Pasar al contenido principal

Este protocolo con 5 niveles de alerta unificaría las medidas de seguridad de las aerolíneas para volar en tiempos de coronavirus, según Oliver Wyman

Pasajero Aeropuerto Barcelona
Un pasajero lleva una máscara en el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. REUTERS/Nacho Doce
  • El sector aéreo tardó 10 años en recuperarse de los atentados del 11-S, pero se espera que el impacto de la crisis del COVID-19 sea aún peor.
  • Para prevenirlo, la consultora Oliver Wyman propone un sistema parecido al que se impuso en ese momento para determinar el grado de amenaza terrorista que controle los brotes de enfermedades infecciosas en base a 5 niveles de riesgo.
  • La iniciativa deberá ser coordinada desde los gobiernos, y busca dar certezas a los usuarios para impulsar la reactivación del sector turístico.
  • Un analista del sector cree que "es muy posible" que se establezca un protocolo similar, ya que en los próximos años pueden darse más casos de virus parecidos al COVID.
  • Descubre más historias en Business Insider España

El impacto del COVID-19 en el sector aéreo se prevé peor que las secuelas del 11-S, con una caída en la demanda del 95%, frente a la del 30% cuando se produjeron los ataques, según un informe elaborado por la consultora Oliver Wyman.

Para prevenir dicha situación, la firma ha propuesto un sistema parecido al que se impuso en ese momento para determinar el grado de amenaza terrorista que, en este caso, controle los brotes de enfermedades infecciosas en base a cinco niveles de riesgo.

La idea, a implantar durante la 'nueva normalidad' –después de las cuatro fases programadas de la desescalada– y que aparejaría diferentes niveles con unos procedimientos concretos a seguir por parte de aerolíneas y aeropuertos, busca dar certezas a los usuarios para impulsar la reactivación del sector turístico.

Por eso, exigiría una fuerte cooperación entre el Gobierno y la industria del transporte aéreo, de una forma parecida a como se evalúan las alertas terroristas, pero sobre todo que sea "transparente sobre los datos que determinan el riesgo" así como "específico sobre los procedimientos de seguridad que acompañarían a cada nivel", indican desde la consultora.

"La capacidad de dar certidumbre en materia de salud y seguridad será fundamental para la reconstrucción de la confianza de la sociedad, pese a la necesidad de continuar con el distanciamiento social y el uso de equipos de protección. Y en general, para reactivar el sector de la aviación, uno de los grandes damnificados por la pandemia", han precisado.

Leer más: Este invento para los asientos centrales de los aviones garantiza la distancia social entre los pasajeros

Oliver Wyman recuerda asimismo que las pérdidas de la industria aérea mundial con fecha de mayo de 2020 son ya de 314.000 millones de dólares, unos 280.000 millones de euros, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

OLIVER WYMAN I Seguridad en el sector aéreo en la era post COVID-19
La propuesta de Oliver Wyman para analizar la seguridad en el sector aéreo en la era post COVID-19. OLIVER WYMAN

De esa manera, ha incidido en que el COVID-19 no es el primer brote que restringe los viajes aéreos, tras el SARS en 2003, el H1N1 en 2009 y el ébola en 2014, y en que "tampoco será el último".

"Es necesario disponer de un protocolo de evaluación de amenazas establecido, basado en datos científicos, que explique a los pasajeros la gravedad de la situación y qué están haciendo las aerolíneas para mitigarla".

Es muy probable que se imponga un sistema parecido, apunta un analista

En ese sentido, el analista de Renta4 Iván San Félix, que cubre el sector de las aerolíneas, ha apuntado ante las preguntas de este medio que "es muy posible" que se establezca un protocolo similar, ya que en los próximos años pueden darse más casos de virus parecidos al COVID.

"No me extrañaría que se establezca un protocolo similar, es muy posible porque se está hablando de que esto puede haber sido un caso de virus pero en los próximos años podríamos tener más", ha señalado.

San Félix también ha recordado que, aunque es difícil saber con seguridad qué se hará en esta ocasión, el 11-S llevó a que se establecieran protocolos que a posteriori "han funcionado muy bien" y que el mundo mantiene 20 años después.

Leer más: Las empresas de carsharing se dividen entre aprovechar la desescalada para aumentar usuarios y el miedo a propagar contagios

Así, con los 5 niveles que propone Oliver Wyman, el 1 es el "Bajo riesgo" en que no se ha detectado ningún brote, no hay restricciones a los viajes ni tampoco se procede con precauciones especiales, y el 5, "Desastre" en el que todos los vuelos de pasajeros están parados debido a una pandemia altamente contagiosa con un alto nivel de mortalidad.

El COVID-19 entraría actualmente en la categoría de evaluación grave, por la declaración de un estado de emergencia nacional, las órdenes de confinamiento en todo el mundo y la propagación incontrolada de la enfermedad

"En este nivel, los viajeros podrían esperar que las aerolíneas proporcionen equipo de protección personal para todos los pasajeros y empleados, la obligatoriedad del lavado recurrente de manos y la desinfección de las superficies durante los vuelos y la ausencia de servicio a bordo, entre otras cosas", apunta la consultora.

Singapur ha creado un sistema parecido que cuenta con cuatro categorías codificadas por color y que se utilizó durante la epidemia de SARS de 2003, la pandemia de H1N1 de 2009 y también en la actualidad.

Y además