El director científico de Pfizer confiesa que ya están pensando en una nueva vacuna contra el coronavirus para 2021: así planean superar la gran limitación de la versión actual

Ilustración de la vacuna de Pfizer

Reuters

  • La vacuna de Pfizer debe almacenarse congelada a 70 grados centígrados bajo cero, un requisito inusual para las vacunas.
  • Mientras que la farmacéutica de 215.000 millones de dólares ya está trabajando en los desafíos de la cadena de suministro, el principal científico de Pfizer ha asegurado a Business Insider que una futura versión —que podría llegar en 2021— podría necesitar solo un sistema refrigeración estándar.
  • "Creemos que ya en 2021 podríamos desarrollar una forma de polvo que podría necesitar solo refrigeración", dijo Mikael Dolsten, director científico de Pfizer, a Business Insider este lunes. "Eso lo simplificaría".
  • Descubre más historias para Business Insider España. 

Pfizer ya está trabajando en una nueva vacuna contra el coronavirus que podría evitar su mayor problema de tener que mantenerse en temperaturas extremadamente frías, según ha podido saber Business Insider.

"Estamos pensando en algunas posibilidades para la próxima generación de vacunas", explica Mikael Dolsten, director científico de Pfizer, a Business Insider en una entrevista. "Creo que el próximo año lanzaremos una vacuna en polvo para el COVID-19".

Una versión en polvo no requeriría el pesado almacenamiento en cadena de frío que es una limitación clave del actual candidato de Pfizer, que necesita ser almacenado a menos 70 grados centígrados, lo que puede complicar todavía más la distribución de la vacuna por el planeta.

Aunque es probable que Estados Unidos y otros países desarrollados puedan crear la infraestructura necesaria para suministrar una vacuna congelada, sería más difícil inmunizar a las personas que viven en las zonas más pobres del mundo. E incluso en Estados Unidos, muchos funcionarios estatales no están seguros de cómo podrán hacer frente a los requisitos de almacenamiento y transporte.

La candidata a vacuna contra el coronavirus de Pfizer ha demostrado tener un alto nivel de eficacia en la etapa final de las pruebas clínicas, según anunció el lunes el fabricante de medicamentos de Nueva York. Un régimen de dos dosis de la vacuna —otra complicación añadida para su distribución, ya que las dosis se inoculan con 3 semanas de diferencia— parece ser más del 90% de eficaz en la protección de las personas contra el COVID-19, según asegura la compañía. 

La vacuna de Rusia anuncia una eficacia mayor que la de Pfizer, pero los expertos quieren ver los datos

La vacuna inicial de Pfizer requiere temperaturas de congelación

Los equipos de operaciones y logística de Pfizer se han estado preparando para este desafío durante los últimos meses. La compañía enviará la vacuna por aire y tierra usando hielo seco, junto con dispositivos GPS reutilizables de control de temperatura, según explicaron ya los ejecutivos en una presentación de la compañía ante inversores el pasado mes de septiembre.

Aun así, muchos sistemas hospitalarios carecen de instalaciones de almacenamiento para mantener la vacuna lo suficientemente fría, incluyendo algunos de los hospitales más reputados de Estados Unidos, como la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota, según informa Reuters.

"Somos un centro médico importante y no tenemos capacidad de almacenamiento como este", explica a Reuters el doctor Gregory Poland, virólogo de la Clínica Mayo. "Eso será así para todo el mundo. Es un obstáculo logístico".

La vacuna contra el coronavirus de Pfizer requiere 2 inyecciones con 3 semanas de diferencia, lo que podría complicar la distribución

Una vacuna en polvo podría facilitar la distribución

Aunque la vacuna aún no ha sido aprobada y ni siquiera ha solicitado la aprobación de las autoridades reguladoras, el científico jefe de Pfizer ha destacado el potencial de una versión de segunda generación, que podría tener requisitos de temperatura menos exigentes.

Una versión en polvo podría llegar el próximo año sin requerir un almacenamiento súper frío, ha asegurado Dolsten, aunque sin especificar a qué temperatura exacta tendría que ser almacenada. 

"Creemos que ya en 2021 podríamos desarrollar una forma en polvo que podría necesitar solo refrigeración", ha asegurado. "Eso lo simplificaría todo".

Pfizer ha trabajado con la biotecnológica alemana BioNTech para desarrollar su vacuna contra el coronavirus usando una nueva plataforma tecnológica llamada ARN mensajero. Dolsten pronostica que este no sería el último trabajo de ARNm del dúo en vacunas contra enfermedades infecciosas, ante la posibilidad real de que se produzcan futuras epidemias. 

"No creo que este sea el final de la invasión del coronavirus", señala. "Es probable que haya otros coronavirus como los que hemos visto a partir de 2003 con el SARS, seguidos por el MERS y ahora el COVID-19", sentencia Dolsten.

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

LEER TAMBIÉN: La gran oportunidad para la industria farmacéutica: el mercado de las vacunas contra el COVID-19 podría mover más de 8.400 millones de euros al año

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Ciencia
  3. Salud
  4. Tecnología
  5. Medicina
  6. Farmacéuticas
  7. BI PRIME
  8. Trending