Rusia podría interpretar el "estrangulamiento económico" de Occidente como una declaración de guerra, según un experto en sanciones

Grace Dean
| Traducido por: 
Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Joe Biden, presidente de EEUU.
Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Joe Biden, presidente de EEUU.

Saul Loeb/Pool via Reuters

Rusia podría interpretar las amplias sanciones económicas impuestas por Occidente como una declaración de guerra, advierte un experto.

Las medidas equivalen a una "guerra relámpago" que "básicamente pondrá de rodillas a la economía rusa", y los efectos los sentirán "todos y cada uno de los rusos", explica a Business Insider Nathanael Tilahun, profesor adjunto y experto en sanciones económicas de la Universidad de Coventry (Reino Unido).

Estados Unidos, Reino Unido, la Unión Europea, Canadá y Suiza son algunos de los actores que han impuesto sanciones a Rusia tras la invasión en Ucrania

Las medidas incluyen la prohibición de las transacciones con el banco central de Rusia, el corte del acceso de algunos bancos rusos a Swift, el sistema internacional de pagos, la imposición de sanciones a oligarcas individuales y la focalización en el propio presidente Vladímir Putin. Las sanciones han contribuido a que el rublo alcance un mínimo histórico y a que la inflación se dispare.

Tilahun analiza las posibles consecuencias: "Mi temor es que el fuerte estrangulamiento económico de Rusia pueda ser reinterpretado como otra forma de declaración de guerra. Entonces Rusia podría querer escalar [el conflicto] mediante tratamientos militares contra Occidente, no solo contra Ucrania".

Chechenia, Georgia, Siria o Crimea: esto fue lo que pasó en otras incursiones militares de la Rusia de Putin antes de la invasión de Ucrania

Las sanciones han tenido repercusiones en el resto del mundo, "pero el impacto en Occidente es incomparable con el impacto dentro de la propia sociedad rusa", señala Tilahun.

Aun así, aclara que Occidente tiene margen para intensificar las sanciones, por ejemplo, poniendo fin a las exenciones que permiten a Rusia comerciar con petróleo y gas en el extranjero y prohibiendo el acceso de más bancos rusos a Swift.

La semana pasada, Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, advirtió de que "las guerras económicas se han convertido a menudo en guerras reales". El presidente ruso, Vladímir Putin, apuntó el sábado que las sanciones occidentales eran "similares a una declaración de guerra", pero añadió: "Gracias a Dios no se ha llegado a eso".

¿Qué diferencias hay entre una bomba nuclear y una bomba atómica, y cuál es más letal?

Las sanciones financieras son "en última instancia, las únicas herramientas de las que dispone Occidente para presionar directamente a Rusia, aparte de proporcionar ayuda militar a Ucrania", declara a Business Insider Adam Hug, director del laboratorio de ideas británico The Foreign Policy Centre.

"Dada la escala de la crisis y la clara necesidad de evitar el uso de la acción militar directa en Ucrania, eso te deja con las medidas financieras. Estamos asistiendo a una desvinculación masiva de la economía rusa de la economía mundial", comenta Hug, quien no cree que, en conjunto, las sanciones existentes vayan demasiado lejos.

Según Naciones Unidas, hasta el domingo habían muerto al menos 406 civiles ucranianos desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, y más de 2 millones de personas habían huido del país.

Las empresas occidentales se han apresurado a cortar lazos con Rusia, cerrando sus oficinas o tiendas en el país o poniendo fin a los servicios o ventas en línea. Las personas con tarjetas en los bancos sancionados no han podido realizar pagos internacionales, y la gente se apresura a retirar dinero en efectivo mientras el valor del rublo se desploma.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.