Pasar al contenido principal

El reconocimiento facial que la Junta de Andalucía valora implantar en los colegios es "desproporcionado" según los expertos, que anticipan que Protección de Datos no lo permitirá

Niños mirando un eclipse solar
Niños utilizan gafas para ver un eclipse solar en India. REUTERS/Amit Dave

La Junta de Andalucía valora instalar reconocimiento facial para pasar lista en clase.

Según ha publicado eldiario.es Andalucía, la Junta ha preguntado a los padres y madres de alumnos si estarían de acuerdo con que se pasase lista en clase mediante reconocimiento facial, todo a través de una encuesta acerca de la versión para móviles y tabletas del sistema PASEN, que permite la comunicación entre los padres y los profesores.

La encuesta versaba sobre el sistema en sí, pero la última pregunta era sobre un tema muy distinto. Decía así: "Reconocimiento facial: ¿cómo valorarías el uso de una cámara que identifique a los alumnos a la hora de pasar lista en clase?".

Las posibles respuestas eran: "no tengo inconveniente", "solo si la cámara no graba" y "no me parece bien".

La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía no ha contestado, por el momento, a las preguntas de Business Insider España sobre este tema, pero sí ha apuntado a eldiario.es Andalucía que se ha querido conocer "la percepción sobre el uso de nuevas tecnologías, que se podrían incorporar como facilitadoras de determinadas tareas" aunque esto "no implica su implantación en las aulas andaluzas".

Un sistema demasiado invasivo que Protección de Datos no permitiría, según los expertos

Sin embargo, preguntados por este asunto, tres juristas han explicado a este medio que este sistema difícilmente podría implantarse en centros educativos para reconocer a menores, porque resulta demasiado invasivo de la privacidad.

Por eso, recientemente Suecia ha multado a un colegio por utilizar esta tecnología, y Cataluña ha abierto un proceso sancionador a otro instituto de Badalona por lo mismo. Ante el caso del instituto catalán, 5 abogados ya explicaron en profundidad a Business Insider España por qué no podría utilizarse de acuerdo a la norma europea

De esta manera, los expertos han apuntado que el reconocimiento facial solo debe utilizarse en casos muy concretos, y que la Junta debería haber preguntado al Consejo de Transparencia y Protección de Datos de Andalucía –antes de consultar a los padres– si puede implantar esta medida, algo que no ha hecho, porque este tipo de peticiones se hacen públicas, y a lo que Protección de Datos hubiera contestado que no puede utilizarlo.

"Educación debería preguntar antes a la autoridad de control en materia de protección de datos si considera el tratamiento de los datos biométricos faciales de los niños conforme a la normativa de protección de datos, y la respuesta que le va a dar la autoridad de control es que no", ha explicado, consultado por Business Insider Españael jurista especializado en protección de datos Samuel Parra.

En otras situaciones similares, la Agencia Española de Protección de Datos se ha pronunciado así, como cuando se le cuestionó sobre si colegios podrían usar la huella dactilar para registrar ausencias, indica Parra.

Leer más: Por qué el reconocimiento facial y los datos biométricos solo deberían usarse en situaciones excepcionales, según los expertos

"La respuesta fue que no porque se vulneraba uno de los principios básicos de protección de datos, el principio de proporcionalidad", expone, es decir, que no estaba justificado este uso de un método tan invasivo para el fin para el que se iba a utilizar, controlar las ausencias, algo que puede llevarse a cabo pasando lista presencialmente.

"Con la normativa actual, que es más restrictiva respecto al uso de datos biométricos, el pronunciamiento será el mismo", concluye el experto.

El reconocimiento facial se valoraría en circunstancias muy concretas, como para entrar a una central nuclear

En el mismo sentido se han expresado otras juristas.

"La interpretación de las autoridades que sí se han pronunciado, y todas se están basando en la misma norma, es clara", ha resumido la directora del área de Privacy, IT & Digital Business de Andersen Tax & Legal en Madrid, Isabel Martínez Moriel. "Así que parece que no es algo a lo que vaya a dar vía libre", expone, por lo que, reflexiona, "es raro que [la Junta de Andalucía] se lo plantee".

