Robinhood despide por videollamada a 800 empleados: "No paraba de actualizar la pantalla para ver si me tocaba a mí"

Vlad Tenev, fundador y CEO de Robinhood.
Vlad Tenev, fundador y CEO de Robinhood.

Reuters

No están siendo días fáciles para Robinhood. El martes pasado, 2 de agosto de 2022, le fue interpuesta una multa de 29,3 millones de euros (30 millones de dólares al cambio actual) por el regulador financiero del estado de Nueva York. 

Posteriormente, la compañía anunció despidos masivos dentro de su plantilla, presentaron unos resultados mediocres en el segundo semestre de 2022 y su directora de Productos, Aparna Chennapragada, anunció su dimisión (aunque seguirá siendo asesora del CEO y fundador, Vlad Tenev). Todo ello después de que, hace solo 4 meses, despidiera al 9% de su plantilla. 

Robinhood despide a 800 personas

El último gran despido en Robinhood hizo que cayeran alrededor del 23% de sus empleados y empleadas, unas 800 personas. Algo que le costará a la empresa 58,8 millones de euros (60 millones de dólares) y que ha supuesto el cierre de 2 oficinas: en Tempe (Arizona) y en Charlotte (Carolina del Norte).

Vlad Tenev señaló en el blog corporativo que él era el único responsable de estos despidos, puesto que "la startup aumentó su plantilla demasiado rápido, y no estaba preparada para una crisis económica".

¿En qué se diferencian el desplome de las criptomonedas de 2022 y de 2018? En casi todo, según los expertos

Quizá lo más llamativo es la manera en la que se los comunicaron a los trabajadores. Según diversos exempleados de Robinhood con los que ha hablado Business Insider, Tenev los anunció en una videollamada por Zoom que no duró más de 10 minutos. 

En dicha breve reunión, Tenev señaló que los trabajadores despedidos serían informados tras la videollamada por mail o Slack, lo que provocó, como señalan varios de ellos, que no pararan de actualizar sus pantallas para ver si les tocaba a ellos: "Toda la compañía se congeló durante 15 minutos".

Además, aunque en el mensaje del blog se decía que los empleados despedidos podrían permanecer en la empresa hasta octubre, varios de ellos han reconocido que sus claves de acceso dejaron de estar activas inmediatamente después de la videollamada. 

Los empleados se esperaban los despidos

Los despidos en Robinhood no fueron ninguna sorpresa. La reducción de la plantilla hace unos meses, sumado a las malas cifras financieras (el promedio mensual de usuarios cayó un tercio en comparación con 2021), y a que los rumores de despidos se habían multiplicado, hacían que estos fueran casi esperados. 

Por no hablar de los mensajes continuos desde la dirección de la empresa de que se avecinaban muy malos tiempos. 

La moral de los aproximadamente 2.700 empleados que permanecen en la empresa, como es lógico, está bajo mínimos. Uno de los extrabajadores que habló con Insider aseguró que "la empresa está sufriendo una hemorragia de dinero, y es malo. Creo en la misión en sí, pero la gente no puede confiar en nosotros desde GameStop", destacó.

El futuro de Robinhood

Con lo sucedido en los últimos tiempos, y las previsiones de que la situación no mejorará a corto plazo, la incertidumbre se ha apoderado de Robinhood. 

El director financiero de la empresa, Jason Warnick, subrayó que la primera mitad de 2022 había sido la peor en 50 años, "y es difícil saber cuándo se hundirá del todo para rebotar". 

Las criptomonedas se han convertido en una “estafa piramidal posmoderna” y su caída es una oportunidad para regularlas, afirma el Nobel de Economía, Paul Krugman

Otro de los rumores que circulaba era la posibilidad de que Robinhood fuera comprada. Se alimentó el ruido después de que Sam Bankman-Fried, de la plataforma de criptomonedas FTX, adquiriera una participación del 7,6% de la empresa.

Tenev lo negó, aunque, paradójicamente, tras despedir al 23% de su plantilla, informó de que Robinhood estaba pensando en hacer adquisiciones. 

De hecho, en abril, y solo unas semanas antes de reducir la nómina de trabajadores en un 9%, anuncio la compra de la empresa de criptoactivos Ziglu.

Cómo funcionan los préstamos con criptomonedas y cuáles son sus principales riesgos

Tras hacerse pública la adquisición, las acciones de Robinhood alcanzaron un máximo de 78,43 euros (80 dólares). Desde entonces, el precio ha caído más del 80%, hasta los 9,8 euros (10 dólares).

Después del anuncio del último despido masivo, el precio de las acciones subió un 15% para bajar de nuevo bruscamente un día después. 

Otros artículos interesantes:

La nueva estafa del mundo de las criptomonedas: la 'tokenización' de los bonos de carbono

Última hora del ‘corralito’ de las criptomonedas: Coinbase cierra su programa de afiliados

Estos son los riesgos que entraña la salida a bolsa de Robinhood, según un analista experto

Te recomendamos