¿Quieres un coche eléctrico? Los fabricantes van a intentar venderte una suscripción para sobrevivir ante su menor rentabilidad

Alexa St. John
| Traducido por: 
Prototipo coche Mercedes

Mercedes-Benz

  • Los coches eléctricos son menos rentables para los fabricantes que los de gasolina.
  • Eso significa que las empresas tienen que compensar ese margen por otro lado.
  • Los fabricantes de automóviles podrían intentar vender más productos a los compradores de vehículos eléctricos.

Según un nuevo estudio, los precios de los extras pueden llegar a irritar a los compradores de vehículos eléctricos, pero los fabricantes de automóviles podrían tener dificultades para sobrevivir sin ellos. 

La razón es sencilla: los vehículos eléctricos no son muy rentables para los fabricantes de automóviles y, desde luego, no se acercan ni de lejos a la rentabilidad de los coches de gasolina. Un ejecutivo de Ford ha declarado recientemente al Detroit Free Press que sus vehículos eléctricos no serán rentables hasta 2026. GM ha dicho que no ganará dinero con ellos hasta 2025. Y Tesla no consiguió un año completo de beneficios hasta que llevaba más de una década en funcionamiento.

Pero los fabricantes de automóviles dicen que apuestan por los eléctricos, así que tendrán que compensarlo por otro lado. Eso podría significar vender a sus clientes todo tipo de cosas a posteriori, como suscripciones y funciones adicionales o actualizaciones.

De todos modos, los fabricantes de automóviles han ido evolucionando hacia más funciones de pago, aunque los consumidores no siempre han respondido bien. BMW, por ejemplo, recibió críticas por una suscripción para tener asientos calefactados. En el sector eléctrico, Mercedes ofrece un "aumento de aceleración" por suscripción. Polestar, un fabricante de vehículos eléctricos, también ofrece un aumento de la potencia, aunque por un único pago de 1.195 dólares.

"Para los fabricantes de automóviles, dado que los vehículos eléctricos no son tan rentables de entrada, la mayor ganancia está en... generar ingresos de ese cliente mes a mes", afirma Alex Oyler, director de SBD Automotive para Norteamérica.

Las suscripciones y las ofertas de servicios posteriores a las transacciones iniciales son algunos de los motivos por los que los fabricantes de automóviles están especialmente interesados en alquilar sus coches eléctricos. Si consiguen que los consumidores se comprometan a alquilar un vehículo eléctrico por una cuota mensual razonable, podrían aprovechar esta circunstancia para venderles más funcionalidades —posibles gracias a las actualizaciones de software inalámbricas— a lo largo del contrato de alquiler. 

Aunque es posible que los consumidores tengan que acostumbrarse a la idea, la industria quizá no tenga muchas opciones, según el reciente informe de Deloitte sobre el futuro de la movilidad automovilística hasta 2035. La consultora calcula que entre el 50 y el 60% de los beneficios futuros podrían estar en juego si las empresas siguen como hasta ahora. 

Por lo tanto, se avecinan grandes cambios a medida que los fabricantes de automóviles vayan sorteando los cambios de comportamiento de los consumidores, los retos del sector y, sobre todo, una competencia cada vez más fuerte.

"Para ser francos, el precio de la pasividad de las empresas del sector podría ser fatal, sobre todo en una industria que avanza en tantas direcciones", dice el informe. Se espera que los cambios, como las suscripciones a las funciones del vehículo, "desbloqueen una variedad de nuevas fuentes de ingresos".

Una infografía de una balanza comparando un coche eléctrico y uno tradicional.

Una crisis de rentabilidad también podría implicar cambios en la compra de coches

Hasta ahora, sólo las startups de coches eléctricos y Tesla han eliminado al concesionario como intermediario y utilizan estrictamente modelos de venta directa al consumidor. Pero incluso los fabricantes de automóviles tradicionales están considerando la idea, impulsados por el aumento de la rentabilidad debido a la escasez de oferta y "una tendencia a largo plazo hacia el estrechamiento de los márgenes en las ventas de vehículos", según el informe de Deloitte (en gran parte debido a la transición hacia los vehículos eléctricos). 

"Esta amenaza inminente añade presión al modelo tradicional de concesionario y amenaza con afectar a la cuenta de resultados", señala el informe. Los fabricantes de automóviles "se están moviendo para crear canales de venta directa para forjar relaciones con el cliente final".

De hecho, algunos están insinuando la idea. Jim Farley, CEO de Ford, por ejemplo, ha mencionado cambios en la estrategia de salida al mercado de la empresa para los vehículos eléctricos, incluyendo más ventas online, mencionando el modelo de Tesla como referencia para obtener más beneficios de cada vehículo eléctrico.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.