"No puedes plantear una medida que a lo mejor no tienes derecho a implantar", ha remarcado, insistiendo también en que para implantar un método así es necesario llevar a cabo un estudio que analice si es apropiada esta medida (valoración del impacto), y que, en su caso, lo justifique.

En ese sentido, la abogada especialista en privacidad y socia de ICEF Consultores Iciar López-Vidriero recuerda que el reconocimiento facial se permite en circunstancias muy concretas y excepcionales: "yo lo entiendo en el caso de una central nuclear", indica, pero no en casos como este.

"Lo veo totalmente intrusivo, no veo razón para que se utilice", ha sido clara López-Vidriero, "me parece totalmente excesivo que se use para controlar la asistencia, no entiendo cuál es la pérdida de tiempo, el ahorro o los costes que justifican su implantación".

"No veo tan sencillo cuáles son esos intereses legítimos que pueden prevalecer frente a un derecho fundamental", ha remarcado, haciendo referencia al derecho a la privacidad que protege el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD, por sus siglas en español, GDPR en inglés).

Un colegio sueco ya multado por usar reconocimiento facial para controlar la asistencia y uno catalán está siendo investigado

Recientemente, la Agencia de Protección de Datos sueca multó con 20.000 euros a un municipio del país, responsable de un colegio, por utilizar tecnología de reconocimiento facial para controlar la asistencia de sus alumnos, incluso habiendo conseguido el consentimiento de los padres de estos, porque entendía que el colegio ha procesado datos biométricos violando el reglamento europeo (GDPR).

El organismo concluyó que la tecnología de reconocimiento facial supone una intromisión en la integridad e intimidad de los alumnos al estar vigilados por cámara en su vida diaria, y que ese mismo control puede llevarse a cabo mediante otros métodos que violan menos la privacidad.

Leer más: Multan con 20.000 euros a un colegio por utilizar cámaras de reconocimiento facial para controlar la asistencia de los alumnos

Asimismo, este febrero la Autoridad Catalana de Protección de Datos ha abierto un proceso sancionador contra un instituto que utiliza reconocimiento facial para controlar la asistencia después de que Business Insider España publicase que el centro educativo usaba dicho método.

Otros dos colegios españoles también han utilizado hasta el curso pasado reconocimiento facial para regular la asistencia al comedor, pero han dejado de hacerlo.

Estas sanciones y debates sobre el uso del reconocimiento facial se producen en un momento de incertidumbre: en algunas partes de China, estos sistemas se están generalizando, pero a la vez en sociedades occidentales se están encontrando con obstáculos por las implicaciones a nivel de privacidad, especialmente por su carácter estrictamente personal.

El reconocimiento facial proporcionan un retrato mucho más exacto que una fotografía, y es una información que, en caso de ser robada, podría generar problemas importantes, especialmente en el futuro, cuando su uso esté más generalizado.

Además, otro de los miedos tiene que ver con que estos sistemas no sean del todo fiables. Hay estudios que apuntan, por ejemplo, que la tecnología de reconocimiento facial de Amazon, Amazon Rekognition, falla a la hora de identificar a afroamericanos y mujeres.

Según el mismo, Rekognition se equivocó a la hora de identificar a mujeres en el 19% de las ocasiones, y el 31% de las veces en el caso de mujeres negras, frente al 100% de acierto con los hombres blancos, lo que podría llevar a que arreste erróneamente a un criminal en busca y captura.

Por todo ello, algunos grupos piden que los gobiernos supervisen el despliegue de estos sistemas ya que pueden malutilizarse, llevando por ejemplo a que un algoritmo, y no una persona, tome estas decisiones policiales.

Otros, en cambio, están en contra de que se prohíba tecnología que puede llegar a ser útil, y a aportar a la sociedad, si se utiliza bien.

Y además