estima que 9,8 de cada 10 dermatólogos no recomienda el uso de esponjas de baño, sobre todo en personas con problemas cutáneos como dermatitis o psoriasis.

A pesar de conocer todos estos datos, hay gente que ya no puede ducharse sin una esponja después de toda una vida utilizándola, pero quiere cuidar su piel.

No te preocupes, ya que siguiendo determinadas pautas puedes seguir usándolas de forma higiénica sin estar pensando continuamente en que están llenas de gérmenes perjudiciales.

Limpia tu microondas de forma correcta y segura con estos sencillos trucos

La clave está en no dejarla dentro de la ducha o del baño, ya que las bacterias tienden a proliferar en entornos húmedos. En su lugar, ponla en una zona aireada que favorezca su secado rápidamente.

También puedes intentar eliminar los gérmenes después de varios usos con una solución de lejía, pero este truco solo es válido para las esponjas naturales, ya que las de plástico terminarían por dañarse.

En cualquier caso, tienes que cambiarla cada 2 meses si son de plástico o cada 2 o 3 semanas si son de tejidos naturales, y procura que sea de uso personal e intransferible. Por su puesto, si ves moho debes tirarla inmediatamente.

Otros artículos interesantes:

Los motivos por los que las puertas de los baños públicos no llegan hasta el suelo

7 trucos de limpieza para tener tu casa ordenada

Limpia tu microondas de forma correcta y segura con estos sencillos trucos