Pasar al contenido principal

El futuro de la industria del videojuego tras el desembarco de Amazon, Apple y Google en el streaming de videojuegos

Videojuegos en PC
Gettyimages
Opinión
  • Apple y Google han mostrado sus nuevas plataformas de streaming de videojuegos. Amazon está también desarrollando una plataforma propia. 
  • Que gigantes de la industria como Amazon, Google o Apple apuesten por este formato es peligroso, pero no para la industria del videojuego.
  • Otros mercados como el cine o la música ya han sufrido transformaciones similares y han sabido adaptarse y convivir ambos modelos.

Tras la presentación de Stadia, la nueva plataforma de streaming de videojuegos de Google, Apple Arcade o los rumores de que Amazon está preparando un nuevo servicio de videojuegos en la nube comenzaron a surgir grandes nubarrones negros que, para los más agoreros, podría suponer un gran cambio en la industria de los videojuegos.

Tanto el cine o la música –sorprende el caso de la literatura que se mantiene cómo el último estandarte físico– han experimentado fuertes cambios en su modelo de negocio. Tendemos a pensar que la llegada de plataformas VOD como Netflix o HBO al tablero de juego han ocasionado que las ventas de Blue-Ray hayan caído desde los 24 millones de copias hasta los 16 millones como señala el anuario SGAE. En la música ocurre algo parecido. Spotify lleva demasiado tiempo con nosotros y cerca del 66% de los usuarios ya consumen canciones a través del mercado digital. 

¿Y qué pasa con los videojuegos?

Pues que al igual que el resto de mercados dedicados al ocio, está siendo absorbido por el digital. Por poner un ejemplo, en 2018 en Reino Unido, el 80% de las ventas de videojuegos fue a través de éste formato, tal y como señala ERA (Entertainment Retailers Association). Un síntoma aún más grande es el reciente anuncio de Xbox por una nueva versión de su Xbox S-AD que retira el lector de discos de la consola para enfocarse únicamente al videojuego digital.

A este factor se le suma la entrada de nuevos actores al terreno de juego como Stadia, Apple Arcade o la posible nueva plataforma de Amazon que traen consigo la desaparición de un equipo para jugar y una apuesta firme y directa por solo un modelo de negocio: el videojuego en streaming. 

Faltan todavía bastantes años para que el streaming se convierta —o no— en la principal fuente de ocio electrónico, pero la tendencia apunta a que así será. ¿Supondrá esto una amenaza real a la industria del videojuego? Tenemos claro que sí, pero no para ponerle un punto final, sino para llevarla hacia otros derroteros bien distintos. 

Volvemos a poner como ejemplo el mundo del cine y de la música. Éstos ya están viviendo un proceso de cambio en el que se ha visto cómo la industria ha dado un giro radical hacia plataformas de streaming, pero en ningún momento ha peligrado el sector. Simplemente se ha movido a otro lugar. Tanto un sector como el otro han visto un nicho de mercado en el coleccionismo y apuestan por ediciones más completas, extras y lo más importante: el sentimiento de pertenencia. Al final, encender la televisión y en dos clics estar viendo o escuchando lo que ofrece la plataforma es realmente cómodo, pero una vez dejes de pagar el servicio o retiren uno de tus contenidos favoritos ya no podrás volver a acceder a él. En cambio, si lo tienes en propiedad siempre podrás disfrutar de esa película o disco tantas veces como quieras. 

Ocurre lo mismo con el mercado de los videojuegos donde además el coleccionismo se lleva hasta límites insospechados. Actualmente muchos videojuegos únicamente se comercializan en formato digital y pequeñas empresas como Limited Run han visto un hueco en el mercado para poder ofrecer una edición física a cualquiera que esté interesado.

No nos vamos a engañar. Lo que ofrece Google, si al final acaba haciéndose cierto todo lo que vendió en su conferencia, es un absoluto jaque mate a todo lo que conocemos hoy en día. Habrá un evidente cambio de paradigma en el sector. Si quitamos de en medio las consolas o el ordenador y únicamente necesitamos una pantalla con conexión a Internet - que sea bastante buena, hay que añadir - supondrá un cambio de mentalidad para todas las empresas que actualmente están dominando el sector. 

Que gigantes de la industria como Amazon, Google o Apple apuesten por este formato es peligroso, pero no para la industria del videojuego. Este se seguirá vendiendo sin problemas y gozará de buena salud. El problema lo tendrán las grandes distribuidoras del momento que tendrán que adaptarse si quieren comerse un pedazo del pastel. Xbox ya lleva un tiempo ofreciendo su servicio de streaming con Xbox Pass y Sony se ha puesto las pilas con PlayStation Now tras su lanzamiento en España hace apenas un mes.

Sin embargo, este tipo de productos cuentan con un problema: o tienes la consola o un ordenador, u olvídate de disfrutar del servicio. Stadia va un paso más allá ofreciendo cualquier tipo de juego a través de la nube y únicamente se necesitará una pantalla cualquier para poder disfrutar del servicio. La infraestructura de servidores ya la tienen montada y solo hará falta una buena conexión a Internet.