Por qué aumentar la capacidad de producción de chips es clave para salvar la crisis de semiconductores, según responsables de Qualcomm

Cristiano Amon, CEO y presidente de Qualcomm.
Cristiano Amon, CEO y presidente de Qualcomm.

Reuters

  • La falta de producción de chips ha sido uno de los lastres del sector tecnológico, junto a la llegada de una pandemia que nadie esperaba, incluso para actores tan importantes del mercado como Qualcomm.
  • Business Insider España ha tenido la oportunidad de conversar con Enrico Salvatori, vicepresidente senior y presidente de Qualcomm Europa, y Douglas Vaz Benitez, director general de Qualcomm en España y Portugal, para conocer de primera mano cómo evoluciona la crisis de semiconductores.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

En marzo de 2021, Cristiano Amon, presidente y CEO de Qualcomm, unas de las compañías líderes en semiconductores, aseguró que la crisis de chips terminaría a finales de ese mismo año, ya que hubo una descompensación entre la demanda durante la crisis sanitaria y el repunte posterior. 

A la industria le pilló por sorpresa el COVID, en definitiva, aunque no fue solo la pandemia, ya que para comprender mejor la crisis de semiconductores hay que echar un vistazo a la idiosincrasia del conjunto de la industria y a su capacidad de producción.

En primer lugar, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) es la empresa que controla el 60% de la producción global de semiconductores, además del 90% del mercado de chips de última generación. 

Ante ello, algunas compañías han comenzado una carrera de fondo para la producción propia de semiconductores, con Qualcomm en su radar. Por ejemplo, Intel ha avanzado en la fabricación de chips para terceros, con Qualcomm como cliente. 

En este sentido, su objetivo es competir directamente con TSMC y Samsung, 2 de las grandes productoras de semiconductores a nivel mundial, como los procesadores de AMD.

La crisis de semiconductores no remitirá hasta la segunda mitad de 2022 y el sector automovilístico no se recuperará hasta 2023

En segundo lugar, la transformación digital también ha tenido su implicación en el desequilibro que se ha producido en el mercado entre oferta y demanda. Así lo ha considerado Enrico Salvatori, vicepresidente senior y presidente de Qualcomm Europa, en una entrevista con Business Insider España.

Enrico Salvatori, vicepresidente senior y presidente de Qualcomm Europa.

"Definitivamente, el estado de la oferta tiene que ver con la consecuencia de la transformación digital del producto", ha explicado. "Creo que si tenemos en cuenta cuántos dispositivos están conectados a Internet para recibir nuevas notas de versión del software, esto se puede ver". 

Por ello, desde Qualcomm quieren apostar por aumentar la capacidad de las fábricas y fundiciones, algo que ya han comenzado.

La solución a la crisis consiste en crear más capacidad

Para la fabricación de semiconductores existen materiales que son necesarios, como el silicio, el neón o el paladio. Rusia, por ejemplo, posee el 35% del paladio usado en Estados Unidos, con lo cual la guerra en Ucrania podría generar otro escenario hiriente para el mercado. 

"La demanda de silicio está creciendo y es una de las principales razones por las que teníamos una escasez de oferta", ha comentado Salvatori. "Las fundiciones son realmente las que fabrican el silicio".

Por ello, la apuesta de Qualcomm consiste en colaborar con los legisladores europeos y estadounidenses, que ya han planteado la diversificación y el incremento de la producción como soluciones a medio y largo plazo.

"La capacidad que estas fundiciones pueden gestionar no crece al mismo ritmo que la transformación", ha continuado. "Por lo tanto, para entender lo que tenemos que hacer, hemos de darles más capacidad, creando más fundiciones u ofreciendo líneas de producción adicionales a las que ya existen". 

Douglas Vaz Benitez, director general de Qualcomm en España y Portugal.

Así lo cree también Douglas Vaz Benitez, director general de Qualcomm en España y Portugal. Según declaraciones a Business Insider España, más diversidad significa una cadena más resiliente y, por ende, menos problemas de producción y capacidad.

"Nosotros no producimos, sino que diseñamos chips y compramos capacidad de producción de las fábricas. Dicho esto, lo que queremos decir es que cuanta más diversificación del ecosistema mundial de producción de chips, mejor", ha incidido. "Qualcomm apoya la diversificación". 

China, el prometedor actor en la producción de chips

Una de las causas de la crisis de semicondoctures también fueron las sequías acaecidas en Taiwán, las cuales afectaron directamente a la producción de TSMC. Es decir, las catástrofes naturales pueden tener su repercusión en la industria de fabricantes. Por ello, para Salvatori es imperioso tener más capacidad.

"Queremos a China y Taiwán y ahora es el momento de construir más capacidad, teniendo en cuenta la diversificación, para tener más proveedores y así gestionar posibles crisis, incluso catástrofes naturales", ha apostillado. 

Desde Qualcomm confían mucho en el continente asiático, más aún cuando la producción en sus países es tan importante, aunque todo ello sin dejar de lado a actores tan relevantes como Europa y Estados Unidos.

Así, la compañía quiere apostar por ser un agente de cambio en el sector de los semiconductores, ayudando a que estas regiones regulen el mercado de forma que no vuelva a existir una crisis como la vivida, no solo en móviles, sino también en el mercado automovolístico.

Este sector, por cierto, envuelto en una demanda hacia fabricantes japoneses como Toyota, Honda y Nissan por parte Qualcomm y Nokia, debido a un supuesto uso indebido de patentes en sus vehículos. 

En resumen, ya sea en el mercado de móviles o de vehículos, la estadounidense Qualcomm es y será una de las protagonistas en la mitigación de una de las crisis más duras para la tecnología a nivel mundial.

Otros artículos interesantes:

La UE va a gastarse 43.000 millones de euros para atraer a fabricantes de chips como Intel y TSMC, pero podría necesitar más de un billón para tener éxito

Intel pretende comprar la compañía israelí Tower Semiconductor por 5.300 millones de euros, en un nuevo intento para ganar producción en plena crisis de escasez de chips

China espera que el 60% de su movilidad en 2040 sea en vehículos autónomos, pero tiene un problema: depende de los chips de empresas estadounidenses como Intel, Nvidia o Qualcomm

Te recomendamos