Pasar al contenido principal

Los asientos de primera clase abren una inesperada fuente de ingresos a las aerolíneas cuando se empiece a volar tras el coronavirus

Un asiento de primera clase en Singapore Airlines
Singapore Airlines
  • Mientras que hay muchas personas que nunca han considerado volar en primera clase, parece que la pandemia del coronavirus podría cambiar esa situación por el miedo al contagio.
  • La mayoría de las aerolíneas han implementado medidas de seguridad específicamente para esta situación, pero la distancia social no es la más generalizada, por el impacto que supondría en sus ingresos.
  • Por eso, algunos expertos del sector valoran que la clase business va a ser aprovechada por muchos en la nueva normalidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Mientras que hay muchas personas que nunca han considerado volar en primera clase, parece que la pandemia del coronavirus podría cambiar esa situación, por el miedo que los pasajeros puedan guardar al contagio.

La mayoría de las aerolíneas han implementado medidas de seguridad específicamente para la situación, aumentando la limpieza en las cabinas, limitando los contactos con los pasajeros u obligando a llevar mascarillas a bordo, pero la distancia social no es la más generalizada, por el impacto que supondría en los ingresos de estas empresas.

Por eso, algunos expertos del sector consultados por Business Insider España valoran que tanto la primera clase como la clase business van a ser aprovechadas por muchos en la nueva normalidad.

"Los que estén deseando mantener las distancias de seguridad agradecerán la seguridad que les darán las clases con más espacio", destaca el fundador del comparador de vuelos norteamericano Jack's Flight Club, Jack Sheldon, en declaraciones a Insider.

Leer más: Estas son las 10 mejores aerolíneas del mundo para viajar en clase turista

Aunque probablemente para muchos volar menos sea la mejor solución mientras aún existan riesgos, coinciden los expertos, el mayor espacio entre los asientos más caros de los aviones dará seguridad a los que no les tengan más remedio que volar.

Las aerolíneas se han esforzado en insistir en que los filtros de los aviones hacen que volar sea más seguro que permanecer en otros espacios cerrados, como se lee en la web de Globalia, dueña de Air Europa, pero los expertos recuerdan que los filtros no protegen ante los estornudos o las toses del pasajero de al lado, con los que se emiten las pequeñas gotitas de saliva que transmiten el coronavirus.

Leer más: Las cabinas de los aviones suponen un riesgo para la transmisión del coronavirus, pero existen métodos efectivos para evitar los contagios según los expertos

El analista de Renta4 Iván San Félix, que cubre el sector de las aerolíneas, ve claro que quien busque mayor separación deberá buscarla en las lujosas cabinas de primera clase y que, si las compañías pretenden implantar mamparas como las de taxis o VTC, solo podrán hacerlo en esta parte de los aviones. 

"En business tienen más espacio para tomar estas medidas, porque en turista no hay espacio", recalca, en conversación con Business Insider España, haciendo referencia a que establecer separaciones entre asientos es complicado en la clase turista de la mayoría de las cabinas de los aviones por el poco espacio entre butacas.

En ese sentido, coincide con el resto de expertos contactados para este artículo en que son soluciones más viables que limitar la capacidad de los aviones.

"Algunas están dejando sitios libres, pero es que eso es muy peligroso porque las compañías necesitan llevar los aviones a una tasa de ocupación muy alta para ser rentables" y también advierte ante la posibilidad de que los reguladores establezcan limitaciones en esa línea.

"Si les ponen restricciones de ese tipo, a lo mejor no vuelan tanto. Hay que tener un poco de cuidado porque si te pasas un poco con las medidas lo que vas a hacer es reducir mucho la oferta", advierte.

Las aerolíneas ingresan unos 5 dólares por cada billete de 400, es decir, 4,8 euros, según datos de IATA, lo que hace inviable que vuelen con dos tercios de su capacidad, esgrimen estas.

Leer más: La aerolínea española Plus Ultra comenzará a volar en junio pero reconoce que tardará muchos meses en ganar dinero: "Necesitamos ayuda del Gobierno"

El analista de Moody's Stanislas Duquesnoy también asegura ante las preguntas de este medio que no ve "mucha discusión" en el sector en cuanto a la separación de los asientos, pero tiene claro que será "muy importante para las aerolíneas demostrar al mundo que es seguro volar".

"Probablemente introducirán cambios", vaticina, aunque valora que es difícil imaginar los aviones del futuro, aunque el futuro sean los próximos meses.

"Muchos viajeros buscarán la oportunidad para disfrutar de más espacio"

El fundador de la página especializada en vuelos God Save the PointsGilbert Ott, apunta a Insider que ve muy posible un cambio de tendencia en este sentido.

"Creo que, con el precio adecuado, muchos viajeros buscarán cualquier oportunidad para disfrutar de más espacio, y esto podría ligarse con una tendencia, que ya existía, con la que las aerolíneas exploraban segmentar la primera clase, donde todos los servicios fijos ya no estaban incluidos".

Leer más: Cabify descarta cambiar su sede de Delaware a España como prometió en 2018: "No hay ninguna ventaja fiscal" 

Es la opinión de Nicky Kelvin, director de contenidos de la web The Points Guy UK, también especializada en el sector, ya que cree que habrá más gente dispuesta a pagar más por más espacio una vez se vuelvan a generalizar los vuelos.

"La privacidad y la distancia probablemente van a estar muy valoradas por muchos pasajeros cuando vuelvan a volar".

"Y una fila de asientos vacía no servirá para muchos, especialmente cuando puede haber otro pasajero directamente delante o detrás de ti".

En cuanto a la posibilidad de que las aerolíneas incorporen otros servicios de cara a la protección contra el coronavirus como la venta a bordo de mascarillas o de geles desinfectantes, San Félix solo indica que estos representarían unos ingresos "muy residuales" que ayudarían poco a aliviar la situación financiera actual de las aerolíneas.

Y además