La guerra entre Rusia y Ucrania agravará la escasez de semiconductores, ya que son los principales proveedores de materiales clave

Una persona pasea con un cartel de semiconductores a su espalda

Reuters

La escasez de chips en todo el mundo va a seguir siendo un gran problema durante mucho más tiempo. 

A pesar de que había voces que aseguraban que iba a ir en descenso, esto se comentó antes de la guerra en Ucrania que ha puesto más presión a la producción de semiconductores

Tal y como cuentan en RPP, tanto Rusia como ucrania son países productores de gas, neón y paladio, los cuales son clave en la producción de los chips.

Después de la decisión de expulsar a determinados bancos rusos del sistema bancario mundial SWIFT y tomar otro tipo de medidas financieras contra Rusia, Putin ha puesto en alerta máxima a las fuerzas de disensión nuclear.

Y como es lógico, en respuesta a estos supuestos bloqueos, Rusia podría tomar la decisión de bloquear el acceso a materiales clave para la producción de semiconductores. 

"Si otra persona pudo hacerlo, yo también": este joven de 22 años consigue fabricar un chip desde el garaje de sus padres

En este sentido, la Casa Blanca ha comunicado a los proveedores de chips que vayan diversificando su cadena de suministros en caso de que Rusia tome medidas. 

VIDEO

Todas las explosiones de bombas nucleares de la historia

Rusia produce neón, un gas noble que es un subproducto de la fabricación de acero que luego es obtenido y purificado por una empresa ucraniana especializada. Por su parte, Ucrania suministra el 90% de grado semiconductor a Estados Unidos, según la firma de investigación Techcet. 

También hay que destacar que Rusia posee el 35% del paladio que usa Estados Unidos, que se utiliza en sensores y memorias, según Reuters

"Los fabricantes de chips no sienten ningún impacto directo, pero las empresas que les suministran materiales para la fabricación de semiconductores compran gases, incluidos neón y paladio, de Rusia y Ucrania", apunta una fuente de la industria japonesa de chips que habló bajo condición de anonimato.

 "La disponibilidad de esos materiales ya es escasa, por lo que cualquier presión adicional sobre los suministros podría hacer subir los precios. Eso, a su vez, podría hacer subir los precios de los chips", agrega. 

Otros artículos interesantes:

La crisis de semiconductores no remitirá hasta la segunda mitad de 2022 y el sector automovilístico no se recuperará hasta 2023

Escasez de semiconductores, nuevas leyes europeas o la huella de carbono: los grandes desafíos de la industria española de centros de datos

La escasez de semiconductores irá en descenso con "algunas restricciones generales de suministro" y descenderá todavía más en la segunda mitad de 2022, según el principal ensamblador de iPhone

Te recomendamos